natación > II travesía a nado

Meca resurge en La Palma

David Meca, a la llegada a la meta, junto al presidente del Club Náutico y la vencedora de la categoría femenina. | WILLIAM ACOSTA-TUPALMA.COM
David Meca, a la llegada a la meta, junto al presidente del Club Náutico y la vencedora de la categoría femenina. | WILLIAM ACOSTA-TUPALMA.COM

El campeón del mundo de natación David Meca eligió la Isla Bonita para volver a competir tras una década, participando en la reciente II Travesía a Nado Isla de La Palma el pasado 3 de octubre, organizada por el Club Náutico de la capital palmera. Como recuerda el nadador, en 2005, tras ganar el Campeonato del Mundo en Montreal, se retiró. Sin embargo, las buenas sensaciones que tuvo en la primera edición de la Travesía palmera, a la que apadrinó, le llevó a participar en la prueba de mayor distancia, la de ocho kilómetros.

Esto no quiere decir que regrese a la competición de manera sistemática, pero sí que ha anunciado su predisposición a “hacer algunas cosas esporádicas”. “Si estoy bien, por qué no voy a hacerlo y a apoyar carreras que me parecen ejemplares”, matizó. Porque David Meca, pese a estar retirado hace 10 años de la competición, no ha perdido la forma y ha continuado entrenando a un alto nivel con el equipo nacional.
Sobre la Travesía de La Palma, destacó que es una prueba “preciosa, en la que vas costeando en todo momento”. “La temperatura del agua es perfecta, su calidad es ideal y tiene un recorrido atractivo para los nadadores, que también es importante”.

A las condiciones naturales que tiene La Palma para esta prueba, a David Meca le motivó también para competir el nivel de organización que pudo comprobar en su primera edición. “Siendo una prueba realmente nueva, desde la primera edición la sacaron muy bien, y esto me cautivó para que me presentara y quisiera competir”, explicó.

Meca valoró que existan tres pruebas, de diferente distancia, “porque así das la posibilidad a que deportistas de diferentes niveles puedan competir en las distintas modalidades, algo que no hacen todos, que solo tienen una carrera y te tienes que adaptar a ella”.

Además destacó “detalles” como la reunión técnica del día anterior, que “está muy bien organizada para que los nadadores conozcan la prueba”. “Y otro detallazo, pequeño pero muy importante, es que cuando termina la competición empieza la fiesta, para que los deportistas, que han hecho un esfuerzo titánico, puedan tener un momento de convivencia y de fiesta, y esto es algo raro de ver y me encanta”, añadió.

Meca está convencido de que esta prueba tiene condiciones para seguir creciendo y que La Palma, al igual que ha hecho con deportes como las carreras de montaña, se convierta en un referente de la competiciones de natación en mar abierto. “Creo que se puede hacer una prueba ambiciosa de 20 o 25 kilómetros que estuviera solo al alcance de los hombres de hierro”.