santa cruz

El Ayuntamiento elimina cientos de ratas en una casa de Salamanca

En el interior de la vivienda aún quedaban ratas vivas a pesar de la intensa desratización llevada a cabo. | A. G. Los operarios procedieron a desinsectar y retirar kilos de basura. | A. G. Los operarios procedieron a desinsectar y retirar kilos de basura. | A. G.
<
>
En el interior de la vivienda aún quedaban ratas vivas a pesar de la intensa desratización llevada a cabo. | A. G.

Toallas empapadas con amoniaco en los bajos de las puertas. Este fue uno de los métodos que los vecinos de la santacrucera calle de El Perdón, enclavada en el barrio de Salamanca, usaron ayer para evitar que miles de cucarachas, junto al olor nauseabundo de cientos de ratas muertas, se colaran en sus viviendas. Los insectos y el olor procedían de la casa en la que ayer el Ayuntamiento de Santa Cruz ejecutó un servicio de limpieza a causa de la activación del protocolo por síndrome de Diógenes que se activó la semana pasada. Según cuentan los vecinos, las cucarachas llegaron hasta los segundos pisos de las casas colindantes en su huida mientras que los operarios municipales retiraban los roedores muertos como consecuencia del veneno colocado en días anteriores.

Según explicó el concejal de Sanidad, Carlos Correa, los operarios llegaron a las ocho de la mañana y 45 minutos después aún no habían podido pasar de la entrada por la cantidad de basura y ratas muertas que se acumulaban tras la puerta. “Los servicios municipales de limpieza tendrán que volver hoy a terminar la actuación puesto que la cantidad de basura acumulada es tal que ha hecho imposible limpiar todo en un solo día”, detalló el edil.

“Mañana (por hoy) podremos contabilizar los kilos de enseres retirados y procederemos a tapiar las entradas de la vivienda para evitar que se vuelva a reproducir esta situación”, añadió Correa, quien recordó que los vecinos de esta calle llevan 10 años sufriendo este problema. Del interior de la vivienda, además de los cadáveres de los roedores, también se sacaron los de otros animales que, según explican los vecinos, la persona que vivía en la casa envolvía en bolsas cuando morían y los dejaba en el interior de la vivienda.

Este protocolo se ha activado hasta en cuatro ocasiones, siempre con la misma persona como protagonista, un vecino que no es el propietario pero que ocupa regularmente la casa. Según han confirmado los vecinos, después de que el Ayuntamiento cerrara la puerta con una cadena y un candado, el individuo en cuestión entró por las ventanas. Ahora, se procederá a tapiar todos los huecos, incluidos los conductos del agua y eléctricos para evitar que las ratas se cuelen en el interior de la casa.

Los vecinos han podido saber que la persona afectada por este trastorno se encuentra en estos momentos viviendo en Cueva Bermeja y, al parecer, empieza a acumular enseres también en su nueva ubicación, por lo que temen que si vuelve, el problema comenzará de nuevo.

Desde la vecindad, aunque quieren confiar en la promesa del Ayuntamiento de que van a tapiar por completo la vivienda y declarar la ruina del edificio, temen que solo sea eso, una promesa, puesto que por otras fuentes han podido saber que, legalmente, sin el permiso de su propietario o en su defecto hasta que se produzca la declaración de ruina (un proceso que aún puede tardar meses o incluso años) el Ayuntamiento no puede intervenir. Las operaciones de limpieza continuarán hoy en esta casa ubicada en la calle de El Perdón.