CULTURA

Elfidio Alonso y Los Sabandeños evocan su legado en CajaCanarias

F. P.
Elfidio Alonso. / F. P.

El fundador y director de Los Sabandeños, Elfidio Alonso, repasa hoy en el Espacio Cultural Fundación CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife su trayectoria profesional y la de la legendaria agrupación musical, que este año cumple el 50 aniversario de su fundación. La entrevista será realizada por la periodista tinerfeña Marta Modino, con el acompañamiento musical del dúo formado por Augusto Báez (piano) y Esther Alfonso (voz).

Bajo el título Diálogos desde Sabanda, el encuentro se celebrará a partir de las 20.00 horas, con entrada libre hasta completar el aforo del Espacio Cultural. Junto a un cuidado soporte audiovisual, que transitará por algunos de los momentos más destacados en el medio siglo de recorrido de la Asociación Cultural nacida en Aguere, Elfidio Alonso relatará algunos de los episodios más destacados de su trayectoria profesional, así como de los acaecidos durante el medio siglo de recorrido de Los Sabandeños.

Contará además con la puesta en escena de Esther Alfonso y Augusto Báez, que presentarán un amplio y variado repertorio que abarca piezas que van desde los estándares americanos más clásicos hasta el tango argentino, con la firma y el matiz de los propios artistas. Ambos combinan su trayectoria conjunta con otros proyectos. En el caso de Báez, también forma parte de otras agrupaciones como Morera y López, y ha participado en la grabación de diferentes trabajos con el afamado grupo Taburiente. En el caso de Alfonso, forma parte de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, siendo además violinista y violista clásica.

Nacido en San Cristóbal de La Laguna el 11 de agosto de 1935, Elfidio Alonso se licenció en Derecho y Periodismo por la ULL, de la que más tarde sería profesor de Medios de Comunicación Social. Aunque pertenece al Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife, no ha ejercido esta carrera, figurando como colegiado no ejerciente. Como periodista perteneció a Jornada, La Tarde y, sobre todo, a El Día, donde permaneció 20 años y llegó a ser redactor jefe.