la entrevista del domingo

Albert Rivera: “No entraremos en ningún Gobierno que no presidamos nosotros”

Albert Rivera. | DA
Albert Rivera. | DA

El candidato que ha roto, finalmente, el mapa electoral ha sido Albert Rivera, que disimula, a los 36 años, su temprana veteranía -una década en la política catalana- emergiendo como la amenaza de los dos grandes partidos, a los que venció en Cataluña el pasado 27 de septiembre. Después de este sorpasso, su figura polariza toda la atención ante las próximas elecciones generales -el 20D-, dada la sospecha cada vez mayor de que el partido que lidera, Ciudadanos (C’s), será la llave del próximo Gobierno o, en su caso, el que lo forme.

Rivera ha concedido esta entrevista a DIARIO DE AVISOS en vísperas de la visita que girará el martes a Canarias. En Tenerife mantendrá un encuentro con simpatizantes y afiliados, acompañado de Melisa Rodríguez y Saúl Ramírez, candidatos de su partido al Congreso en las provincias de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, respectivamente. Deja un titular: “Ciudadanos defiende férreamente el REF de Canarias y se compromete a mantenerlo”. Esta afirmación y su coletilla, “compensa la lejanía y la insularidad”, parecen querer desmentir la creencia de que C’s veía con suspicacia las especificidades de esta comunidad en aras de una idea uniforme del modelo fiscal del país.

El político-atleta que se desnudó en el cartel de su debut electoral en 2006, aspira ahora a ganar la carrera a la Moncloa en una era electoral marcada por las demandas de trasparencia, cuya campaña comienza el viernes. Sabe que recae un morbo inevitable sobre su condición de político catalán -hijo de un barcelonés y una malagueña- enemigo del nacionalismo, que, de ganar, deberá enfrentar el desafío soberanista de su propia comunidad, tras la declaración de independencia aprobada este mes. Un mes de sobresaltos, con los atentados de París, capaces de cambiar nuestras vidas, tras los cuales Ciudadanos y otras fuerzas se sumaron el jueves al pacto antiyihadista suscrito en febrero por los dos partidos mayoritarios. Por aquí comenzamos la entrevista.

Defendemos el REF de Canarias y nos comprometemos a mantenerlo”

-¿Qué alcance otorga a esta decisión?
“Es importante que los demócratas estemos unidos frente al terrorismo. Cuando hemos ido juntos para combatir el terrorismo les hemos ganado. Lo demostramos en España con el terrorismo de ETA. Ahora es igual, excepto que la amenaza es global. Por eso tenemos que empezar por estar unidos en España”.

-El 13N en París, el avión ruso que el 31 de octubre explotó en el aire sobre el Sinaí (ambos suman más de 350 víctimas mortales), y los continuos ataques de Estado Islámico, ¿qué tipo de respuesta exigen?
“Debemos dar una respuesta conjunta en el marco de la legalidad internacional, de los acuerdos de la OTAN y de la Unión Europea. Debemos defender entre todos nuestras libertades y nuestra forma de vida”.

-¿Es partidario de intervenir en Siria? ¿Cree que España debe suplir a Francia en Mali, o ha hecho bien en retractarse el Gobierno?
“Como he dicho, soy partidario de coordinar esa respuesta común de los demócratas europeos que se enmarque en la legalidad internacional y en los acuerdos de la OTAN. Me preocupa que el ministro de Exteriores dijera que lo mejor era esperar hasta después de las elecciones para dar una respuesta al terrorismo yihadista. Los terroristas no descansan por calendarios electorales o por intereses partidistas”.

Rajoy tiene un proyecto obsoleto y Pedro Sánchez no tiene proyecto”

-El terrorismo islamista se coló en la campaña del 20D y salpica a los partidos en Europa. La matanza parisina da votos al Frente Nacional, de Marine Le Pen. ¿Contempla que en España esté reforzando al PP?
“Mire, no quiero abordar la tragedia de París de manera electoralista. Lo importante es que los demócratas seamos capaces de unirnos para hacer frente a la amenaza terrorista. Y creo que Ciudadanos hizo bien pidiendo a PP y PSOE que se incluyera al resto de partidos en el Pacto contra el Terrorismo Yihadista”.

-Francia está en guerra. Europa también. ¿Acaso esta es una tercera guerra mundial por partes, como dice el papa?
“Espero que no. De lo que estoy seguro es de estar frente a un terrorismo internacional, y, por tanto, no podemos derrotarles con una estrategia local sino que solo podremos derrotarles con una estrategia internacional de los países democráticos”.

-¿Aceptaría en España, como en Francia, recortar libertades por seguridad?
“La libertad y la seguridad son parte de lo mismo. No podemos hablar de libertad plena si no hay seguridad. La reacción de Francia fue lógica porque había varios terroristas huidos y suponían un riesgo para la seguridad de sus ciudadanos. Pero estamos viendo que poco a poco París vuelve a la normalidad. Es necesario entender que si cambiamos nuestra forma de vida, si no podemos ir por la calle libremente, ir a un concierto, al fútbol o al teatro habremos admitido que hemos perdido frente al terrorismo. Los europeos derrotaremos a Dáesh y el fundamentalismo no ganará a la democracia”.

Si Ciudadanos gobierna, vamos a rebajar el IRPF el 3% en todos los tramos”

-Estos días usted ha mantenido varios contactos con el presidente Rajoy. ¿A qué compromisos han llegado?
“He hablado varias veces con Rajoy, pero espero que las conversaciones entre líderes políticos en España dejen pronto de ser noticia. Hemos conseguido que el PP y el PSOE entiendan que para que sea un pacto de Estado debíamos suscribirlo otros partidos democráticos”.

-¿Conoce las Islas Canarias?
“Conozco La Gomera, Tenerife y Gran Canaria. En todas las ocasiones he viajado por temas de trabajo, pero saqué un poco de tiempo para visitarlas, y la verdad es que me gustaron mucho”.

-¿Cuál es la postura de Ciudadanos sobre el Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias: su continuidad o su abolición?
“Ciudadanos defiende férreamente el REF. Llevamos en nuestro programa la defensa del Régimen Económico y Fiscal (REF). Entendemos que es un conjunto de medidas económicas y fiscales que reconoce las particularidades de Canarias y que compensa su lejanía y la insularidad. Además es una medida compensatoria reconocida en la Constitución, por la Comunidad Europea, y por el Estatuto de Autonomía. Por ello, desde Ciudadanos nos comprometemos a mantener el REF”.

-¿Qué especificidades de Canarias suscribe su partido y cuáles no?
“Ciudadanos defiende igualar Canarias con el resto de Comunidades Autónomas, teniendo en cuenta sus particularidades. Para ello, defendemos en todo el territorio un proyecto común. En relación a las medidas para Canarias abogamos por una férrea defensa del REF y también por la reforma de la Ley Electoral. Además, defendemos un Pacto Nacional por la Educación que homogeneice el sistema en todo el Estado, y que, por tanto, permita mejorar los datos educativos del Archipiélago, que son de los peores valorados de toda España. Lo mismo que ocurre también con la sanidad canaria”.

Las soluciones de este país vendrán desde el centro, no desde la vieja política y Podemos”

-¿Ciudadanos disputa una parte del electorado de CC en las Islas?
“No se trata de quitarle votos a un partido u otro. Somos ciudadanos libres y podemos votar a quien estimemos oportunos. Eso sí, Ciudadanos va a trabajar por defender los intereses de todos los canarios y del resto de los españoles. Para ello, tenemos a dos magníficos candidatos, Melisa Rodríguez por la provincia de Santa Cruz de Tenerife, que además es miembro de la Ejecutiva Nacional de C’s, y Saúl Ramírez, que también defenderá los intereses de los ciudadanos de la provincia de Las Palmas”.

-Tras el 27S en Cataluña, en España se tomaron en serio a C’s y su partido avanza en las encuestas. ¿Dónde pone usted el listón? ¿Espera ser el próximo presidente?
“Trabajo cada día con mi equipo para lograr cambiar este país. No tengo ningún listón. No sé cuál es el techo de Ciudadanos, pero sí sé que nosotros tenemos los pies en el suelo. Por primera vez en la historia de la democracia española hay tres partidos separados por seis puntos, lo que pone de manifiesto que no hay nada escrito y que todo es posible. Será presidente de Gobierno quien sea capaz de sumar una mayoría parlamentaria, porque lo que está claro es que las mayorías absolutas son cosa del pasado. Ahora habrá que dialogar y tener cintura y creo que Ciudadanos, como partido de centro, nuevo y con las manos limpias puede liderar una nueva etapa de cambio en España”.

-¿Cuál cree que es su mejor idea para el cambio político que postula?
“El capítulo de propuestas para una regeneración democrática e institucional es muy ambicioso, al igual que nuestras propuestas en materia económica y social. Pero destacaría nuestro compromiso para alcanzar un gran acuerdo por la educación en este país. Necesitamos invertir más recursos en la formación de nuestros niños y nuestros jóvenes porque son el futuro. Proponemos una ley que incluya el inglés como lengua vehicular en la escuela pública. Queremos una ley de educación que perdure en el tiempo, que reconozca la figura del profesor como autoridad, que incluya la formación continua del profesorado y que nos permita ser más competitivos y formar mejor a nuestros jóvenes”.

-¿Y qué receta tiene contra el paro?
“Los Gobiernos no crean empleo, pero sí pueden establecer las bases para que los sectores económicos generen puestos de trabajo. Nosotros proponemos un contrato único que ponga fin a la dualidad, que permita la formación continua de los trabajadores y que nos haga ser más competitivos en una economía globalizada.”

-Usted sostiene que esta es una pugna de tres por gobernar. ¿El bipartidismo está muerto en España?
“Es evidente que el bipartidismo está en decadencia y que ahora la política cuenta con nuevos actores. El resultado de las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre demuestra que un partido nuevo como Ciudadanos, con propuestas sensatas y responsables, es capaz de ganar a la vieja política y a Podemos. Ciudadanos tiene en Cataluña el mismo número de escaños que PP y PSOE juntos”.

-¿Debe presidir quien gane o quien tenga más capacidad de pactar?
“Como es obvio, gobernará quien sea capaz de formar una mayoría parlamentaria. Quien gane tendrá que iniciar las conversaciones con el resto de fuerzas políticas para ver si tiene posibilidad de conformar gobierno. Pero, insisto, no podemos seguir mirando la política española de 2015 con las gafas de la vieja política. Quien gane lo hará con porcentajes de entre el 25% o el 28%. Antes, los viejos partidos obtenían porcentajes muy superiores y pactaban con los separatistas para no llegar a acuerdos con la oposición, pero ahora hemos abierto una nueva etapa política que obligará a dialogar, a tener cintura y a escuchar a los adversarios. Y creo que Ciudadanos es el partido que cumple con esos requisitos: tenemos capacidad de diálogo, somos un partido de centro y con un nuevo proyecto para España. Las soluciones a los problemas de este país vendrán desde el centro, no desde los extremos representados por la vieja política y por Podemos”.

-¿Está dispuesto a entrar en el próximo Gobierno si no lo preside? ¿Prestaría apoyo desde fuera?
“Solo podremos cambiar las cosas en España si los que encabezamos el Gobierno creemos en el cambio. Por tanto, no entraremos en ningún Gobierno que no presidamos nosotros. Si ganamos o si somos capaces de formar gobierno empezará una nueva etapa política en España, con diálogo, sensatez y con un proyecto regenerador. Si no podemos formar gobierno, estaremos en la oposición. No vamos a apoyar ni a Rajoy ni a Sánchez porque no creen en la necesidad de reformar profundamente nuestro país. El primero tiene un proyecto obsoleto y el segundo no tiene proyecto. Salimos a ganar las elecciones y estamos muy cerca de conseguirlo. Los españoles están pidiendo cambio y será más fácil que se lleve a cabo si lo lideramos los que queremos regenerar España”.

-¿Qué opinión le merecería un hipotético pacto de Estado PP-PSOE para salvar a España (Cataluña, atentados y recuperación económica)? ¿Ciudadanos se sumaría?
“Ciudadanos lidera pactos de Estado. Hemos propuesto un pacto por la unión de los españoles y hemos forzado a PP y a PSOE a ampliar el pacto antiyihadista. Eso no tiene nada que ver con pactar con el bipartidismo decadente. No estaremos en ningún Gobierno para proteger sus privilegios”.

-¿Ciudadanos estaría en algún pacto con Podemos?
“Creo que podríamos llegar a acuerdos en algunas cuestiones puntuales, pero es evidente que tenemos ideas y proyectos muy diferentes, lo que hace muy difícil un pacto con esta formación. Aunque es cierto que la nueva etapa política va a exigir diálogo y consenso en muchos temas, ya que las mayorías absolutas y los debates a dos partidos se han terminado. Creemos que desde el centro será mucho más fácil que desde los extremos sentar en una mesa a todos los partidos para llegar a pactos de Estado donde estén primero los intereses de los españoles que las siglas.”

-¿Si gobierna rebajará el IRPF el 3% en todos los tramos?
“La reforma de IRPF que proponemos, finalmente, supondrá, en efecto, una rebaja del 3% en todos los tramos. La rebaja del IRPF que proponemos está diseñada para ampliar la base impositiva y que más españoles paguen menos impuestos, especialmente la clase media y trabajadora”.

-Usted sostiene que los Presupuestos del Gobierno padecen un agujero en el déficit de 5.000-6.000 millones de euros, en sintonía con la UE. De otra parte, ¿cuál será la cuantía del complemento salarial de las rentas más bajas que propone?
“El equipo de economistas de Ciudadanos detectó ese agujero antes incluso de que lo hiciera la Unión Europea y se puso a trabajar para cuadrar las cuentas. El complemento salarial que proponemos para que la gente tenga sueldos más dignos y puedan llegar a fin de mes costará 7.800 millones de euros al año.

-¿Cuál sería la edad de jubilación con Ciudadanos?
“Me temo que ningún partido puede comprometerse a bajar la edad de jubilación porque España tiene la situación demográfica que tiene y, además, hemos suscrito unos acuerdos para el cumplimiento del déficit que nos obliga a mantener la edad actual. Pero en Ciudadanos pensamos que la mejor política de pensiones es crear empleo e incrementar la recaudación para garantizar la jubilación de los españoles.”

REUTERS
REUTERS

EL NIETO DE LUCAS
Es verdad que el joven Albert Rivera, que acaba de cumplir 36 años este mes, y aspira a ser el 20D el presidente catalán de España que retenga a Cataluña (siendo un veinteañero ya quiso destronar a los nacionalistas en la Generalitat), tiene cara de yerno perfecto y le adorna uno de esos méritos que la paradójica moda ha puesto en valor: la falta de experiencia. Es un mesías neófito muy peculiar, al que avala casi una década de oposición en su comunidad autónoma. Desde el veredicto del 27S, cuando C’s superó en las elecciones catalanas a PSOE, PP y Podemos, y se convirtió en la segunda fuerza más votada con Inés Arrimadas -25 escaños en el Parlament-, Rivera ha ido subiendo como la espuma en las encuestas y es el político más valorado de España. Hace 10 años, en el verano de 2005, una vez licenciado en Derecho y con un plaza fija de letrado en el servicio jurídico de La Caixa, escuchó por la radio la convocatoria de un acto del manifiesto de los 15, una declaración de intelectuales, artistas, profesores y periodistas (Félix de Azúa, Albert Boadella, Arcadi Espada y, entre otros, su exprofesor Francesc de Carreras) que parecían leerle el pensamiento: “Cataluña se ha vuelto inhóspita para quienes no son nacionalistas”. Demandaban la creación de un nuevo partido que plantara cara al monocultivo lingüístico del catalán y los rigores de la deriva soberanista. Al año siguiente, Rivera, que, según los mentideros del partido, accedió a la presidencia por casualidad -por orden alfabético- en una asamblea caldeada, ya era el cabeza de cartel, un afiche en el que aparecía desnudo con las manos sobre el pubis. En las elecciones generales del próximo 20 de diciembre concurre como aspirante a la Moncloa, impulsado por el viento cívico de los indignados más moderados de la Puerta del Sol. En un bar de un pequeño pueblo malagueño, Cútar, en la sierra de Axarquía, en cierta ocasión entró Lucas Díaz con el cartel del candidato destapado y lo colgó en la pared. Rivera es conocido allí como el nieto de Lucas, el dueño del bar, que antes de su muerte, en 2012, fue uno de sus tres mayores incondicionales en la familia. Los otros dos eran sus propios padres, Agustín Rivera, catalán, y María Jesús Díaz, malagueña de Cútar, de extracción humilde que probaron fortuna en el comercio y lograron darle al hijo único una educación privada en el colegio y la universidad. Son sus mayores fans y lo han criado en un mestizaje catalano-andaluz que ahora le resulta rentable electoralmente. En ese bar es dios. Don Lucas había emigrado a Francia y a Suiza en los años 60 y dos de sus hijos, Salvador y María Jesús, lo hicieron a Barcelona, porque en el pueblo no había futuro. María Jesús, empleada en una joyería de unos tíos, se pasó un año añorando Cútar. No paraba de llorar y puso un ultimátum: que su madre y sus hermanos acudieran a su lado o regresaba al pueblo. Por eso el grueso de la familia se mudó a Barcelona y más tarde nació Albert Rivera. Es un hijo natural de la Constitución del 78 -nació al año siguiente- y es republicano, pero le gusta este rey, el único que aprueba como él en las encuestas. Es el dueño idealista de un espacio ideológico donde cabe ser ateo (dice, con Buñuel, que le “gustaría creer, pero no creo”), ser de centro y admirar al expresidente uruguayo izquierdista José Mujica. Tiene, como decían de Obama los allegados, la mala leche que se necesita para gobernar bajo la cara de niño de no matar una mosca (Obama la mató delante de las cámaras). Queda claro que este animal político que va como una moto desde que dio el salto a la tertulia nacional -su hobby es pilotar una Yamaha 1000-, no dio un paso en falso cuando pidió excedencia en La Caixa hace nueve años para dedicarse por entero a la política. Uno de esos indicios es su gusto por la oratoria que exhibió en los platós, y en la que se ha entrenado con denuedo culé como un Messi (que tiene el pico en el pie), habiendo ganado una liga nacional de debate universitario por equipos y seguido las instrucciones del peruano José Carlos Remotti. El otro es un curso de marketing político al que asistió en la Universidad George Washington. Es un orador gestual que tiene un aire sonriente, sin visajes, heredado, como el sentido de la disciplina, de su madre cutareña, una mujer inteligente con la frescura y decisión que al parecer comparten los Díaz. “Imposible es solo una opinión”, asevera en su cuenta de Twitter, con más de 400.000 followers. “Si”, respondió a la pregunta de un colaborador: “¿Sabes que un día serás presidente?”. Se dirige a la gente que tiene “sueños e ideas”, invocando a sus ídolos, Lincoln. Luther King y Kennedy. En los libros también se desnuda, desde el primero, que tituló Juntos podemos, en febrero de 2014, antes de la irrupción de Pablo Iglesias. El segundo, Un cambio sereno, le pega más. En esas revelaciones, defiende “momentos sagrados” para sí mismo, como los que dedica a su hija, a la moto y a la natación. Fue campeón dos veces de Cataluña con estilo braza y en la Universidad Ramón Llull (Esade) practicó el waterpolo. De la Monumental de Barcelona lo han sacado a hombros por oponerse a la prohibición de los toros en Cataluña. “Te odio”, escribió un columnista cariñosamente, enumerando sus mejores credenciales: le gusta a las mujeres; tiene labia y recuerda a Suárez. Y habla inglés, que aprendió en Helsinki un año con Erasmus. Y, además, tiene el mismo número de teléfono desde hace 10 años. Tiene el hábito de caer bien, aunque le cuesta interactuar en la calle; le gustan Loquillo, Estopa y Sabina, y la historia de Mandela que cuenta John Carlin en El factor humano y no ha leído a Kant aunque lo cite, como confesó en la Universidad Carlos III. En su territorio, Cataluña, siempre nadó en aguas divididas. Al principio recibía amenazas de muerte. En el buzón de su casa le enviaron un recado, una bala destinada a su cabeza, con los deseos de que abandonara Cataluña. Hasta hoy, en que aspira a gobernar en España y evitar que sea Cataluña la que se vaya.