TENERIFE

El Cabildo ofrece fondos para crear reservas marinas en Teno y Anaga

La futura reserva de Anaga abarca unos 24,5 kilómetros, mientras que la de Teno se extiende por unos 23 kilómetros. / DA
La futura reserva de Anaga abarca unos 24,5 kilómetros, mientras que la de Teno se extiende por unos 23 kilómetros. / DA

La isla de Tenerife está a la espera desde hace cinco años de la creación de las reservas marinas de Teno y Anaga, con el fin de salvaguardar la pesca en estos ámbitos. Pese a que el Cabildo trasladó en 2010 esta demanda, tras el acuerdo unánime del pleno de la Corporación insular, el Gobierno central sigue aún sin pronunciarse al respecto.

Con el fin de desbloquear esta situación, el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jesús Morales, mantuvo hace algunos días una reunión en Madrid con el director general de Recursos Pesqueros del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, encuentro al que también acudió el diputado del Partido Popular (PP) Manuel Torres. Entre otros aspectos, durante la reunión el representante del Gobierno insular ofertó colaborar desde el punto de vista económico para impulsar la creación de las citadas reservas marinas.

“Son ya varios años los que llevamos insistiendo en la creación de las reservas, y no solo las demandamos y exigimos, sino que también estaríamos dispuestos a colaborar en la financiación del sistema de vigilancia, junto al Estado y al Gobierno de Canarias, y así lo hemos trasmitido a ambas administraciones”, explicó Morales a este medio. Aseguró que, precisamente, el coste es el principal motivo de la demora, dado que la amplitud de las reserva y, por tanto, la vigilancia es importante. En concreto, Teno abarca unos 23 kilómetros, mientras que en Anaga es de 24,5 kilómetros. El consejero insistió en que los técnicos de las tres administraciones implicadas seguirán analizando los valores y el coste de la declaración con el fin de poder buscar una solución. “Nosotros seguiremos acelerando esta petición, con la idea de que, al menos en un primer momento, se cree la reserva de Anaga”, indicó Jesús Morales.

El pleno del Cabildo aprobó la petición en el año 2010. / DA
El pleno del Cabildo aprobó la petición en el año 2010. / DA

“Desde el Gobierno central nos trasmiten que son ya varios años los que han pasado sin que se haya creado una nueva reserva marina en España, pero entendemos que si todos colaboramos y nos ponemos de acuerdo en su impulso y en buscar fórmulas de financiación, podremos llegar a buen puerto con esta iniciativa, para que sea una realidad cuanto antes”, recalcó.

En este sentido, señaló que la iniciativa, además, cuenta con el respaldo de las cofradías de pescadores y organizaciones conservacionistas del medio ambiente entre otros, “que ven en esta figura una mejora de la situación actual de la pesca”. Aun así, el responsable insular insistió en que esta catalogación “no solo beneficia al sector pesquero profesional, sino que también aporta valor añadido a los centros de buceos y a las excursiones marítimas”. Del mismo modo, recalcó como otra de las ventajas el valor añadido que puede suponer para la Isla a nivel turístico, “convirtiéndose en un reclamo más”.

Morales destaca los beneficios para el sector pesquero y el atractivo turístico añadido

El responsable insular explicó que en los últimos año se ha apreciado en la Isla una sobreexplotación de la pesca, por lo que urgió a la creación de esta herramienta para garantizar la sostenibilidad del sector. Junto a este proyecto, Jesús Morales mencionó que las otras dos prioridades del Cabildo de Tenerife en este ámbito es aumentar la cuota de atún rojo permitida en la Isla, ya que “la consideramos insuficiente”, al igual que la creación de la marca de garantía de pesca artesanal.

A tener en cuenta

-¿Qué son? Las reservas marinas o reservas de recursos pesqueros son espacios a los que se aplica una legislación especial y restrictiva, para disminuir el esfuerzo de pesca en áreas determinadas con un valor potencial pesquero y ecológico, de manera que sirvan como zonas protegidas de reproducción y cría para que pueda darse la recuperación de los recursos.

-Diferentes zonas. La futura reserva está pensada para que zonificando o sectorizando la superficie se generen varias zonas. La primera, denominada de reserva integral, prevé limitar las actividades al máximo y solo se permite realizar acciones científicas controladas, de uso restringido, donde solo se puedan emplear métodos de pesca poco impactantes como el anzuelo y el cordel, así como el submarinismo científico y el deportivo de forma regulada. En el segundo espacio solo se permite la pesca tradicional con métodos tradicionales poco agresivos, la pesca deportiva de caña desde la orilla o a la currica, así como el buceo deportivo controlado. Además, por parte del Cabildo se propone una nueva zona de usos especiales donde se posibilitaría ejercer la pesca deportiva desde embarcaciones de recreo, en determinadas condiciones de acceso y siempre bajo la vigilancia de la inspección de la reserva marina.

-Otras en Canarias. En las Islas, actualmente hay tres reservas: La Palma, La Graciosa y El Hierro. Asimismo, en estas zonas se ha comprobado su efectividad y la recuperación del sector pesquero a lo largo de los años, asegura el Gobierno insular.

-Apoyo a la declaración. Tanto grupos ecologistas y conservacionistas como representantes del sector de la pesca profesional coinciden al reclamar a las autoridades -Gobierno de Canarias y Ejecutivo central- que agilicen la aprobación de las reservas marinas de Tenerife con el fin de garantizar el equilibro medioambiental del litoral de la Isla, regenerar los recursos marinos vivos y acabar con la creciente degradación y contaminación de la costa.