el entrenador personal

Alteraciones posturales – Por Jorge Miguel González*

Nuestro cuerpo es la única posesión que nos acompañará toda la vida. Por lo tanto invertir en salud, calidad de vida, y ejercicio físico son las mejores estrategias que podemos llevar a cabo para que nuestro cuerpo no nos dé toques de atención.

Malos hábitos de conducta postural como sentarse mal en la silla pueden acrecentar alteraciones de la columna como la escoliosis o el aumento de la cifosis. La primera es una desviación “lateral” (de lado a lado) de la columna en forma de “S” o “C” y la segunda es lo que se conoce comúnmente como “peta”. Estas desviaciones exageradas de la columna pueden tener corrección mediante ejercicio físico. Muchas de estas alteraciones son producidas por desequilibrios musculares, en los que unos músculos hacen más fuerza sobre la articulación que otros, provocando que la postura se vea alterada. No siempre la natación sirve para corregir todos los problemas de espalda, como mucha gente cree. El medio acuático da muchas ventajas para entrenar pero hay que saber cómo hacerlo. Estilos de natación como braza pueden acentuar problemas en las cervicales. La solución en este caso sería realizar estiramientos de toda la cadena muscular de la zona acortada y fortalecer la musculatura de la zona elongada, ya que todos nuestros músculos están conectados por una película llamada fascia y se transmite la tensión de unos a otros. Un ejemplo para entender esto es que si tiramos de una parte de nuestra camiseta, podemos apreciar cómo se ve afectada en su conjunto. Pues en nuestra musculatura pasa lo mismo. Las cadenas musculares son más importante de lo que pensamos. Un ejemplo es que si queremos lanzar algo con la mano, aunque la fuerza principal la tengamos que ejercer con el pectoral, en el momento del lanzamiento se van a contraer muchos músculos más, desde el abdomen para tener una buena postura hasta la musculatura de los dedos del pie para anclarnos mejor al suelo. Por esta razón el entrenamiento de ejercicios globales frente a los analíticos presenta ventajas a niveles de interacción intermuscular, que al fin y al cabo es lo que nos hará ser más funcionales para cualquier práctica deportiva. Esta es una crítica al trabajo de fuerza únicamente en máquinas analíticas, ya que ese movimiento raramente se asemeja los diferentes gestos deportivos.

Nuestro cuerpo es inteligente, la posición de este se organiza para evitar dolor. Esta es la razón por la cual si tenemos alguna molestia o herida en el pie, puede desencadenar problemas a nivel de rodilla, cadera o incluso cervicales. Es como si empezamos a hacer una torre de ladrillos, desde el momento que pongamos uno mal, el siguiente intentará compensar al anterior pero no estará en su sitio. Algo parecido sucede al someter algún grupo muscular a una tensión constante, la forma de caminar o postura puede ser una razón de ello. Nuestro cuerpo actúa fibrotizando el músculo. Esto quiere decir que el músculo se vuelve más rígido para ahorrar energía, teniendo más protagonismo como músculo postural. Debido a esto la musculatura restante se ve comprometida y alterada.

Los estiramientos de cadenas musculares nos pueden ayudar a disminuir estas alteraciones, aunque son algo complejos. Un profesional de la actividad física tendrá la solución para hacerlo de forma eficaz. Recuerda, “mente sana en cuerpo sano”.

*LICENCIADO EN CIENCIAS DEL DEPORTE
Col nº55163
www.worldtfitness.com