Economía social

Oficina paro

J. G.

¿Qué es la economía social?

La ley 5/2011 define la economía social como el conjunto de las actividades económicas y empresariales que, en el ámbito privado, llevan a cabo aquellas entidades que persiguen bien el interés colectivo de sus integrantes, bien el interés general económico o social, o ambos.

¿En qué principios se basa?

Las entidades de economía social deben seguir los siguientes principios:

– Primacía de las personas y del fin social sobre el capital.
– Aplicación de los resultados obtenidos al fin social o en función del trabajo aportado.
– Promoción de la solidaridad interna y con la sociedad: compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, y la sostenibilidad.
– Independencia respecto a los poderes públicos.

¿Qué entidades forman parte de ella?

En sentido estricto, las formas jurídicas que forman parte de la economía social son las cooperativas, las sociedades laborales (ya sean anónimas o, más habitualmente, limitadas), las asociaciones, las fundaciones, las mutualidades, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las cofradías de pescadores y las sociedades agrarias de transformación. Por su cantidad, relevancia e implantación, las entidades más características de la economía social son las tres primeras.

Cooperativas

Las cooperativas, regidas por la ley 27/1999, son sociedades constituidas por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para la realización de actividades empresariales encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales, con estructura y funcionamiento democrático. Hace falta un mínimo de tres socios para conformarlas y, a diferencia de otras empresas, no requieren de capital inicial. Tienen la posibilidad de contratar a trabajadores que no sean socios, pero sin superar el 30% del total. Aunque tradicionalmente se asocian a los sectores primario e industrial, pueden desarrollar su labor en cualquier campo de actividad. En España hay 20.258 cooperativas, que dan trabajo a 292.394 personas.

Sociedades laborales

Las sociedades laborales, reguladas desde ayer sábado por la nueva ley 44/2015, son sociedades anónimas o limitadas que cumplen tres requisitos: que la mayoría del capital social sea propiedad de trabajadores de la entidad, que ninguno de los socios aporte más de un tercio del capital social (excepto si la empresa la conforman solo dos socios trabajadores, en cuyo caso el porcentaje puede llegar al 50%) y que la mayor parte del trabajo lo realicen los socios-trabajadores. Requieren un capital mínimo inicial de 3.000 euros en el caso de las de responsabilidad limitada y de 60.000 euros en el caso de las anónimas. Existen un total de 10.828 sociedades laborales en nuestro país, que dan empleo a 10.828 personas.

Asociaciones

Las asociaciones son agrupaciones de personas (un mínimo de tres) constituidas para realizar una actividad colectiva sin ánimo de lucro de forma estable, organizada, democrática e independiente. Se rigen por la ley 1/2002, reguladora del Derecho de Asociación. Las asociaciones que forman parte de la economía social son las que realizan algún tipo de actividad económica. Los excedentes no pueden repartirse entre los socios, sino que han de reinvertirse en los fines de la entidad.