mercado >

El nuevo BMW M2 Coupé saca a relucir claramente el extraordinario potencial deportivo que alberga

<
>

BMW entusiasmó al mundo del automóvil hace ya más de 40 años, presentando un coche compacto de altas prestaciones. Ya en su época, el BMW 2002 turbo representó cabalmente la idea de BMW de dinamismo, máxima agilidad y óptimo control del coche. Y con el nuevo BMW M2, BMW M GmbH demuestra de manera contundente que ese planteamiento sigue siendo válido hasta el día de hoy. Gracias a su potente motor de seis cilindros en línea, a la agilidad que le confiere la tracción trasera, al chasis deportivo M de aluminio, así como a su extrovertido diseño, el nuevo BMW M2 Coupé tiene todo lo necesario para que el conductor se divierta al máximo al volante. El coche fue desarrollado y sometido a pruebas en el clásico circuito Nürburgring-Nordschleife, confirmándose su naturaleza para uso en circuitos

Característico diseño M.

A simple vista resulta evidente que el nuevo BMW M2 Coupé es un automóvil que pertenece a la gama de BMW M. Su diseño subraya acertadamente sus cualidades dinámicas. El nuevo BMW M2 Coupé, inspirado en modelos que marcaron la historia del deporte de competición automovilística de BMW, saca a relucir claramente el extraordinario potencial deportivo que alberga.

Así lo confirman el faldón delantero más bajo, provisto de grandes entradas de aire, sus musculosos flancos que incluyen las típicas branquias que distinguen a los modelos M, las llantas de aleación ligera de 19 pulgadas con el inconfundible diseño de dobles radios, así como la zaga, ancha y de nítidas líneas, en las que sobresalen las colas de escape doble.

El habitáculo de típico diseño M, con asientos deportivos, volante deportivo M y palanca de cambios M, confirma el liderazgo en materia de dinamismo


El carácter típico de un modelo de BMW M también se manifiesta a través del diseño del habitáculo. Los guarnecidos de alcántara en las puertas y en la consola central, así como diversos elementos de fibra de carbono visible, crean un ambiente selecto y, a la vez, deportivo, acentuado adicionalmente mediante costuras de contrastante y el emblema M en diversas superficies cuidadosamente seleccionadas. Con los asientos deportivos, el volante deportivo M y la palanca de cambios M, el conductor del nuevo BMW M2 puede tener en todo momento su coche bajo control.

La configuración del habitáculo del nuevo BMW M2, al igual que la de todos los modelos de BMW M, se rige de manera consecuente por criterios de perfecta ergonomía. El coche cuenta con una gran cantidad de equipos específicos de BMW M, haciendo honor a sus cualidades marcadamente dinámicas. Los asientos deportivos tapizados con piel Dakota de color negro y provistos de costuras de contraste azul y en los que, además, se puede apreciar el emblema de BMW M en el respaldo, tienen elementos laterales de sujeción que pueden regularse, de manera que tanto el conductor como el copiloto tienen una sujeción lateral óptima al trazar curvas a alta velocidad. El reposapié tipo M para el conductor y la superficie acolchada adherida a la consola central a la altura de su rodilla derecha, van a juego con el diseño de los asientos.

Los instrumentos del BMW M2 tienen esferas y manecillas específicas. La escala del velocímetro alcanza hasta los 300 km/h, mientras que el cuentarrevoluciones llega hasta las 8.000 rpm. Estas dos cifras, por sí solas, indican cuál es el potencial que alberga el coche. Además, al conducir estando activado el M Dynamic Mode aparece un símbolo del sistema DSC que muestra un coche derrapando y la palabra «Traction». Entre los demás rasgos típicos de BMW M en el nuevo BMW M2 cabría mencionar los logotipos M en el cuentarrevoluciones, en la palanca de cambios, en las estriberas de entrada de las puertas y en el volante M forrado de piel y provisto de levas para cambiar de marchas. Otra guinda en el interior del BMW M2 Coupé son las nuevas molduras decorativas con superficie porosa de carbono especialmente ligera y resistente, así como guarnecidos de alcántara en las puertas y fuelle del freno del mismo material.


Explosión de potencia.

El nuevo propulsor de seis cilindros en línea, de 3.000 cc del nuevo BMW M2, provisto de la tecnología M TwinPower Turbo más moderna, tiene una potencia de 272 kW/370 CV a 6.500 rpm (consumo combinado de combustible de 8,5 l/100 km; emisiones combinadas de CO2: 199 g/km)*, marcando así un hito en el segmento de los coches deportivos compactos de altas prestaciones. Igualmente fascinante es la entrega de la potencia. El par máximo de 465 Nm llega a ser por unos breves instantes de 500 Nm con la función «overboost».

En estas condiciones, el nuevo BMW M2 Coupé, equipado con la caja de cambios M opcional de siete marchas con doble embrague (M DKG) y provisto de la función «launch control», es capaz de parar el crono en apenas 4,3 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h (y 4,5 con caja de cambios manual de seis marchas). La velocidad punta es de 250 km/h con corte electrónico (270 km/h con M Driver’s Package, con corte electrónico). Además, el consumo del modelo equipado con la caja de cambios automática M DKG es de tan sólo 7,9 litros* a los 100 kilómetros, mientras que las emisiones de CO2 solamente son de 185 g/km*, demostrándose así la gran eficiencia del coche.

Una extraordinaria potencia y una excelente eficiencia también forman una simbiosis en el caso del nuevo motor de seis cilindros de 3.000 cc del nuevo BMW M2. Este propulsor ligero de aluminio, optimizado termodinámicamente, es especialmente rígido porque su bloque es tipo «closed-deck», lo que significa que los conductos de refrigeración no rodean completamente a los cilindros. De esta manera, la presión en los cilindros puede ser mayor, por lo que se aprovecha mejor la potencia que puede entregar el motor. Las camisas de los cilindros contribuyen a reducir el peso del propulsor de seis cilindros y, además, reducen la fricción interna.

El motor del nuevo BMW M2 cuenta con la última generación de la precursora tecnología M TwinPower Turbo. En el caso del nuevo motor de seis cilindros en línea, esta tecnología incluye una unidad turbo TwinScroll, el sistema de inyección directa de gasolina High Precision Injection, el sistema de regulación continua de árboles de levas Doble Vanos, así como el sistema de control variable de las válvulas Valvetronic. Los sistemas de regulación de las válvulas y de los árboles de levas regulan juntos de manera plenamente variable la carrera de las válvulas de admisión. Por lo tanto, el motor responde de manera muy espontánea, entregando óptimamente la potencia. Al mismo tiempo se reduce el consumo de gasolina y las emisiones de CO2 son menores.

Buena parte de la optimización de la eficiente entrega de la potencia del nuevo motor de seis cilindros de 3.000 cc del nuevo BMW M2 se explica por la integración de la unidad turbo en el colector de escape. En estas condiciones, se reduce el tiempo de calentamiento del motor si se pone en marcha estando frío, por lo que disminuye más rápidamente la fricción interna, lo que redunda en una considerable reducción del consumo de combustible y de las emisiones de CO2. Además, la electroválvula que regula la presión de sobrecarga, así como el montaje del catalizador muy cerca del motor, optimizan adicionalmente las emisiones del motor.

El consumo de gasolina del nuevo BMW M2 también es menor debido a la función Auto Start Stop, incluida de serie, así como por el sistema de recuperación de la energía de frenado. La gestión energética inteligente de los grupos secundarios redunda en una reducción complementaria del consumo de combustible. Por ejemplo, la bomba de agua se regula según sea necesario, y la bomba de aceite funciona según un mapa característico. Pero también el compresor del climatizador, que se desacopla mientras no está en funcionamiento el aire acondicionado, así como la dirección electromecánica, que no consume energía eléctrica mientras se conduce en recta, contribuyen considerablemente a los excelentes valores de consumo y de emisiones del nuevo BMW M2.

Perfecta composición del sonido. Las intensas vivencias que se experimentan a los mandos del nuevo BMW M2 también se deben al sistema de escape optimizado, provisto de mariposa. Basta ver los cuatro tubos de escape para darse cuenta que el BMW M2 es un modelo M de BMW. Este sistema de escape minimiza la resistencia al flujo de los gases de escape, por lo que los cambios de carga son óptimos. Además, la mariposa controlada eléctricamente redunda en el típico sonido de BMW M a lo largo de todo el margen de revoluciones, por supuesto, siempre respetando los límites determinados para automóviles que se matriculan para el tráfico vial. Adicionalmente, el conductor puede utilizar la tecla de la función Driving Experience Control y, así, activar la correspondiente sonoridad configurada previamente.

Conocimientos técnicos obtenidos en el deporte de competición automovilística.

El nuevo BMW M2 vuelve a colocar el listón de referencia un poco más alto en el segmento de los coches deportivos compactos de altas prestaciones, gracias a sus ejes de aluminio, provenientes de los modelos BMW M3/M4, a las llantas de aleación ligera de 19 pulgadas con neumáticos de diferentes dimensiones, a la dirección M Servotronic con dos líneas características, así como al sistema de frenos M de materiales compuestos.


Tecnología de competición automovilística para el uso en el tráfico vial y en circuitos: chasis deportivo M de aluminio; caja de cambios opcional de doble embrague y siete marchas (M DKG), diferencial activo M, frenos M Compound y M Dynamic Mode.

Buena parte de la superioridad del BMW M2 Coupé se explica por el diferencial M de regulación eléctrónica, creado para optimizar la capacidad de tracción y la estabilidad dinámica. Con M Dynamic Mode (MDM) del sistema de control dinámico de la estabilidad (DSC), que permite un ligero deslizamiento de los neumáticos para derrapar controladamente al trazar curvas en los circuitos, el conductor puede disfrutar al máximo al volante.

Frenos de alto rendimiento, provenientes del deporte de competición automovilística.

También el sistema de frenos de alto rendimiento proviene de la competición automovilística. Estos frenos se pueden identificar fácilmente, pues tienen mordazas de color azul metalizado (eje delantero: mordaza fija de 4 pistones; eje posterior: mordaza fija de 2 pistones), y los de delante muestran la letra M, el logotipo de la marca. En el caso de este freno M Compound del nuevo BMW M2, los discos autoventilados y perforados, expuestos a grandes esfuerzos (ruedas delanteras: 380 mm de diámetro; ruedas traseras: 370 mm de diámetro), son de fundición gris, mientras que los bujes son de aluminio, lo que contribuye a reducir el peso.

Los frenos M Compound garantizan una capacidad de frenada extraordinaria en cualquier circunstancia, convencen porque no pierden eficiencia a causa del «fading», y brillan por su gran resistencia térmica. Además, su peso es considerablemente menor al de un sistema de frenos convencional. Por lo tanto, las masas no suspendidas y giratorias son menores, lo que contribuye esencialmente a aumentar las cualidades dinámicas del nuevo BMW M2.

Inclusión opcional en la red inteligente.

El nuevo BMW M2 Coupé dispone de serie de un equipamiento muy completo, que armoniza a la perfección con su configuración deportiva. Opcionalmente puede adquirirse la caja M de siete marchas y doble embrague (M DKG) con Drivelogic, capaz de cambiar de marchas muy rápidamente, sin interrumpir la transmisión de la fuerza. Además se ofrece una amplia gama de sistemas de asistencia al conductor y de servicios de movilidad de BMW ConnectedDrive. Los servicios opcionales de ConnectedDrive constituyen la base para una amplia inclusión del coche en la red. De esta manera es posible utilizar numerosas aplicaciones muy innovadoras, perfectamente integradas en el coche a través de BMW ConnectedDrive. Por ejemplo, con la aplicación GoPro es posible utilizar el iDrive Controller y la pantalla Control Display para controlar una cámara instalada sobre el tablero, de manera que quede constancia de los resultados obtenidos en las vueltas rápidas en un circuito.

Los servicios opcionales de ConnectedDrive permiten entrar al mundo de la inclusión del coche en la red, acceder a diversos servicios inteligentes y disponer de una amplia gama de aplicaciones relacionadas con teléfonos móviles. Por ejemplo, la aplicación GoPro o la aplicación M Laptimer de BMW M GmbH, con la que es posible mejorar específicamente el propio estilo de conducción en un circuito. La aplicación registra la velocidad, la aceleración longitudinal y lateral, las revoluciones del motor, la marcha que está puesta, el ángulo de giro de la dirección, la posición del acelerador y el consumo. De esta manera, el piloto puede analizar posteriormente su conducción en cada curva del circuito, comparar su vuelta rápida con la de otros pilotos y, además, puede compartir los resultados con otros a través de correo electrónico o en Facebook.

La aplicación GoPro permite controlar una cámara GoPro para, por ejemplo, grabar vueltas rápidas en un circuito. Todas las aplicaciones están plenamente integradas en el coche a través de BMW ConnectedDrive, por lo que pueden controlarse mediante el botón de mando táctil Touch Controller del sistema de mando iDrive. Los datos correspondientes aparecen en la pantalla Control Display

Otros servicios de BMW ConnectedDrive

Utilizando la tarjeta SIM fijamente integrada en el coche, es posible acceder a correos electrónicos, informaciones meteorológicas y noticias. Con Online Entertainment se puede disfrutar de más de 22 millones de títulos musicales y sintonizar más de 200 estaciones de radio a través de Internet. En el caso del BMW M2, la marca alemana confirma su liderazgo en lo que se refiere a la inclusión del conductor, su coche y el entorno en una misma red. Así lo confirman, por ejemplo, el servicio de asistente personal, y la llamada de emergencia inteligente

Antepasado que impone respeto.

El nuevo BMW M2 Coupé no solamente es sucesor directo del exitoso BMW Serie 1 M Coupé, sino que, por su planteamiento automovilístico, también es, varias generaciones después, un descendiente del primer BMW M3 de la serie E30 del año 1986, así como del BMW 2002 turbo. Este modelo causó sensación hace más de 40 años, y ya en su época cumplió los criterios que en la actualidad aplica BMW M GmbH en relación con dinamismo, máxima agilidad y óptimo control del coche.

La primera crisis del petróleo justo empezaba cuando BMW presentó en el salón del automóvil de Fráncfort IAA de otoño de 1973 el nuevo modelo tope de gama de la serie 02 de la marca: el BMW 2002 turbo. A pesar de ello, se transformó en uno de los coches que más emociones despertó en su época. Y en la actualidad, el BMW 2002 turbo es un codiciado coche clásico.