deportes

¿Cuál es el límite del cuerpo humano?

Usain Bolt Prueba: 100 metros Registro: 9.58 Fecha: 16 agosto de 2009 Lugar: Mundial de Berlín Dennis Kimetto  Prueba: Maratón Registro: 2:02:57 Fecha: 25 septiembre 2011 Lugar: Mundial de Berlín Javier Sotomayor Prueba: Salto altura Registro: 2.45 metros Fecha: 27 de julio 1993 Lugar: Meeting Salamanca H. Gebrselassie Prueba: Récord de la hora Registro: 21.285 metros Fecha: 26 de junio 2007 Lugar: G. P. de Ostrava Jürgen Schult Prueba: Disco Registro: 74,08 metros Fecha: 6 de junio 1986 Lugar: Neubrandenburg
<
>
H. Gebrselassie Prueba: Récord de la hora Registro: 21.285 metros Fecha: 26 de junio 2007 Lugar: G. P. de Ostrava

Humanos que parecen máquinas. O al menos sus registros. El mundo del atletismo, y en general del deporte de élite, vive en una continua lucha contra el crono y los propios límites del cuerpo. Las exhibiciones de Usain Bolt nos resultan cotidianas, incluso sin llegar a reconocer a las mismas con la dimensión histórica que tienen, pero, ¿hay líneas que no se pueden cruzas?, ¿existen récords que, físicamente, resultarán imposibles de batir? La respuesta no es sencilla.

Año tras año la ciencia permite que los deportistas consigan mejores marcas. Avances técnicos, descubrimientos en lo que a nutrición y técnicas de entrenamientos se refiere y cuestiones sociales han logrado una evolución evidente en el mundo del deporte, como considera Jorge González, licenciado en Educación Física por la Universidad Alfonso X El Sabio y máster en Alto Rendimiento Deportivo por la UCAM: “El mejor ejemplo sería Estados Unidos, donde tienen sistemas de entrenamiento bastante fuertes y reclutan a mucha gente hasta quedarse solo con los que de verdad valen. Tienen una cultura del deporte espectacular gracias a la que invierten mucho en sistemas de entrenamiento y recuperación, que es una de las claves a la hora de poder lograr mejores marcas”.

Pero la controversia es la nota predominante a la hora de dictaminar si, por ejemplo, habrá un humano capaz de bajar de los 9,58 segundos que invirtió en 2009 Usain Bolt en cubrir los 100 metros: “La incertidumbre se centra en los factores fisiológicos y biomecánicos porque existe mucho debate entre científicos. Por ejemplo, si hablamos del caso de Usain Bolt, nadie esperaba que pudiera batir el récord anterior, también suyo, que estaba en 9,69. Su mordida al registro fue brutal. Bolt tiene una zancada muy amplia, no corre tan bien como Asafa Powell, pero ahí están sus récords”.

Porque hay marcas y marcas, incluso récords que parecen de otro planeta, al encontrarse lejos del alcance de prácticamente cualquier atleta del planeta.

Florence Griffith Prueba: 100 metros Registro: 10.49 Fecha: 16 julio de 1988 Lugar: Trials Indianápolis Paula Radcliffe Prueba: Maratón Registro: 2:15:25 Fecha: 14 abril 2003 Lugar: Maratón de Londres S. Kostadinova Prueba: Altura Registro: 2,09 metros Fecha: 30 agosto 1987 Lugar: Mundial de Roma Ann Trason   Prueba: 100 km ruta Registro: 7.00.47 Fecha: 16 septiembre 1995 Lugar: Meeting Winschoten Gabriele Reinsch Prueba: Disco Registro: 76,80 metros Fecha: 9 julio 1988 Lugar: Neubrandenburg
<
>
Florence Griffith Prueba: 100 metros Registro: 10.49 Fecha: 16 julio de 1988 Lugar: Trials Indianápolis

De entre los que perduran en el tiempo, destaca, por ejemplo, el que logró Michael Johnson en Sevilla, en 1999, en los 400 metros. El estadounidense paró el reloj en 43,18 segundos, cuando lograr bajar de los 44 es todo un hito.

Samuel García, campeón de España y de Canarias de esta especialidad, considera ese registro de “otra galaxia” y cree que “pasará mucho tiempo” hasta que alguien pueda superarlo, “si es que sucede algo así”.

Para García, varios factores influyen a la hora de no poder superar determinados récords, entre los que sitúa, como principal, el factor mental: “Puedes entrenar mucho físicamente, pero hay un punto en el que llegas a un límite mentalmente y no puedes entrenar más. Cuando estás luchando por récords mundiales debe de ser increíble la fuerza a nivel psicológico que debes tener para poder soportar tanto la presión, cada vez que lo intentas en las competiciones, como la capacidad de sufrimiento en los entrenos que hay que llevar a cabo jornada tras jornada a la hora de tratar de cumplir un objetivo tan complicado como ese”.

LA SOMBRA DEL DOPAJE
Pero, a la hora de entender por qué perduran en el tiempo algunos récords, es inevitable hablar de dopaje. Cada año los sistemas para detectar irregularidades son mejores, pero los tramposos van siempre por delante.

Puede ser una de las explicaciones para entender el récord de Johnson, el de Grey, en 600 metros conseguido en 1986, o el de Schult, que en el mismo año lanzó el disco a nada más y nada menos que a 74,08 metros.

“No sé si el dopaje tiene algo que ver en esas marcas, quiero creer que no, pero la verdad es que resultan sumamente complicadas poder estar ahí, poder conseguirlas”, señala el propio Samuel García.
Dopaje aparte, la capacidad mental del deportista parece fundamental a la hora de poder trazar nuevos límites para el cuerpo humano, más teniendo en cuenta que en nuestro país muchos de nuestros olímpicos o deportistas de primer nivel no son profesionales: “Un atleta que tiene que dedicarse a otras cosas para sobrevivir es muy complicado que pueda tener el mejor equilibrio a la hora de entrenar y competir. La sobrecarga mental, o emocional, que pueden tener los deportistas por horarios, cuestiones laborales o demás claro que puede afectar, de ahí la importancia que están cobrando los psicólogos deportivos”.
Solo el futuro desvelará si nos llegaremos a parecer más a las máquinas realizando hazañas sobrehumanas o si el límite está más cerca de lo que parece.

LOS EXPERTOS HABLAN
Samuel García. Campeón de España y de Canarias de 400 metros: Uno de los atletas más importantes de Canarias, Samuel García, considera “espectacular” el récord que Michael Johnson logró en Sevilla, en 1999, en los 400 metros, su especialidad. Johnson paró el crono en 43,18, algo a los que solo algunos pocos “se han acercado, pero en condiciones perfectas, por lo que es casi imposible de poder batirlo”. Para García, bajar de los 44 segundos es “algo casi imposible” al alcance de “unos pocos en todo el planeta”, aunque, para él, las “barreras mentales” son incluso más dificultosas que las físicas: “Puedes entrenar mucho y mejorar físicamente, pero hay un punto en el que no puedes entrenar más y que mentalmente llegas a un límite”.

Jorge M. González. Licenciado en Educación Física por la UAX; máster por la UCAM: Para Jorge González, preparador físico y entrenador personal, existen “dos factores determinantes” a la hora de analizar el rendimiento deportivo. El primero iría determinado por las propias vivencias, poniendo ejemplos actuales: “Haile Gebrselassie tenía que recorrer 10 kilómetros al día para ir al colegio y Cristiano Ronaldo creció en un ambiente pobre, todo eso acaba determinando un carácter competitivo y ganador”. La evolución de las ayudas ergogénicas, donde se engloban “todos aquellos factores que facilitan la evolución del rendimiento”, hacen creer en un futuro con más registros batidos: “Los suplementos alimentarios, la tecnología adaptada y los nuevos sistemas de entrenamiento van en esa línea”.

Juan Carlos Ríos. Médico de CB Clarinos y CV Cuesta Piedra:à Médico de dos de los representativos nacionales de nuestra Isla, Ríos tiene clara la importancia del factor mental, incluso por encima de otro tipo de avances en forma de ayudas ergogénicas, especialmente los suplementos deportivos: “No son milagrosas y van destinadas a que el rendimiento del deportista se mantenga durante más tiempo. El mejor ejemplo es la imagen de un tenista comiendo plátanos en mitad de un partido para mantener sus niveles de potasio y evitar lo más posible los calambres”. Según Ríos, este tipo de ayudas deben provocar que el deportista “esté lo más cómodo posible” como gran objetivo.