cultura

“Siempre he sentido interés por la farsa y la bufonada”

Serafín Dopazo. | DA
Serafín Dopazo. | DA

Serafín Dopazo, de 58 años y docente de profesión, es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de la Laguna. Ha firmado numerosas publicaciones sobre arte y artistas en libros, periódicos y revistas especializadas. Como creador cuenta con una dilatada trayectoria canalizada a través de la pintura. Desde el pasado viernes expone en la Galería MarVick de Santa Cruz de Tenerife (calle San Vicente Ferrer, 54) su última colección de cuadros, bajo el título Espejos grotescos, que se puede visitar hasta el próximo 6 de noviembre.

-¿Qué destacaría de esta su quinta muestra individual?
“La libertad con la que está hecha y que con el tiempo he ido conquistando. Todos tememos al rechazo, a quedar opacados u orillados porque lo que uno hace no se ajusta a los cánones o a lo que la norma social, la academia o la tendencia del momento establece. Tampoco es que me de igual, pero puede más el deseo de pintar como creo”.

-¿Por qué el título de Espejos grotescos?
“Son esos espejos en los que te ves reflejado y deformado conforme te mueves, es un divertimento típico de algunas ferias populares. En este caso viene a cuento porque mis personajes son un reflejo, trasunto de los distintos seres y sensibilidades que en uno habitan y yo participo, al menos vicariamente, de lo que expresan”.

-¿En dónde busca inspiración?
“Tanto en esta exposición como en anteriores discurro por entornos próximos a las distintas manifestaciones que de lo popular ha transcendido al arte. Además, siempre he sentido un particular interés por la farsa y la bufonada. Pudiera ser porque se adaptan bien al gusto de la gente sencilla y porque contienen un germen de crítica y rebeldía que va bien con mi forma de ser”.

-¿Cómo ha evolucionado su pintura en tantos años de dedicación?
“Me parece que en esencia no cambiamos tanto, pese a que los cambios y mudanzas propios de cada tiempo de nuestra vida, lo que vamos experimentando y conociendo, produzcan obras con distintos atributos que dan la impresión de que progresamos hacia alguna parte”.

-¿Qué opinión le merece la incorporación de las nuevas tecnologías a la creación artística?
“Si se aplican con libertad y creatividad vamos a poder disfrutar de obras que ampliarán nuestro mundo imaginario y potenciarán nuevos conocimientos. Por lo que a mí respecta, y con la vista puesta ya en los 60 años, todavía me queda muchísimo que aprender de las técnicas tradicionales y lo que tengo que decir espero poder seguir haciéndolo en ellas”.

-¿Cuáles son sus próximos proyectos?
“Lo más inmediato es terminar un texto que informa y reflexiona sobre el trabajo y resultados de esta exposición. No es una interpretación de la obra, otros podrán hacerla si quieren, sino la oportunidad que estos personajes caricaturescos que he generado me han dado para, a posteriori, hacer un examen de conciencia y valorar la distancia que me separa de ellos y qué mensaje cifrado quieren darme”.