economía

CEOE-Tenerife advierte de la bajada de prestaciones por desempleo y acusa al Estado de dejar “sola” a Canarias

CEOE-Tenerife advierte de que en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 se contempla una bajada del 21,7% en prestaciones por desempleo, lo que tendrá una gran incidencia en las islas donde el 50% de los parados son de larga duración.

Según los datos facilitados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), para el periodo 2009-2015 relativos al número de activos, parados y beneficiarios de prestaciones por desempleo, en Canarias existen 207.900 personas que no tienen prestación por el desempleo y, mientras la tasa de paro ha crecido en unos cuatro puntos porcentuales, tanto para Canarias como para el conjunto del Estado, la tasa de cobertura de prestaciones durante este periodo se mantiene a nivel nacional en el entorno del 50% de los parados.

En cambio, puntualiza la patronal, en Canarias se ha reducido la cobertura en 22 puntos porcentuales, pasando del 60% al 38%. El motivo de la diferencia entre la tasa de cobertura de Canarias y la del Estado es el elevado número de desempleados de larga duración que existe en las islas.

En su mayor parte, se trata de personas que provienen del sector de la construcción, uno de los más afectados por la crisis, con una pérdida de unos 100.000 empleos en Canarias afectados por una menor cualificación.

Además, resalta CEOE-Tenerife, “les cuesta más encontrar un empleo en un sector aún afectado por la crisis y una importante falta de competitividad para acceder al empleo cualificado de otros sectores”.

A la bajada del presupuesto de prestaciones, se suma, a juicio de la patronal, el déficit de inversión per cápita que registra el Estado con Canarias, que se estima en torno a los 2.500 millones de euros en el periodo 2004-2016 al amparo del Régimen Económico y Fiscal (REF).

“El Estado deja a Canarias sola en la búsqueda de soluciones ante la escasa cobertura de prestaciones por desempleo, y a las opciones de buscar un empleo, desembocando en una falta de ingresos de las familias que provoca situación de desmotivación y desesperanza generando una tensión social indeseada”, señala.

Por ello, cree “necesaria” la actuación de Gobierno, empresarios y sindicatos para diseñar medidas encaminadas a revertir la situación del desempleo, tales como mejoras en la cualificación de los trabajadores ocupados y desempleados, la modernización de las Políticas Activas de Empleo y la diversificación económica a través de la concertación social como pieza clave para mejorar la competitividad y lograr una situación social más justa.

Por otro lado, destaca que también es necesario facilitar e impulsar de manera complementaria la actividad económica en el archipiélago destinada a los sectores tradicionales como emergentes.

Para ello, resulta “primordial” contar con un compromiso de efectuar una reforma del sistema de financiación autonómico que tenga en cuenta las particularidades de Canarias y permita una reducción paulatina de la fiscalidad específica de las islas, así como apostar por un presupuesto orientado a la inversión pública productiva que facilite la creación de empleo y*garantice el Estado del Bienestar.

LUCHA CONTRA LA ECONOMÍA SUMERGIDA
Estas medidas para favorecer el empleo, apunta, deben venir acompañadas de la eliminación de gasto público improductivo y la recuperación de la inversión pública, y unos incentivos transversales y sectoriales consensuados con los agentes económicos más representativos de Canarias.

Entre ellos, la patronal destaca la lucha contra la economía sumergida, una mayor política de emprendimiento que ayude a recuperar el tejido empresarial perdido durante la crisis y una profundización en la reforma laboral que aligere los costes de contratación y permita una contratación más estable vinculada a la productividad y al progreso.

Asimismo, ve “urgente” la aprobación de una mejor financiación autonómica que posibilite incrementar las partidas presupuestarias, al tiempo que alerta de que los aspectos económicos del REF “siguen siendo un mero enunciado de intenciones que debería redactarse, aprobarse, y dotar presupuestariamente lo antes posible”.