Nino, la amenaza

Nino es uno de los iconos para la afición navarra. / DANIEL FERNÁNDEZ
Nino es uno de los iconos para la afición navarra. / DANIEL FERNÁNDEZ

Tiene muchos alicientes el partido de este domingo. A la visita del líder se suma que en las filas rivales milita uno de los últimos ídolos blanquiazules: Juan Francisco Martínez, Nino. El delantero es la mayor amenaza del Osasuna y llega al Heliodoro con la profesionalidad como bandera, como siempre: “Soy profesional y me dedico a esto. Defiendo los intereses y el bien de Osasuna. Quiero ganar para seguir arriba”.

Que tiemblen las redes del estadio. “Esas porterías me conocen y he metido muchos goles allí. Esperemos que pueda marcar para traer los puntos a Pamplona”, asegura el almeriense, que espera marcar ante el Tenerife, su anterior equipo, para mantener al conjunto navarro en el liderato.

No obstante, Nino no puede obviar su paso por la Isla, un sitio donde “me trataron muy bien”, por lo que el partido tendrá un sentido especial para él.

Una segunda juventud

Nino está viviendo una segunda juventud en el Osasuna. Su cuota de protagonismo en el club navarro está disparada y es el jugador franquicia del próximo rival del CD Tenerife.

Juan Francisco Martínez Modesto, cumple en la actual su decimosexta temporada como profesional a sus 35 años. El delantero almeriense es el referente del Osasuna, el líder del equipo que parece renacido de sus cenizas.

Pocos apostaban por ver de nuevo al mejor Nino en acción cuando una grave lesión (rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha) le obligó a parar hasta febrero de 2014, teniendo incluso que pasar por el quirófano.

Sin embargo, este auténtico profesional ha vuelto a dejar muestras de su enorme olfato goleador y de su increíble capacidad de entrega y garra, tal y como hiciera en su día vistiendo la camiseta del CD Tenerife.

En el Osasuna ha superado el registro de 425 partidos jugados en Segunda. Ya va por 427 y además de ser ya el futbolista de la historia que más partidos ha disputado en Segunda, también es el máximo goleador de la categoría al sumar ya 164 goles logrados en el marco de la categoría de plata del fútbol español.

Ídolo de masas en la Isla

Nino forma parte del selecto club de jugadores que están en el salón de la fama del CD Tenerife. Por méritos propios, el delantero almeriense está al nivel de jugadores blanquiazules ilustres después de acumular 121 partidos en Segunda División y 64 goles en tres temporadas alternas: dos campañas consecutivas entre 2007 y 2009 y una más, la 2010/2011, tras un infructuoso paso de un año por Primera. Es el último gran ídolo de la afición chicharrera, el gran goleador en el último ascenso a Primera División y también el de la última temporada en la élite.

Es también el tercer máximo goleador en la historia del Tenerife, dado que fue el pichichi blanquiazul durante las cuatro campañas que estuvo en la Isla, en las que marcó 18, 29, 14 y 18 goles, respectivamente, que le convirtieron en el tercer máximo goleador en la historia del equipo insular, con 80 tantos. Solamente le superan en la lista de realizadores Julito Alonso, quien marcó 107 goles entre 1952 y 1963, y el argentino Juan Antonio Pizzi, con 89 tantos como jugador blanquiazul en la década de los noventa. En varias oportunidades se ha especulado su regreso, algo ya impensable.