TENERIFE BLUETRAIL

La organización es optimista

Tras un viernes y un sábado cargados de reuniones, llamadas de teléfono y mil gestiones, los organizadores de la Tenerife Bluetrail 2015, carrera de montaña que se aplazó el pasado viernes por motivos de seguridad ante la alerta declarada por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias por lluvias, ya trabaja en planificar, consensuar, concretar y desarrollar la nueva fecha en la que se celebrará la prueba, que dejó a 2.000 atletas sin poder correr por los montes de la Isla. “Yo soy optimista al respecto y creo que se pueda celebrar una Tenerife Bluetrail en unas condiciones muy óptimas”, aseguró a DIARIO DE AVISOS el director de la prueba, Fernando Ordóñez.

Según la reglamentación de la prueba, la organización tiene la capacidad de poner una nueva fecha antes de 60 días, aunque no es fácil concretar otro nuevo día de celebración. “Sobre la mesa tenemos varias alternativas. Hay que encajar esta carrera en un calendario que ya está apretado. Hay que tener en cuenta el tema económico, sin olvidar que hay 25 instituciones que nos dan permisos oficiales que cuestan muchos meses de trabajo para conseguirlos. Ahora tenemos que mirar si esos documentos son válidos para dentro de un mes, de una semana o de dos. Todo esto tendremos que valorarlo la próxima semana y poner una fecha lo antes posible”, expone Ordóñez. De hecho mañana ya comenzarán las reuniones para fijar en el calendario el nuevo día elegido.

El director de carrera de la Bluetrail también explicó las razones por las que tardaron tanto en comunicar el aplazamiento del evento: “Tardamos porque estuvimos muy pendientes de que la alerta pasara a prealerta. Si era así, la carrera se hacía. Le planteamos a los jueces internacionales que vinieron para la ultra, ya que es Copa de España, un recorrido de 80 kilómetros pasando por el Parque Nacional, y ellos lo vieron bien. La comunicación fue tan tardía precisamente porque estuvimos estirando el chicle hasta el final intentándolo. Pero la alerta no se levantó y así no se pudo celebrar la carrera”.

Por último defendió la decisión adoptada, alegando que “si se mantenía la alerta, no se podía celebrar la carrera. La decisión compleja la toma quien decide mantener la alerta. Hicimos todo lo posible”, indicó.