Sanidad diseña medidas de choque para evitar colapsos en Urgencias

La Consejería pretende evitar imágenes como las que se han venido repitiendo los últimos años. /DA
La Consejería pretende evitar imágenes como las que se han venido repitiendo los últimos años. /DA

Con el otoño ya dejándose notar y el invierno a la vuelta de la esquina, la gripe y otras enfermedades propias de esta época volverán a azotar a la población canaria. Ello, como ocurre siempre, también supondrá un notable incremento de la demanda asistencial en los servicios de Urgencias de los hospitales, los principales damnificados de esta situación. Para tratar de contrarrestar, en la medida de lo posible, los efectos que tendría una eventual epidemia, los responsables de los centros hospitalarios de Tenerife, junto a la Consejería regional de Sanidad, han elaborado un plan de contingencia para evitar colapsos en Urgencias, algo que ha sido una tónica habitual en los últimos años.

Dicho plan de choque, que se desarrollaría fundamentalmente entre los meses de noviembre y marzo, servirá además de base para el diseño del Plan de Urgencias Sanitarias de Canarias, que según manifestó recientemente el consejero de Sanidad, Jesús Morera, debe estar listo el próximo mes de junio. Antes, el departamento que dirige Morera ha solicitado a todas las gerencias de Atención Primaria y Especializada la elaboración de este citado plan de contingencia invernal, que entre otras cuestiones realizará una evaluación continua de los indicadores de actividad: el número de urgencias atendidas al día, las pendientes de ingreso en el propio centro o en centros concertados, la cifra de pacientes en observación y los pacientes con problemática social para su alta.

En el caso concreto del Hospital Universitario de Canarias (HUC), el plan contempla aspectos internos de funcionamiento del área de Urgencias, mejoras en los circuitos de acceso y salida de los pacientes en el área de Hospitalización (hospitalaria y domiciliaria), actuaciones con impacto en estancia media, mayor disponibilidad de camas y una mejor gestión de las mismas y procedimientos quirúrgicos.
Entre las actuaciones específicas que se van a llevar a cabo en Urgencias para disminuir los tiempos de espera y resolución del caso, destaca la implantación de un sistema informático de triaje, la delimitación de las áreas para darles mayor funcionalidad, disminuir los tiempos de demora de las pruebas complementarias urgentes (Radiodiagnóstico y Laboratorio), la implantación de la Historia Clínica Electrónica y la optimización del circuito de Interconsultas.

Estas medidas irán acompañadas de otras destinadas a aumentar el número de camas disponibles en el hospital, dado que es uno de los recursos para pacientes que requieren de ingreso. Según confirman desde el propio hospital, también se van a poner en marcha nuevas acciones a realizar en el alta médica, para optimizar la estancia media, y se contempla potenciar la Hospitalización a Domicilio, la ocupación plena de las camas ubicadas en el Hospital del Norte y coordinar con la Dirección de Área los ingresos derivables y la disponibilidad de camas en el espacio sociosanitario, entre otros. Además, se pondrá en marcha una brigada de preparación de cama disponible o medios de cada unidad.

Las mismas fuentes subrayan que “el paciente que vaya a Urgencias debe de ser el que ineludiblemente deba acudir a este servicio, por lo que también se deben de llevar a cabo acciones externas en este sentido”. Por ello, “el HUC informará sobre las ventajas de acudir al centro de salud a través de carteles y se incorporará una pantalla informativa para el que el usuario sepa los tiempos de demora por criterios de priorización”.

La principal vía de acceso al sistema

– Los hospitales de tercer nivel como el HUC y La Candelaria fueron concebidos desde la perspectiva de la atención sanitaria de problemas agudos y de alta complejidad, modelo que en la actualidad está siendo debatido y analizado para enfocarse desde el tratamiento multidisciplinar de patologías y enfermedades crónicas. Desde la Consejería de Sanidad recuerdan que “la población, consciente del valor de su salud, exige más servicios sanitarios y con mayor inmediatez, de ahí que las Urgencias sean entendidas como una vía rápida para acceder a los mismos”.

– “No es casual que la demanda de los servicios de Urgencias de los centros hospitalarios de la red del Sistema Nacional de Salud (SNS) se haya incrementado con los años”, exponen las mismas fuentes, quienes insisten en que “diversos factores influyen en la capacidad de atención de las necesidades sanitarias de la población, una población cuya esperanza de vida es cada vez más elevada y, por tanto, incide en el nivel de salud, cronificando patologías que requieren más cuidados e intervenciones sociosanitarias a lo largo de la vida”. Tenerife cuenta con el añadido de que sus dos centros hospitalarios de referencia tienen más de 30 años, y ninguno ha hecho reformas estructurales ni ha ampliado su Servicio de Urgencias desde entonces.

La Candelaria prepara tres áreas para reubicar pacientes

Al igual que el HUC, el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC) también pondrá en marcha una serie de medidas de choque para evitar colapsos en Urgencias durante la época invernal. Entre otras, se llevará a cabo una monitorización continua y diaria del volumen de usuarios y pacientes en el servicio, de afluencia y los pendientes de ingreso. Igualmente, y pese a sus limitaciones estructurales, se creará un sistema de alerta que permitirá al equipo directivo reubicar a pacientes en tres áreas diferenciadas, que se habilitarán para dar respuesta al presumible incremento de la demanda asistencial.

Para responder con premura al ingreso de pacientes, el HUNSC agilizará las camas disponibles del complejo hospitalario, para lo cual ha creado y potenciado el programa de Ortogeriatría, la Unidad de Convalecencia en el Hospital de Ofra y la Unidad de Corta Estancia. Los responsables de La Candelaria también potenciarán alternativas a la hospitalización tradicional, como la hospitalización a domicilio, trabajarán con la Unidad de Continuidad de Cuidados y Atención Primaria y pondrán en marcha una Unidad de Geriatría Aguda.
“Disponer de camas libres supone aprovechar al máximo recursos como la cirugía mayor ambulatoria, los hospitales de Día y, en el ámbito quirúrgico, disminuir tiempos de estancia media prequirúrgica mediante el ingreso el mismo día de la intervención y la reducción también de estancias medias al alta”, subrayan desde la Gerencia del hospital.