la columna

La columna de Churchill

Un conflicto para necios
Visto desde estos peñascos atlánticos da algo de pereza intelectual la crisis desatada por el enfrentamiento del nacionalismo español con el catalán. Aburre por lo estéril de un debate en que ambos pueblos pueden perder mucho pero nada van a ganar, ya que hace mucho que se firmó el declive de estas formas estatales con una continua cesión de soberanía a la Unión Europea. Aburre porque es un conflicto ficticio, ideado y ejecutado entre una clase política abyecta por antagónica al servicio público pero inexistente en la calle más allá del peso de la memoria por el agravio franquista o de la lucha empresarial entre las dos principales ciudades del país. Y por último, aburre porque sus protagonistas repelen: tanto Mariano Rajoy como Artur Mas son personajes marcados por la corrupción, que si tuvieran decencia (ellos y quienes les rodean y jalean) habrían abandonado la política hace tanto. Lo decía Espronceda: “Allá mueven feroz guerra ciegos reyes por un palmo más de tierra…”.