santa cruz

Solo tres taxis de la capital están adaptados para la discapacidad

El 5% de la flota debería estar conformada por taxis adaptados. | F. P.
El 5% de la flota debería estar conformada por taxis adaptados. | F. P.

Más del 12% de los vecinos de Santa Cruz presenta algún tipo de discapacidad, personas que ven limitada su autonomía personal por cuestiones que tienen que ver con aspectos visuales, auditivos, físicos, intelectuales y psicosociales. Estas cifras se extraen del I Plan de Accesibilidad de la capital y supone que casi 25.000 personas necesitan de servicios adaptados, entre ellos uno tan básico como el transporte público y que en la capital presenta una carencia muy pronunciada. Estas deficiencias son notables en el servicio de taxi, en el que solo existen en toda la capital tres vehículos adaptados frente a los 50 que tendría que haber.

Tal y como denuncia la portavoz del colectivo Queremos Movernos, Ana Mengíbar, “la ley establece que el 5% de la flota de taxis debe estar adaptada y si en Santa Cruz hay cerca de un millar de taxis, estamos hablando de que tendría que haber unos 50 coches”. Que la capital cumpla con este ratio legal es una de las 15 aportaciones que el colectivo ha hecho al borrador de la Ordenanza de Accesibilidad que en estos momentos tramita el Ayuntamiento capitalino y cuya intensión es aprobarla a mediados del próximo mes. Según Mengíbar, las aportaciones hechas desde su organización son, en su mayoría, medidas que no suponen costes añadidos y que mejorarían mucho la calidad de vida de las personas con discapacidad. “Lo cierto es que el borrador que nos han presentado es pobre en cuanto a su contenido, ya que no recoge las últimas normas en vigor en este tema y tampoco hemos podido estudiarlo en profundidad ya que nos remitían a unos anexos que no existían”.

A pesar de ello, Queremos Movernos ha presentado propuestas que tienen que ver con cuestiones muy simples como “que se cuide la vegetación y se pode en los lugares de paso y no solo pensando en las personas en sillas de ruedas sino también con otro tipo de discapacidades como las visuales, por ejemplo”. Otra de sus aportaciones tiene que ver con la regulación de los carriles bicis: “Su diseño debe respetar el paso de las personas y, por ejemplo, algo tan sencillo como que no pasen por delante de las paradas de guagua”. Mengíbar insistió en que “no somos técnicos pero vivimos estas necesidades en primera persona y lo que pedimos es que no se trabaje para la discapacidad sin contar con ella”.

Desde el Ayuntamiento confirmaban que en estos momentos están incorporando al borrador todas las sugerencia aportadas, no solo por Queremos Movernos, sino también del resto de colectivos, para, una vez completo el documento, devolverlo a las asociaciones para una última revisión. En cuanto al plazo, Mengíbar señaló que, “después de 20 años de espera, no nos importa que la aprobación se vaya a diciembre antes que contar con una ordenanza parcheada”.