POLÍTICA > LA CRÓNICA DE LA SEMANA

Lluvia de promesas

LLUVIAS
La previsiones electorales presagian un intenso periodo de inestabilidad atmosférica. / SERGIO MÉNDEZ

Activada la alerta preelectoral por peligro de intensas y descontroladas precipitaciones, los candidatos se colocan el chubasquero para no mojarse y frenan en seco para no encharcarla en estos dos meses, menos ya. En el tramo final de la décima legislatura nacional, Mariano Rajoy se percató de que estaba empantanado y se dedicó a inspeccionar pantanos. Coincidiendo con el Consejo de Ministros previo a la convocatoria de los comicios del 20 de diciembre, el presidente inauguró una oficina antifraude antes de su creación. Eso fue después del congreso del Partido Popular Europeo, al que asistieron, entre otros canarios, Asier Antona. “España ha pasado de ser un problema para Europa a un referente”, presumió el secretario autonómico del PP.

¡EPA! Por primera vez desde 2011, el paro bajó de la fatídica barrera psicológica de los cinco millones y particularmente en Canarias descendió del 30%. Un precavido Rajoy agradece el regalo. No tira voladores, pero promete otros dos millones de puestos de trabajo, a razón de 500.000 cada año.

Igualmente contento, Fernando Clavijo se arremanga y enjuaga las gotas de sudor que se deslizan por su frente mientras ayuda a la consejera de Hacienda, Rosa Dávila, con la calculadora en la elaboración de los presupuestos, cuyo proyecto de ley va camino del Parlamento en una carretilla electrónica.

Recobrada la normalidad tras los desprendimientos de piedras, el Gobierno regional y el Ministerio de Fomento han añadido un carril lento al convenio de carreteras. La polémica se ha desviado al perímetro del Impuesto General sobre el Tráfico de las Empresas (IGTE). Los presidentes de los cabildos de Tenerife, La Palma, La Gomera, Fuerteventura, Lanzarote y El Hierro aceptan que el reparto de los fondos se vincule a la representación insular en la Cámara legislativa y al número de desempleados como coeficiente corrector. En el regreso de Astérix y Obélix a La Aldea de San Nicolás, con el papiro del césar, el grancanario Antonio Morales (Nueva Canarias) encarga al druida Panorámix una pócima mágica que permita una “distribución transparente y equitativa” de un dinero extra (-viado).

La primera descarga de tensión en la habitación de la ira que se ha abierto en La Laguna es por el precio: 89 euros la sesión.