SUCESOS

Bermúdez exige explicaciones

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, solicitó ayer a la Subdelegación del Gobierno que convoque una reunión extraordinaria de la Junta Local de Seguridad al objeto de analizar la alarmante tendencia alcista de la tasa de criminalidad en la capital que ha desvelado el propio Ministerio del Interior, en información facilitada por fuentes municipales.

La urgencia con la que actúa el alcalde está motivada por el súbito aumento de tipos delictivos que generan tanta alarma social como son los robos con violencia, que acumulan una subida de enero a septiembre del 28%. En cifras absolutas tal tendencia se demuestra con el dato de que en los nueve primeros meses del año se han producido más robos con violencia en Santa Cruz de Tenerife (196) que en todo el año pasado (195).

Además, los expertos consultados por este periódico destacan que la estadística de esta categoría delictiva suele reflejarse a la baja, dado que es habitual rebajar a la categoría de hurto los casos en que tal violencia no llega a plasmarse ante la prudencia de la víctima y similares. Precisamente los hurtos también reflejan una subida apreciable del 23% en este 2015.

Si bien los datos de criminalidad aumentan este año en seis de los ocho municipios más poblados del Archipiélago, solo en Santa Lucía de Tirajana (con el 14,6%) el aumento en este registro global de delitos y faltas cometidas resulta equiparable al de Santa Cruz de Tenerife (15,9). Por contra, en La Laguna es del 1,5%; en Arona, del 6%; en Telde, del 2,3%; y en Arrecife, del 5,0%.
Por contra, las mejores noticias de este balance de Interior, que corresponde al acumulado del año en el tercer trimestre, provienen de la otra capital de Canarias y el principal destino turístico de la isla redonda, ya que se refleja un descenso del 4,9% en Las Palmas de Gran Canaria y del 1,2% en San Bartolomé de Tirajana.

Clamor

En el afán de indagar sobre el porqué de estas estadísticas tan onerosas para la capital tinerfeña en contraposición con Las Palmas de Gran Canaria, los representantes regionales de los dos sindicatos más representativos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) coincidieron en apuntar hacia la falta de medios humanos y materiales.

Especialmente directo resultó el portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP), José Luis Gallardo, que está convencido de que “el aumento de la criminalidad en Santa Cruz de Tenerife tiene relación directa con el continuo déficit de recursos” en el CNP.

“Desde noviembre de 2010 no viene ni un policía nuevo a la provincia tinerfeña”, aseguró Gallardo, quien clamó contra las carencias en elementos tan básicos como la uniformidad, “que no se repone y son los propios funcionarios quienes se tienen que buscar la vida”. A este respecto llegó a detallar que “cuando a un policía nacional de aquí se le agujerea una bota no le queda más remedio que arreglarla por su cuenta”, o que “se ha dado el caso de que se ha facilitado un pantalón de mujer para un agente varón”.

En cuanto a los coches patrulla, el sindicalista apuntó: “Solo puedo decirle que en esta capital estamos al 20% de lo que se requiere como mínimo, y que a los compañeros no les da tiempo a veces ni para comer ante la acumulación de servicios”.

Por su parte, el máximo representante en Canarias del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Luis Guedes, también achacó las cifras de la capital tinerfeña “a la reducción de efectivos que llevamos sufriendo en los últimos años, por no hablar de las carencias existentes en las instalaciones y en el material”.

Para Guedes, “el incremento de los robos con violencia solo se frena con mayor presencia policial en la calle y más dotación para investigar los casos”, para a continuación resumir el asunto con un ejemplo: “Es imposible que cuatro policías con dos coches hagan el trabajo de ocho policías con cuatro patrullas”.

El sindicalista lamentó igualmente que la solución dista de estar cercana: “Al final se ha abierto un proceso para incorporar a 1.300 nuevos policías nacionales para toda España, pero el resultado llegará en 2018”.

Por último, reseñar lo que recuerda Gallardo: “La ley orgánica 2/1986 es clara al señalar que es el Gobierno central quien debe garantizar la seguridad ciudadana en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, y hoy en día hasta se tienen que derivar llamadas del 091 a la Policía Local”.