TENERIFE

El plan de etapas de ampliación de la EDAR estará la próxima semana

La EDAR se encuentra en el barrio de Chamberí de la capital tinerfeña. / M. P.
La EDAR se encuentra en el barrio de Chamberí de la capital tinerfeña. / M. P.

El pasado 15 de septiembre, el Cabildo tinerfeño acogió una reunión política y técnica con el fin de consensuar el plan de etapas para mejorar la depuradora de la capital. Este documento, que está muy avanzado, se prevé aprobar a lo largo de la próxima semana, de tal manera que se puedan ejecutar las actuaciones propuestas para la mejora de esta infraestructura en los próximos meses.
Al respecto, la viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, Blanca Pérez, explicó a DIARIO DE AVISOS que el último paso de este plan de etapas será la ampliación de la Estación Depuradora de Buenos Aires, prevista para el año 2018, pero previamente se proponen diferentes actuaciones.

Reconoció que el documento elevado a mitad del pasado mes de septiembre, en el que se planteaban una serie de mejoras próximas por importe de cerca de 700.000 euros casi no se ha visto modificado. “Se han añadido algunos aspectos técnicos y se prevé que la próxima semana el documento reciba el visto bueno definitivo”.

Pérez recordó que el capítulo de la inversión económica necesaria para la obra no resulta un problema, porque “tanto el Ayuntamiento de Santa Cruz como el Cabildo de Tenerife se han ofrecido a aportar fondos para la actuación”. Cabe recordar que el Estado publicó hace unas semanas el proyecto de ampliación de la citada infraestructura, con el fin de iniciar la actuación el próximo año y que en 2018 puede estar en funcionamiento.

Hasta 55.000 metros cúbicos al día es el volumen de aguas residuales que la depuradora de Buenos Aires podrá tratar una vez que se concluyan las obras de ampliación, lo que supondrá duplicar su capacidad actual. El coste de la obra, que financia el Gobierno central, alcanzará los 17,3 millones de euros. Aun así, previamente se prevé llevar a cabo algunas mejoras para reducir los vertidos desde esta estación ubicada hacia el mar. Este sistema, que costará concretamente 681.000 euros y podrá ser reutilizado en el 75% una vez esté construida la nueva dotación, permitirá alcanzar los niveles estipulados en el vertido de residuos por el Gobierno regional, reduciendo, así, en el 20% los sólidos en suspensión y dejar al 10% la carga contaminante.