baloncesto

Una reacción demasiado tardía

Imágenes del partido entre el Iberostar y el Andorra. | SERGIO MÉNDEZ Imágenes del partido entre el Iberostar y el Andorra. | SERGIO MÉNDEZ Imágenes del partido entre el Iberostar y el Andorra. | SERGIO MÉNDEZ
<
>
Imágenes del partido entre el Iberostar y el Andorra. | SERGIO MÉNDEZ

El Iberostar Tenerife sigue sin conocer la victoria esta temporada, tras caer ayer frente al Morabanc Andorra (81-83). Los de Alejandro Martínez firmaron, como en Badalona, un encuentro demasiado intermitente, en el que los del Principado llevaron siempre la iniciativa y, aún así, a punto estuvieron de poder dar la sorpresa en los instantes finales. Andorra, como ya hiciera el Joventut, tenía claro que sus opciones pasaban por no dejar correr a los tinerfeños y superarlos en el rebote, algo que consiguieron incluso cuando las cosas peor se le pusieron con la lesión de Shermadini. Los visitantes enseñarían los dientes desde el primer momento. Shermadini comenzaría a acaparar buena parte del juego ofensivo de los suyos, siendo una amenaza constante para el Iberostar Tenerife. Si el georgiano no tenía la posesión del balón, siempre era susceptible de tenerla, condicionando la defensa tinerfeña. Así, un triple de Betinho, demasiado liberado, provocaba el primer susto (6-12), llevando el duelo a su primer tiempo muerto.

La tónica no cambiaría en los primeros 10 minutos, con errores tanto en ataque como en defensa en el CB Canarias y con menor capacidad reboteadora que su rival. Entre Shermadini y Betinho lograron cerrar el primer cuarto con 20-27. El castigo no era excesivo, pero empezaba a ser preocupante.

Mejorarían los locales posteriormente. Su mayor nivel defensivo y los buenos minutos de Xavi Rey hacían más complicados los ataques de un Andorra que, aún así, se agarró a su orden en ataque y en defensa para no ceder su liderazgo en el electrónico.

Los de Joan Peñarroya, a pesar de ver muy cerca a su rival, emularon al FIATC Joventut de la primera jornada y, cuando la distancia era muy corta, volvían a tirar de la calidad de Shermadini para poder mantenerse por delante. La rotación de los visitantes no era larga, pero sí tenía claro cuál era la manera de hacer daño a su rival, minimizando al máximo la baja de Luka Bogdanovic por lesión.

Si no entró bien el Iberostar Tenerife en el partido tampoco lo haría después del descanso. Serían los peores minutos de los locales, especialmente porque a Andorra le bastó para afianzarse, dando la impresión de que el Iberostar no encontraba el camino hacia su canasta.

En un abrir y cerrar de ojos un parcial de 4-13 llevaría el duelo del 39-42 al 43-55. Ni la lesión de Shermadini impidió a Andorra poder seguir mandando en la pista, más teniendo en cuenta que a los aurinegros les volvía a costar anotar desde el triple (8 de 23). Abromaitis, con una canasta de dos, y Xavi Rey, que conseguiría anotar un 2+1, bajarían la diferencia de los 10 puntos (53-61) con todo por decidirse a pesar de que las sensaciones no parecían ser las mejores.

Cuando todo apuntaba a una victoria más o menos cómoda de Andorra, sorprendentemente, los canaristas tendrían la oportunidad de igualar el encuentro.

Lo más curioso es que no fue desde el inicio del último cuarto, en el que los locales tuvieron una mejor puesta en escena, sino a tres minutos del final, cuando el Iberostar perdía por 11 puntos (64-73). Fue entonces cuando, tras un tiempo muerto, los tinerfeños comenzaron a recortar diferencias.

Primero gracias a Davin White, que anotaría cinco puntos de manera consecutiva, y luego con un robo de balón de Nico Richotti, que ayer no tuvo su mejor día, lo que bastó para que, por primera vez en la mañana, el CB Canarias diera la impresión de poder ganar los puntos en juego. Hacía falta que los visitantes no estuvieran acertados a partir de ese momento pero, desgraciadamente, no sería así.
Restaban únicamente dos minutos por jugarse y la diferencia era de seis puntos (69-75), el Morabanc Andorra, que también buscaba su primer triunfo del curso, no estaba dispuesto a fallar, menos jugando sobre seguro. Stojanovski, desde el tiro libre, no falló, a pesar de que el Santiago Martín trataba de presionar, acercando a su equipo al triunfo.

A pesar del mal encuentro realizado, el Iberostar Tenerife llegó a dejar todo en el aire cuando, a falta de solo 11 segundos, el marcador reflejaba un 78-81, pero la remontada a la heroica resultó imposible. El último intento, con solo seis décimas por jugarse, de Javi Beirán no tocó el aro, dejando a los locales con una nueva derrota.