el charco hondo

Camellos

Queridos Reyes Magos, vaya trago, a ver cómo se los cuento. No sé ni por dónde empezar, madre mía. No es que me haya portado mal, qué va, ojalá fuera tan sencillo como otros años. Esta vez la cosa es mucho más grave, como para caerse del camello, y verán que no exagero. Uf, qué duro es esto. Melchor, Gaspar y Baltasar, cómo decirlo. Bueno, voy allá. Queridos Reyes, este año los Reyes Magos saldrán en la cabalgata subidos a unas carrozas. Sí, han leído bien, Sus Majestades no irán en camello. Es como para arrancarse la barba, lo sé. Si es que no han roto la carta, les cuento. Han propuesto, y el Ayuntamiento de Santa Cruz al parecer ha aceptado, que vayan en carroza porque consideran que los camellos sufren mucho con ustedes encima. Tal cual. En carroza porque los camellos sufren con vuestro peso, Majestades. No me extrañaría nada que, enterados de tal dislate, este año decidan pasar de largo, que no paren ni a dejar carbón. No sé si lo que voy a escribir es portarse bien o mal, pero planteo que, ya puestos, Sus Majestades vayan a pie y los camellos encima de las carrozas, descansando. Sepan, Queridos Reyes, que Sandra, del Grupo Animalia, es buena gente, que hace una labor estupenda, lo digo de corazón porque me consta. Pero esto es pasarse cuatro desiertos. Carrozas, qué horror. No conformes con llenar la cabalgata de bobs esponjas, rapunceles, pocahontas y minions, al quitar los camellos reducen el desfile a otro coso infantil. Queridos Reyes, es lamentable, lo sé. Si es que no han tirado ya mi carta, quiero decirles que este año no insistiré con el scalextric, pero sí pido que Animalia proponga, y los ayuntamientos le acepten, que en las romerías los bueyes en vez de tirar vayan encima de las carretas, porque me huelo, vamos, digo yo, que los bueyes sufren más tirando de las carretas que los camellos llevando a tres reyes magos. Esto es todo, que no es poco, uf, qué bochorno. Un abrazo, y buen viaje.