tenerife

22 bodegas piden la creación de la Denominación de Origen Tenerife

Un total de 22 bodegas de la Isla, que representan más del 70% de la producción tinerfeña, se han unido para presentar la solicitud formal de la creación de la Denominación de Origen (DO) Vino de Tenerife, en el marco de un manifiesto por la defensa de la actividad que se firmó ayer, en la Casa del Vino, entre el Cabildo y los representantes del sector. En esta reunión también estuvieron presentes el viceconsejero de Sector Primario del Gobierno de Canarias y el director del Instituto de Calidad Agroalimentaria, que será el organismo que tramitará el expediente para la creación de esta nueva DO. El Cabildo se ha adherido al manifiesto y ha ofrecido, en el contexto de sus competencias, sus medios técnicos y personales para facilitar al sector recorrer el camino en la tramitación de la solicitud e inscripción de la DO, según informaron desde la propia Corporación insular.

Consejos Reguladores

Esta petición surge del propio sector, es decir, desde los bodegueros, productores y viticultores. Los Consejos Reguladores de Abona, Tacoronte Acentejo y Valle de Güímar, que representan a 3.718 viticultores de los 4.846 censados, es decir, el 77% del total, se han adherido a la iniciativa. En el caso de Ycoden, el consejero insular, Jesús Morales, se comprometió a que antes de que se curse la solicitud formal mediará para que se tengan en cuenta sus opiniones y ver si ese documento satisface sus demandas para que se sumen en ese momento. En el caso del consejo de Valle La Orotava, se ha acordado mantener una reunión para el próximo mes para resolver las dudas que plantean y motivan su decisión. Esta creación no va en contra de las actuales DO comarcales existentes, es una nueva que pretende iniciar el camino para la unificación de todas, generando sinergias de trabajo. En este sentido, permitirá el trasvase de uvas entre las distintas zonas de la Isla, lo que será un beneficio para los viticultores y para los bodegueros; así como la puesta en marcha de nuevas prácticas enológicas que el sector demanda para dar cobertura a las necesidades que plantean los consumidores y el mercado.

El manifiesto firmado ayer supone la plasmación en papel de un sentir mayoritario dentro del sector vitivinícola de Tenerife, manifestado reiteradamente en reuniones formales e informales, desde hace muchos años. Las singularidades del sector vitícola y vinícola de Tenerife requieren de un tratamiento diferenciado en el mercado, no debiendo olvidarse que se trata del más importante de Canarias. Esta iniciativa contribuirá a impulsar el papel hegemónico que le corresponde a la Isla en el sector de la viña en Canarias y supone los primeros pasos de la tercera revolución del sector, anunciada el pasado año por el presidente del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso.