Tertulia habanera

Leo Brouwer y el Festival Les Voix Humaines – Por Othoniel Rodríguez

Desde el pasado 25 de septiembre el destacadísimo guitarristas, compositor, director de orquesta, profesor y promotor cultural Leo Brouwer dejó inaugurado el Festival Les Voix Humaines en la capital de Cuba, con su lema habitual, Un maridaje perfecto de músicas inteligentes, pero que en esta ocasión tiene como objetivo un llamado a la paz mundial y al cuidado del planeta. Este evento, que tiene a Leo como presidente de honor, es una extensión del Festival que cada dos años lleva su nombre pero con características especiales pues se presentarán más de 300 artistas cubanos y foráneos de diferentes manifestaciones, generaciones y estilos que el público cubano podrá apreciar en directo y que algunos son exponentes principales de su quehacer artístico en el mundo.

Al coro Entre Voces, dirigido por la profesora Digna Guerra, le correspondió la apertura del evento con el concierto Voces del Mundo, desde el teatro del Edificio de Arte Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes. Y una hora hora antes el pintor cubano Esterio Segura inauguró en esa misma institución una exposición compuesta de 22 obras de mediano y gran formato, nombrada Alta voz contra la pared.

Desde el día 26 en el cartel aparecía el elenco del Teatro Lírico Nacional de Cuba con la zarzuela Cecilia Valdés, de Gonzalo Roig, en el remozado Teatro Martí, conocido también como el de las cien puertas. Ese mismo día, hubo la proyección del filme silente de Hictchcok El ring (1929), con el acompañamiento en vivo y directo del trío de cámara del pianista Yanner Rascony, con Arístides Porto al clarinete y Miriam del Rosario al violín, en la sala Charles Chaplin de la zona de El Vedado. Otra opción fue el concierto del contratenor brasileño Rodrigo Ferreiro con el conjunto francés Ensemble Desmaret, en la parroquia de El Vedado, con un homenaje a Henry Purcell, el más trascendental compositor inglés de todos los tiempos. En el Teatro Karl Marx se presentó el famosísimo grupo vocal norteamericano Take Six, los mejores cultivadores del jazz y del gospel, que pusieron de pie al numeroso público que colmaba ese gran teatro.

Por otro lado, músicos de diversas geografías que asisten al festival, de diferentes estilos y periodos musicales (clásica, contemporánea, rock y pop) se presentaron en la Basílica Menor de San Francisco de Asís en el centro histórico de la ciudad. Gran expectación hay para la próxima semana por el conciertazo programado de dos grandes pianista de este momento que se unirán en la habanera plaza de la Catedral: el chino Lang Lang y el superpremiado cubano Chucho Valdés. Paralelamente seguirán las conferencias, las charlas, ciclos de cine, homenajes a artistas cubanos e internacionales, el primer certamen de contratenores y de voces a capella y mucho más en este multidisciplinar festival.