tribuna

Los orígenes de Diario de Avisos: de José Esteban Guerra Zerpa a Manuel Santos Rodríguez – Por Manuel Poggio Capote

El más que centenario DIARIO DE AVISOS se fundó por iniciativa del periodista y tipógrafo José Esteban Guerra Zerpa (1865-1926) el 2 de julio de 1890. Nacido en Santa Cruz de La Palma, Guerra era hijo del también tipógrafo y periodista Pedro Guerra Vallejo, el primer impresor profesional que desplegó su trabajó en La Palma. Cinco años antes, en 1885, Guerra Zerpa se había hecho cargo de la imprenta El Time, en cuyas prensas comenzó a imprimir folletos, libros y publicaciones periódicas a la vez que se curtió intelectualmente. Es así como en 1890, equipado del rodaje necesario, José Esteban Guerra funda un periódico, El Artesano (publicado el 1 de julio), al que en la jornada siguiente le modifica el título por el DIARIO DE AVISOS de Santa Cruz de La Palma.

Como el resto de las cabeceras de la época, DIARIO DE AVISOS apareció en un contexto repleto de dificultades. Por esta razón, hasta la década de 1940 no llegó a perder su naturaleza artesanal en el que la dirección, redacción y confección se llevaban a cabo de manera familiar. La Palma era un mercado reducido; en 1890, por ejemplo, en el primer año de andadura del periódico, la tirada era de tan solo 80 ejemplares. Se trataba de una modesta publicación de dos páginas, impresas en un formato de 32 x 25 centímetros y elaborado en la mencionada Imprenta El Time, entonces propiedad de la Sociedad Económica de Amigos del País y de la que Guerra Zerpa era su regente.

Sin embargo, a pesar de este decidido inicio, José Esteban Guerra mantenía visibles diferencias con algunos miembros de la junta directiva de los Amigos del País y que se remontaban a la muerte de su padre en 1880. Es factible que debido a estos problemas personales propiciaran que la Imprenta El Time aparezca entre 1894 y 1895 bajo la tutela de Manuel Santos Rodríguez (1875-1958), un joven tipógrafo y periodista formado en la estela de Guerra Zerpa. La aludida discordia seguramente determinó a Guerra a delegar la dirección de DIARIO DE AVISOS en sus amigos Manuel A. Rodríguez Hernández y Pedro J. Casas Pestana, quienes se sucedieron al frente de DIARIO DE AVISOS en el referido período de 1894 a 1895.

Así las cosas, en 1896, Guerra Zerpa volvió a hacerse con la titularidad de la tipografía El Time, trasladada durante el verano de ese mismo año desde su habitual ubicación en la calle San Sebastián a la calle Simonica (en la actualidad Adolfo Cabrera Pinto) y renombrándola como imprenta del DIARIO DE AVISOS. No cabe duda que estos hechos acentuaron las diferencias entre Guerra Zerpa y los referidos individuos de los Amigos del País. En esta situación, el 2 de diciembre de 1896 Guerra vendió el periódico al citado Manuel Santos Rodríguez y, poco después, partió rumbo a Venezuela y Cuba, países en los que alcanzó un destacado papel político. No en vano, en 1897, junto a Secundino Delgado, Guerra fundó el periódico El Guanche , siendo, además, un activo militante del Partido Nacionalista Canario.

El 3 de diciembre de 1896, con el periódico bajo su propiedad, Manuel Santos Rodríguez comenzó la nueva etapa. Pronto incorporó significativas innovaciones. Una de las más llamativas fue la adquisición de una imprenta propia, adquirida de segunda mano en 1897 en Lanzarote y que una vez remitida a La Palma se le puso el nombre (ahora de forma definitiva) de Tipografía del DIARIO DE AVISOS. Un hecho reseñable fue la introducción, en 1900, de ilustraciones fotográficas y que se reflejaron por vez primera en un número extraordinario del periódico local, La defensa. En aquellas fechas también se compraron nuevos tipos y, con los altibajos propios de las pequeñas casas, entrado el Novecientos, DIARIO DE AVISOS logró asentarse en el reducido panorama de la prensa local. La inteligencia comercial de Manuel Santos Rodríguez y, seguro que también la de su esposa, Cira Díaz Felipe, se conjugaron para reafirmar la industria tipográfica y su cabecera periodística. En estas fecha es cuando la carrera periodística de Santos Rodríguez se desarrollará, tomando a partir del 5 de enero de 1902 la dirección de DIARIO DE AVISOS, cargo en el que se mantendrá, con una breve interrupción, hasta octubre de 1939.

A lo largo de estas primeras décadas DIARIO DE AVISOS afrontó dificultades de toda índole: económicas, judiciales o personales. Por su parte, la situación financiera del periódico casi nunca llegó a revelar un saldo positivo. En 1906, la tirada continuaba siendo de 80 ejemplares mientras que tres años más tarde lo era de 125. Sin embargo, con el transcurso de los años, la reputación de Diario de Avisos se concretó en una de las casas más conocidas del archipiélago, llegando a trabar lazos comerciales con las islas vecinas. En 1920, por ejemplo, desde San Sebastián de La Gomera se encomendó a Santos Rodríguez la impresión del semanario Junonia, primer periódico centrado en la Isla Colombina. En similar manera, cabría entender, según apunta la tradición más reciente, la venta hacia 1922 por parte de Diario de Avisos de la maquinaria necesaria para la impresión del periódico herreño El deber (1919-1927), siendo, además, única tipografía que ha disfrutado aquella isla.

Del más impetuoso José Esteban Guerra Zerpa al más sosegado Manuel Santos Rodríguez, Diario de Avisos nació y creció de esta manera en el solar palmero. En ambas personalidades coincidieron tres vertientes: la formación como tipógrafos, la madurez como periodistas y, por último la sucesión en la propiedad de Diario de Avisos. Una empresa idealista, realizada por pura vocación y con escasa rentabilidad económica y cuyos desvelos han permitido la continuidad de este periódico que celebra en toda su entereza el ciento vigésimo quinto aniversario de su fundación.