el almendrero de nicolás

La cara oculta del altruismo

Hay personas que viven muy bien aparentando que defienden una causa justa, cuando lo que defienden es su particular forma de vida. El de las víctimas del terrorismo es un tema delicado, pero cuando se falta a la verdad y alguien intenta aprovecharse de ello hay que decirlo clara y abiertamente. El que recientemente el Estado haya condecorado a las supuestas víctimas isleñas del terrorismo del Frente Polisario es mérito de quien no ha dudado en forzar mentiras con tal de salirse con la suya. Tírate al suelo y di que te dio un dolor. No es altruismo, es aproximación a las altas esferas y, en esa maniobra, terminar dando clases en alguna universidad sin tener currículum suficiente y sin presentarse a ninguna convocatoria pública, gracias a un mentor que no podía atender la solicitud de calificar de terroristas a los saharauis combatientes. Cuando se terminó aquel contrato tan discutible, había que volver a marear la batata con la matraquilla de que los polisarios eran terroristas. Al final ahora, y justo en plena campaña electoral, y ya sabemos cómo se las gasta el PP utilizando el terrorismo y a sus víctimas como bandera electoral, el Estado cede al guineo y equipara a los polisarios con ETA y el yihadismo. Cámbate ya.

Pues bien, el que esto escribe recibió muchos palos defendiendo la vuelta de los pescadores canarios secuestrados por el Polisario, recibí palos junto con las madres, esposas e hijas de los marineros detrás del Cabildo grancanario. Cuando los marineros fueron liberados enarbolaron las banderas de la RASD y dijeron que el Gobierno español había colocado a los saharauis y a ellos en el mismo bando. Esa fue la realidad. El Gobierno español provocó una guerra y abandonó a los saharauis y a nuestros pescadores. En todo caso, ese es el único terrorismo que hubo, y lo otro fue una lucha de liberación a todas luces legítima. Nunca se demostró la autoría de algunos ataques a pesqueros, aunque todo indicaba a los servicios secretos marroquíes que intentaron mermar la solidaridad masiva de nuestros conciudadanos con la causa saharaui. El Polisario siempre renunció al terrorismo, eso lo saben hasta en la ONU. Defendieron lo que la justicia internacional les quitó. Nada está demostrado sobre aquellos tristes acontecimientos de los 70, por lo que la criminalización del Polisario alguien se la ha sacado de la manga, y no por altruismo precisamente, sino como una forma de estar en sociedad.