maldito parné

La Patricia Hernández ciudadana

Es evidente que Patricia Hernández no ha escuchado nunca lo que un buen día dijo la que ha sido una de las más rompedoras diseñadoras de principios del siglo pasado, Coco Chanel: “Viste vulgar y solo verán el vestido; viste elegante y verán a la mujer”. Lo digo, porque el otro día nos quedamos estupefactos en la redacción del periódico cuando vimos las fotos que nuestro compañero Andrés Gutiérrez sacó a la vicepresidenta del Gobierno canario y observamos cómo estaba vestida durante la entrevista del periodista Vicente Pérez [veáse en las páginas de política de hoy]. Solo le faltaban los tenis y la bolsa para ir al gimnasio. Está claro que cada uno puede ir vestido o vestida (como diría la vicepresidenta) como quiera. ¡Faltaría más! Y que cada uno, o una, tiene su estilo propio, pero hay una cosa que se llama educación y esto no tiene nada que ver con la ideología. La educación se tiene o no se tiene, y no está reñida con el nivel económico o social. Estoy un poco cansada de la teoría progresista que dice que los que van de chaqueta y corbata y llevan trajes de Kolman o El Corte Inglés (perdón por nombrar marcas) son del PP, y los que llevan ropa de Primark o van en vaqueros, son progresistas. Creo que, hoy en día, pensar así es mediocre. Porque lo que no entiende Patricia Hernández (y todos los que dicen llamarse progresistas) es que cuando llega a una Vicepresidencia de un Gobierno, aunque sea enarbolada en la bandera de yo soy así, y no voy a cambiar, porque soy del pueblo y de origen humilde, no solo representa a los ciudadanos que la votaron, también representa a los que no lo hicieron. A toda la sociedad canaria. En la entrevista que publicamos hoy, no habla la Patricia Hernández ciudadana, habla la Patricia Hernández vicepresidenta del Gobierno. No estaba de tertulia con un colega en una cafetería. Estaba en Presidencia del Gobierno haciendo una entrevista. La primera Patricia me da igual cómo vista. La segunda no. Y no me da igual porque su imagen es la imagen de la sociedad canaria aquí y en el exterior. Es cierto que, como vive en Presidencia de Gobierno, habrá entendido que en su casa puede estar como le de la gana, pero aún así, cuando uno recibe visita, siempre se arregla un poco. Por eso considero que su indumentaria del otro día, para hacer una entrevista sobre los 100 días de Gobierno, fue una falta de respeto, no solo para el periodista (yo me hubiera ido), sino también para todos los canarios.

@MariaFresno72