SANTA CRUZ

El bolsillo de los chicharreros apuntala la ciudad

FOTO: FRAN PALLERO
FOTO: FRAN PALLERO

Darse un paseo por ciertas zonas de la capital puede suponer, en algunas ocasiones, una actividad de riesgo. Fachadas con desperfectos que se pueden caer en cualquier momento, elementos de seguridad mal colocados, puertas o ventanas que provocan inseguridad a su paso o incluso intervenciones en edificios catalogados sin el preceptivo permiso. Lo lógico y lo responsable es que los dueños de estos inmuebles corrieran con el coste de los arreglos y se preocuparan por evitar cualquier tipo de incidente con su propiedades. Sin embargo, al menos en 44 inmuebles de la capital en estos momentos esa responsabilidad ha sido asumida, o se está en vías de asumirla, por parte del Ayuntamiento de Santa Cruz a través de los procesos de ejecuciones subsidiarias, un mecanismo que permite intervenir en una propiedad privada y luego pasar la factura al dueño.

En el listado de la Gerencia de Urbanismo se encuentra la intervención ya realizada en la antigua fábrica de Celgán, demolida en parte este mes de septiembre por el peligro de derrumbe que conllevaba su mal estado de conservación, y cuyo coste superó los 200.000 euros. También se ha realizado mediante ejecución subsidiaria la demolición de unos muros de cerramientos irregulares en la calle Carpintero por valor de 2.044 euros. A estas dos intervenciones consumadas se suman otras 42 propiedades en las que es previsible que tenga que actuar el Ayuntamiento, fundamentalmente por la falta de mantenimiento de sus propietarios, aunque también hay expedientes por actuaciones no autorizadas o por falta de elementos de seguridad en obras ya iniciadas. En total, las 44 actuaciones, suponen para el Consistorio un coste de 850.140 euros, un dinero que sale del bolsillo de todos los chicharreros. En estos momentos se encuentran en tramitación otras tres obras, cinco más están a la espera de recibir ofertas y las 33 restantes están en previsión. De esta forma las intervenciones en tramitación suman 247.903 euros y las previsiones otros 396.866.

203.326 €
Es lo que le ha costado al Consistorio el derribo de una parte de la antigua fábrica de Celgán

El concejal de Urbanismo de Santa Cruz, Carlos Garcinuño, se muestra partidario de ir reduciendo las ejecuciones subsidiarias porque, recuerda, “es responsabilidad de los propietarios mantener los inmuebles”. El edil enfatiza que la responsabilidad del Ayuntamiento es con los edificios que son de su propiedad. “Tenemos que actuar en lo que es nuestro, pero en lo privado han de actuar los propietarios porque no tenemos la capacidad económica para ello”.

Asegura Garcinuño que no tiene intención de convertir a Urbanismo en el “principal contratista de la ciudad”, para añadir que “las intervenciones tenemos que hacerlas en casos muy excepcionales y, además, tienen que venir con unos procedimientos que son muy largos y costosos, tanto en personal como en garantías jurídicas”. Reconoce el edil de Urbanismo que el listado con el que en estos momentos trabaja la sección de Inspección Urbanística “son cosas que están más o menos evaluadas y son prioridades”. Entre ellas destaca tres que van avanzando de forma más rápida. “Tenemos una casa en ruinas en la calle Mapuche en la que hemos detectado, a parte del peligro de la edificación, que se ha convertido en un foco de drogadicción y los vecinos nos han pedido que actuemos ya”. Esta intervención tiene un coste estimado de 22.968 euros.

Muchos de los edificios permanecen cerrados y en estado de abandono. / FRAN PALLERO Algunos propietarios ejecutan ellos mismos la obra tras el apercibimiento de Urbanismo. / FRAN PALLERO
<
>
Algunos propietarios ejecutan ellos mismos la obra tras el apercibimiento de Urbanismo. / FRAN PALLERO

Una segunda es un muro que hay en la Rambla. “En este caso hablamos de una prioridad estética y aunque es una actuación muy sencilla y de coste muy bajo, el problema es que tenemos que notificar al propietario, respetar los plazos de comunicación, en definitiva, cumplir con todo el procedimiento; no podemos entrar en una propiedad privada sin autorización”. Otra de las actuaciones que está pendiente se ubica en la calle Ramón Baudet Grandy, por desprendimientos en una ladera. El coste de la intervención supera los 41.000 euros y se está a la espera de disponibilidad de terrenos para poder acceder.

22.968 €
Es el coste estimado de la demolición de una casa en ruinas en la calle Mapuche, que se ejecutará en breve

También existen propietarios que, tras el apercibimiento de Urbanismo, acometen ellos mismos las obras. Ese es el caso de un edificio en la calle Castillo, otro en la calle San Francisco de Paula y un tercero en la calle Pérez de Rozas, en las que las medidas de seguridad en la fachada que se les solicitaba fueron acometidas por los dueños.

Aunque el objetivo último de las ejecuciones subsidiarias es arreglar el problema y luego pasarle la factura al propietario, lo cierto es que, si para armar un expediente de este tipo se puede tardar hasta tres años, como ocurrió con la fábrica de Celgán, cobrar el dinero es una opción muy a largo plazo. “En cualquier caso -explica el concejal de Urbanismo, lo que hacemos es registrar la intervención como una carga en el Registro de la Propiedad. De esta forma, el día de mañana, cualquier actuación que se vaya a hacer allí aparece como una carga y entonces tenemos la oportunidad de recuperar el dinero”.

La partida más alta  se la llevan dos edificios ubicados en la esquinas de la   calle Candelaria con Imeldo Serís. / FRAN PALLERO
La partida más alta se la llevan dos edificios ubicados en la esquinas de la calle Candelaria con Imeldo Serís. / FRAN PALLERO
Dando ejemplo: 100.000 euros para fachadas públicas

La propia Gerencia de Urbanismo ha asumido el arreglo de fachadas de propiedad municipal, puesto que, como explica el concejal, “esas sí que son nuestra responsabilidad”. Se trata de cinco fachadas ubicadas en las calles Cruz Verde y en la esquina de la calle Candelaria con Imeldo Serís. El coste total de la inversión alcanza los 100.000 euros y la actuación está dirigida a mejorar el estado, tanto de seguridad como estético, de los edificios municipales. La primera de las intervenciones se va a realizar en el edificio de la Masa Coral Tinerfeña que se ubica en la calle Cruz Verde. En esta actuación se van a invertir 8.366 euros en el arreglo de una única fachada. Según detallan los informes técnicos, se debe tener en cuenta, además de los problemas de cubierta que son los más preocupantes, los relacionados con el deterioro en los revestimientos de la pared debido a la colocación de instalaciones eléctricas. También el estado de la carpintería, en malas condiciones, y la oxidación de la cerrajería se revisarán. La fachada ubicada en el número 4 se extiende hasta el número 6, que será la segunda de las acciones que se van a realizar con otros 8.243 euros. Esto supone que en total se invertirán más de 16.000 euros para este edificio.

La partida más alta de estas seis fachadas se la llevan dos edificios ubicados en la esquinas de la calle Candelaria con Imeldo Serís, que serán rehabilitadas con más de 30.000 euros cada una. Los desperfectos que los técnicos detallan en el inmueble que ocupa el número 21 de este cruce de calles tiene que ver con desperfectos en los revestidos de las paredes, fisuras en el muro de mampostería por el crecimiento de vegetación, cables sueltos de instalación en la fachada (teléfono y electricidad) y la falta de piezas de madera en una de las ventanas, además del mal estado de la pintura de estas. También señalan que existe un rótulo en la fachada que debe ser retirado. La otra fachada del edificio se prolonga por la calle Candelaria y se trata de una pared ciega, es decir, sin puertas ni ventanas.

Cruzando la calle, en la otra esquina se encuentra el número 17. También con dos fachadas, en este caso la intervención se realizará para corregir defectos como las irregularidades en el alero del tejado por la pérdida del revestido. Esto en lo referente a la parte que da a Imeldo Serís, señalando los técnicos que se produce el mismo problema en la calle Candelaria y recomendando una actuación más intensa que un simple adecentamiento, puesto que en un plazo relativamente corto se volvería a producir el mismo problema al no acometer el problema principal, que entienden los expertos está en la cubierta del edificio.

El ultimo de los inmuebles se ubica también en la calle Cruz Verde, en la que se van a invertir otros 7.339 euros que, en este caso, se destinarán a un remozado de la fachada y de la cubierta que, según reconocen los propios técnicos, es el principal problema del inmueble. Además la carpintería del edificio presenta graves problemas de mantenimiento, falta de tapaluces y cierres, rotura de cristales, así como problemas de oxidación en la cerrajería. Estas primeras actuaciones de mantenimiento de los edificios municipales se ubican todas en el Antiguo Santa Cruz, donde el 70% de los inmuebles se encuentran catalogados con algún tipo de protección debido a que están dentro del casco histórico.