tenerife

La Isla cerró el verano con 47 incendios y 33 hectáreas quemadas

Valbuena, Alonso y López dieron cuenta ayer de los datos del operativo. | DA
Valbuena, Alonso y López dieron cuenta ayer de los datos del operativo. | DA

El Operativo Brifor de Prevención y Extinción de Incendios Forestales del Cabildo de Tenerife ha realizado un total de 47 actuaciones de extinción entre el 15 de junio y el 18 de octubre, de las cuales 18 fueron forestales y el resto en zonas de riesgo próximas al monte. El fuego afectó a un total de 33 hectáreas, aproximadamente, una cifra positiva en comparación con la media de la última década, que está en 2.500 hectáreas.

A lo largo del año solo se ha contabilizado tres incendios significativos: uno en febrero en la zona de Fuente Fría (Arico), que afectó a 8,2 hectáreas; otro en junio en la zona de Chozas Frías (Vilaflor), que afectó a 16 hectáreas; y otro en julio en la zona de Chivisaya (Candelaria), en el que ardieron 4 hectáreas.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso; el consejero de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena; y el técnico de prevención y extinción de incendios, Florencio López, presentaron ayer los resultados de la campaña estival. Alonso destacó la labor preventiva realizada durante los meses previos, “que nos permite ser más eficaces en verano. Si a eso añadimos una rápida respuesta del personal del Operativo Brifor, tenemos los buenos resultados de este año”. Incidió asimismo en las campañas de concienciación realizadas con los colegios, con las que se ha llegado a 3.200 estudiantes, así como el programa de actuación en la zona de interfase en colaboración con Red Eléctrica Española, que ha permitido que la población de las zonas de riesgo conozca las medidas preventivas y de autoprotección en caso de incendio forestal.

Valbuena indicó que la superficie afectada ha sido “pequeña, y más si tenemos en cuenta lo sucedido en la última década, en la que tuvimos incendios como el de 2007, con 18.000 hectáreas, y 2012, que afectó a 6.600 hectáreas. Es positivo, pero debemos seguir incidiendo en la labor preventiva y mejorando en aspectos tecnológicos para poder mejorar la gestión de las alarmas que tengamos”. El consejero destacó la labor de la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambiental, que ha desarrollado diversas campañas en las que participaron unas 8.000 personas, “ya que los incendios forestales son un problema que afecta a toda la ciudadanía”.

También hizo hincapié en el trabajo de tutela de las actividades de mayor riesgo de incendios, como las 204 exhibiciones de fuegos artificiales y las 1.000 quemas en trabajos agrícolas o forestales que se han desarrollado a lo largo del año. De igual forma, el operativo incidió en la labor de patrullaje y vigilancia de zonas forestales, reuniendo la información de actividades y ocupaciones de las infraestructuras como campamentos, áreas recreativas y senderismo.

López afirmó que “solo se ha producido un episodio de tiempo sur, entre el 11 y el 16 de mayo, lo que aumentó el riesgo”, y que durante el resto del año “se ha estado en condiciones normales de alisio, incluso con unas precipitaciones superiores a la media, que ha hecho que prácticamente el riesgo durante el verano haya sido bajo”. El Operativo Brifor, integrado por 281 personas, además de prevención, desarrolla un completo programa de entrenamiento y capacitación.