LA GOMERA

Los antiguos gomeros eran altos y robustos, especialmente las mujeres

Un estudio realizado en 53 pobladores prehispánicos de La Gomera sostiene que la talla media de los varones era de 170,87 centímetros y de 159,55 en el caso de las mujeres, y desvela que la población era robusta, especialmente la femenina, de acuerdo a la arqueóloga María Castañeyra.

La investigadora ha difundido estos datos durante una charla en el IV Foro de los Museos, cuyo programa continuará el 14 de noviembre en Vallehermoso, indica en un comunicado el Cabildo de La Gomera.

María Castañeyra presentó en este foro un estudio realizado sobre las tibias depositadas en el Museo Arqueológico de La Gomera con restos de 53 pobladores prehispánicos y que ha titulado “Estudio de la robustez esquelética de la población prehispánica de La Gomera”, que ha leído este año como tesis doctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna.

Esta investigación multidisciplinar supone “un punto de inflexión” para los estudios arqueológicos en La Gomera, particularmente desde el ámbito de la Bioantropología, puesto que hasta ahora no se había realizado una investigación de estas dimensiones sobre la isla, añade el Cabildo.

Con su estudio la arqueóloga “abre nuevas e interesantes perspectivas en el conocimiento” de la historia de La Gomera y en sus análisis desvela datos como la talla media de esta población, que no fue alcanzada en España hasta la década de 1960.

Además el análisis químico de los datos sugiere, tal como han señalado otras investigaciones, que los antiguos gomeros tenían una dieta mixta, y la de las mujeres era ligeramente superior en consumo vegetal.

Asimismo los indicadores parecen señalar que la alimentación de las mujeres era menos cuidada que la de los hombres en etapas anteriores a la pubertad.

En el mismo acto también se presentó a los asistentes un trabajo sobre genética titulado: “Aislamiento y herencia materna aborigen en la población actual de La Gomera (Islas Canarias)”, que ha realizado un equipo encabezado por Rosa Irene Fregel Lorenzo, publicó este trabajo en el European Journal of Human Genetics