valle de Güímar

La entidad de conservación del Polígono vuelve a estar en el aire

Esta imagen del acuerdo de octubre puede ser echada abajo por la negativa de los empresarios. / DA
Esta imagen del acuerdo de octubre puede ser echada abajo por la negativa de los empresarios. / DA

Un mes después del acuerdo, que se dio por definitivo, firmado en el Cabildo el pasado 8 de octubre para la creación de la Entidad Urbanística de Conservación (EUC) del Polígono Industrial Valle de Güímar, la asamblea de los empresarios de la zona votó en contra del mismo. El acuerdo que fue llevado a la asamblea de los empresarios del Polígono la semana pasada fue firmado, tras una larga reunión de más de cinco horas, por el Cabildo y los tres ayuntamientos propietarios del Polígono desde julio de 2013, cuando se les fue entregado por la Junta Mixta de Compensación, al cumplirse 40 años de entrada en servicio del citado polígono.

Tras aquella reunión, Raquel Malo, la presidenta de la asociación de industriales, no quiso hacer ningún tipo de declaraciones, manifestando que la firma de aquel acuerdo quedaba sujeta a la opinión de la asamblea, que finalmente convocó casi un mes después de aquella jornada que Carlos Alonso, presidente del Cabildo, calificó como “muy positiva”. Los empresarios insisten en que el acuerdo válido es aquel que se logró el 31 de agosto en el propio Cabildo, junto a los ayuntamientos de Candelaria, Arafo y Güímar, acuerdo que finalmente no se plasmó al cambiar, según los empresarios y la alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Castro, algunos de los enunciados, como la duración de la Entidad Urbanística de Conservación -pasaba de cuatro a 20 años- y la obligatoriedad de contratar el agua para el Polígono con las concesionarias de los consistorios (Aqualia) y no con Tagua, la que actualmente es la suministradora de las 200 empresas instaladas en la zona industrial.

El acuerdo de octubre recoge que las cuatro administraciones contribuirán al sostenimiento financiero de la entidad con un límite de 225.000 euros (50.000 euros cada ayuntamiento y 75.000 el Cabildo), una cantidad similar a la que tienen que hacer frente los empresarios. El abastecimiento de agua se realizará a través del pozo de Chiguengue, de propiedad municipal, y el Cabildo se encargará del emisario del polígono. Un acuerdo que, de nuevo, pende de un hilo.