Anaga recibe de la Unesco el título de Reserva Mundial de la Biosfera

El Salón Noble del Cabildo acogió ayer la entrega del distintivo por parte de la Unesco. | SERGIO MÉNDEZ
El Salón Noble del Cabildo acogió ayer la entrega del distintivo por parte de la Unesco. | SERGIO MÉNDEZ

Si el pasado mes de junio la Unesco daba el visto bueno definitivo a la declaración del Macizo de Anaga como Reserva de la Biosfera, ayer este galardón se hizo oficial con la entrega del distintivo al Cabildo de Tenerife y a los vecinos de la zona. De hecho, los encargados de recibir el título fueron el presidente insular, Carlos Alonso; el habitante de mayor edad de Anaga, Félix González, el de menor edad, Alberto Perera y Jaime Díaz, otro residente.

Precisamente, este último reclamó durante su discurso más protección para Anaga, a la par que solicitó no solo un apoyo desde el punto de vista ambiental, sino también en el ámbito social y económico. “La crisis no ha ayudado, hay pocas ofertas de empleo, el abandono de la agricultura y ganadería y la continua despoblación”, señaló. Además, instó a las administraciones a que el desarrollo se haga de forma “consensuada” con los vecinos.

Por su parte, Alonso, destacó que “el sello de Reserva de la Biosfera supone el reconocimiento internacional de una zona debido a sus riquezas naturales, a su modelo de desarrollo sostenible y a su interés como patrimonio científico mundial”, que “obliga a su estricta conservación y a la protección de su biodiversidad”.

“Para los habitantes de Anaga supondrá el reconocimiento a su adaptación histórica al medio ambiente y al modelo de sociedad sostenible que representan, con programas de ayuda y nuevas inversiones en proyectos y recursos destinados a la mejora, protección y conservación de este tesoro de la humanidad”, señaló el mandatario. “Ese futuro comienza hoy, con oportunidades en el ámbito rural y alternativas viables y con perspectivas para mejorar la calidad de vida de los habitantes de este continente en miniatura”, dijo durante su intervención en el acto de ayer.

La presidenta del Consejo Científico del Programa Mab, Marisa Tejedor, incidió en que “Anaga cumple ampliamente los requisitos exigidos”. Apuntó que e el espacio con más especies endémicas por kilómetro cuadrado de Europa y afirmó que el objetivo es conjugar la “convivencia del hombre con su entorno”. Por su parte, Alberto Hernández, representante de la Unesco, puso de manifiesto los “valores únicos de este territorio, que hay que conservar, a partir de ahora mediante una nueva etapa”.

Monstserrat Fernández, representante del Ministerio de Agricultura, hizo hincapié en que este ámbito habitan unas 20.000 personas, al igual que abogó por una adecuada gestión del entorno. Esta misma línea fue compartida por la viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno canario, Blanca Pérez, quien indicó que se está ante un “reto importante, de preservar y desarrollar esta zona, para facilitar la mejora de las condiciones de vida”.

El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, recordó que fue en 2009 cuando se impulsó esta declaración y abogó por potenciar la zona, no solo para que la gente siga viviendo en Anaga, sino para que lo haga con mejores condiciones. Para ello, explicó que está previsto la puesta en marcha por parte de las instituciones, y en consenso con los residentes, un plan de acción. Así, el máximo mandatario de La Laguna, José Alberto Díaz, confesó haber tenido en algún momento “un poco de temor” por una posible influencia negativa del reconocimiento, aunque se mostró convencido de que no será así. El alcalde de Tegueste, José Manuel Molina, recalcó, por último, el gran impulso a la zona tras este reconocimiento internacional.

Sello internacional
Declaración. El Macizo de Anaga recibió el pasado mes de junio la declaración como Reserva de la Biosfera. Así, cuando la propuesta fue elevada al Consejo de Coordinación Internacional del Programa MaB de la Unesco, en dicho mes, ya contaba con un informe favorable.

Equilibrio. Este nombramiento por parte de la Unesco aboga por el desarrollo de las actividades humanas tradicionales en un contexto de equilibrio medioambiental, donde se debe procurar mantener cultivos con variedades locales, así como el fomento de razas autóctonas, y sus manejos de acuerdo a prácticas culturales propias, al igual que actividades industriales respetuosas con el entorno natural y social.

Reserva marina. Esta categoría no solo se aplica en la parte terrestre, sino también en el ámbito marino, auspiciando la creación de una nueva reserva natural en esta zona. Aún así, la creación de la reserva marina se encuentra demorada en los últimos años pro problemas económicos.

Dimensión. La Reserva cuenta con 49.000 hectáreas de superficie, de las cuales 33.000 pertenecen al medio marino. Este territorio se localiza en el extremo nororiental de Tenerife, ubicado dentro de los municipios de Santa Cruz, La Laguna y Tegueste, además de la franja marina hasta los 1.000 metros de profundidad que les rodea.

Consenso. El documento de declaración de la Reserva de la Biosfera fue discutido y consensuado con los distintos colectivos de la zona, en especial a través del Plan de Acción donde se recogen las propuestas de desarrollo. Además, existe el compromiso de desarrollar un trabajo conjunto con amplia participación ciudadana, que se vería intensificado a partir de ahora.

Actuaciones. Todas las actuaciones que se realizarán estarán reguladas por el vigente Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Anaga y por lo estipulado en los planes generales municipales de Santa Cruz, La Laguna y Tegueste.