MOTOR

Nuevo Slalom en el Llano del Calvario

El galés Elfy Evans lidera el Rally de Córcega. / wrc
El galés Elfy Evans lidera el Rally de Córcega. / wrc

El Circuito del Llano del Calvario en el municipio de la Villa de Mazo será el escenario esta tarde del tercer Slalom ADEA 2015 Trofeo Comercial BLASPA, en el que tomarán parte 17 equipos.

Los participantes afrontarán a partir de las 14.00 horas tres pasadas al recorrido de 1.200 metros, sumando todas para la clasificación final de la prueba, pero contabilizándose la suma de las dos mejores mangas oficiales para la clasificación final.

Con la ausencia de los Kart Cross y los Quads, la atención se centrará en el apartado de turismos, que serán los encargados de dar espectáculo en Mazo. El favorito al triunfo es Antonio Félix Pérez-José Imerio Guerra (Lancia Delta Integrale), vencedores de las dos últimas competiciones celebradas en el Llano del Calvario. Pedro David Martín-Luis Alberto Estévez (Citroën AX 4×4) y Jacomar Rodríguez-Aritarime Rodríguez (Seat Ibiza 1.8), que completaron el podio en la pasada prueba, también optarán hoy sábado a la victoria.
Sin embargo, la lucha por completar el podio tendrá también como protagonistas a Abian Francisco-Carlos Martín (Honda Civic 1.6), Héctor Rodríguez-Antonio Jesús Sánchez (VW Golf GTI 1.8), Rusbel Pérez-David Perdomo (Citroën Visa GTI 1.6), Cristo Marrero-Verónica García (Seat Ibiza Cupra), Aquilino Cruz-Francisco Fumero (Peugeot 309) o Jonay Ramos-Dayanna Alejandra Martín (Citroën AX). Por otro lado, Elfy Evans (Ford Fiesta RS) es el sorprendente líder del Tour de Corse-Rally de Francia, prueba puntuable del Campeonato del Mundo de Rallys, tras la primera jornada marcada por las fuertes lluvias, que han anegado la mayor parte de Córcega. El galés fue el más rápido en el último tramo y saltó de la sexta a la primera plaza, aventajando en 18.7 segundos al holandés Kevin Abbring (Hyundai i20) y en 22.9 a Jari-Matti Latvala (VW Polo R), con Mads Ostberg (DS 3), cuarto. El español Dani Sordo (Hyundai i20) perdió dos minutos después de golpear una piedra y pinchar.