SANTA CRUZ

La Vía Litoral, con partida pero sin dinero en el presupuesto regional

José Manuel Bermúdez y Fernando Clavijo, ayer,  en el Consistorio. / SERGIO MÉNDEZ
José Manuel Bermúdez y Fernando Clavijo, ayer, en el Consistorio. / SERGIO MÉNDEZ

Más de dos millones de euros calcula el Gobierno de Canarias que necesitará para finalizar la obra de la Vía Litoral, un dinero que, reconoció el presidente regional, Fernando Clavijo, no estará en los presupuestos de 2016, aunque sí figurará la partida de forma abierta. Esto, explicó el presidente tras la reunión que mantuvo ayer con el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, significa que el Gobierno regional intentará conseguir el dinero a lo largo de 2016. “De entrada la Vía Litoral la tenemos contemplada en el presupuesto con una partida abierta, pero no dotada económicamente en 2016, ya que estamos pendiente de las economías que se pueden producir a lo largo del próximo año”, detalló Clavijo. El presidente aseguró que, de todas formas, “es una prioridad y por eso también vamos a empujar para que desde la Autoridad Portuaria se acabe de ejecutar”.

El proyecto de esta arteria esencial para el desarrollo del frente litoral de la ciudad lleva paralizado dos años por la falta de fondos del Gobierno de Canarias, que debe ejecutar el gran túnel que unirá el puerto con la ciudad. El presidente se mostró confiado de contar con ese dinero a lo largo del próximo año para este proyecto vital en el desarrollo del enlace puerto-ciudad dado que, avanzó, entre otras cosas, la recaudación del Ejecutivo va por encima de lo presupuestado, por lo que habrá más dinero disponible. Este dinero, aunque Clavijo no hizo referencia a ello, también se supone que saldrá de los fondos que el Cabildo de Tenerife se ha comprometido a poner en esta vía a cambio de adelantar financiación para el anillo insular.

El Ejecutivo autonómico pagará la deuda

-La reclamación histórica de Santa Cruz, pero también de otros ayuntamientos, sobre la deuda que el Gobierno de Canarias mantiene con los municipios a cuenta del Impuestos sobre Bienes e Inmuebles (IBI) de las propiedades del Ejecutivo regional tendrá por fin una respuesta, tras el compromiso expresado por Fernando Clavijo de pagar la deuda de los edificios públicos: “Obviamente es una deuda que hay que pagar y tenemos que acordar con el Ayuntamiento cómo lo vamos a hacer”. Según los datos que maneja el propio Consistorio, la cifra que adeuda el Gobierno de Canarias a Santa Cruz por el IBI de las sedes oficiales supera los 660.000 euros.

-En cuanto al IBI de las viviendas sociales, Clavijo detalló que el Consistorio capitalino tendrá que depurar el padrón de inmuebles para saber qué viviendas han sido ya traspasadas a sus inquilinos, mientras que el resto “es un asunto que trataremos en el seno de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), puesto que es un problema común”. El presidente apuntó en qué sentido podría desarrollarse esta negociación, que pasa por modificar la norma para que las viviendas sociales del Gobierno de Canarias no tengan que pagar el IBI.

Por su parte, José Manuel Bermúdez agradeció a Clavijo esta primera visita oficial al Ayuntamiento de Santa Cruz, así como su predisposición a buscar soluciones a los problemas planteados. El alcalde señaló a la Vía Litoral como el proyecto “indispensable para el enlace puerto-ciudad” y detalló que entre los temas tratados también estuvieron los de la playa de Valleseco, Las Teresitas o el convenio del Viera y Clavijo. Fue en este último punto en el que se concretó una financiación, 100.000 euros, para adaptar a las normas y precios actuales la remodelación del espacio. “El proyecto se ha quedado desfasado y hay que adaptarlo, y cuando eso pase contará con la ayuda del Gobierno de Canarias para culminarlo”, apuntó Clavijo. Bermúdez detalló que “ya llevamos cuatro reuniones en estos primeos 100 días de gobierno sobre este asunto para rehabilitar el teatro Pérez Minik, el colegio y los alrededores”. El dinero para actualizar el proyecto se hará con cargo a los presupuestos vigentes.

En el resto de asuntos, el presidente afirmó que la capital recibirá el apoyo del Ejecutivo regional. Clavijo alabó la tarea del alcalde y destacó “el importante esfuerzo económico”, el mismo que hará que “en 2016 Santa Cruz seguirá creciendo por encima de la media de Canarias”, concluyó Fernando Clavijo.

Fondos IGTE: 180 millones en 10 años para la capital

Tanto Clavijo como Bermúdez reconocieron que la ciudad podrá beneficiarse de manera notable de los fondos del Impuesto General del Tráfico de Empresas (IGTE), alcanzando los 180 millones durante los próximos 10 años según el hipotético reparto que se está debatiendo en estos momentos. El presidente del Gobierno de Canarias detalló que su objetivo es que este dinero vaya a proyectos que generen empleo y aumenten tanto la competitividad como la calidad de vida de las personas. “Vamos a codecidir entre todos el destino de estos fondos, discutiendo con patronal y sindicatos en qué se van a gastar”. Bermúdez alabó la consecución de este dinero por parte de Clavijo y defendió que “debemos remar todos en la misma dirección, de forma que, toque lo que nos toque a cada uno, si vamos en la misma sintonía se conseguirá el objetivo de crecimiento económico”.

Bermúdez añadió que el hecho de que Santa Cruz pueda recibir más dinero le permitirá aumentar la inversión en los barrios. “Si tengo financiación para proyectos de más peso como Las Teresitas o Valleseco, podré detraer de estos un dinero que destinaré a mejorar el plan de barrios cuya redacción está ya casi terminada”.

Clavijo insistió en la necesidad de apostar por los grandes proyectos con estos fondos ya que si cada municipio lo dedica a pequeñas obras que ya salen adelante con el presupuesto municipal no se alcanzaría el propósito de crecimiento económico generalizado que persigue el Ejecutivo regional. A continuación añadió que aceptar estos fondos no implica que los municipios renuncien a ninguno de los derechos adquiridos con la Comunidad Autónoma. “En este fondo cabe todo y las prioridades las decide el alcalde”, añadió. El presidente defendió que el reparto de este dinero “no va en contra de nadie”, respondiendo así a las críticas por los criterios elegidos para su división.