SUCESOS

Un guardia civil de paisano fallece en la TF-5 tras ser arrollado con su moto

El accidente tuvo lugar en la TF-5 a la altura de La Matanza, sentido Santa Cruz. / L@S JARDINER@S El accidente tuvo lugar en la TF-5 a la altura de La Matanza, sentido Santa Cruz. / L@S JARDINER@S
El accidente tuvo lugar en la TF-5 a la altura de La Matanza, sentido Santa Cruz. / L@S JARDINER@S
<
>
El accidente tuvo lugar en la TF-5 a la altura de La Matanza, sentido Santa Cruz. / L@S JARDINER@S

Las carreteras tinerfeñas se vistieron este lunes, 2 de noviembre, de luto con el fallecimiento de un varón de 38 años de edad que resultó arrollado por una furgoneta cuando circulaba en horas de tarde por la autopista del Norte (TF-5) a la altura de La Matanza y en dirección hacia Santa Cruz de Tenerife, en información captada a través de testigos de los hechos y del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 del Gobierno de Canarias. Si ya de por sí el fallecimiento de una persona en accidente de circulación es motivo de profundo pesar, el caso que nos ocupa mueve aún más si cabe a la tristeza dado que se trata de un servidor de la Ley, concretamente de un guardia civil destinado en el Puesto de la capital tinerfeña que se desplazaba libre de servicio en una moto de la marca Ducati de su propiedad.

En cuanto a los detalles del siniestro en sí, reseñar que se produjo minutos antes de las cinco de la tarde de ayer. A la espera de una confirmación oficial, testigos del siniestro apuntan a que el motorista fue golpeado por un turismo que le hizo caer o al menos desviarse al arcén, lugar donde se produjo el trágico impacto con la furgoneta ya que su conductor no pudo esquivar al infortunado.

Como consecuencia del golpe, la Ducati acabó debajo del vehículo y el guardia civil sufrió traumatismos de tal gravedad que le provocaron una parada cardiorespiratoria.

Efectivos del Servicio de Urgencias Canario desplazados al lugar en dos ambulancias, una medicalizada y otra de soporte vital básico, realizaron al afectado maniobras de reanimación cardiopulmonar básicas y avanzadas que lamentablemente no dieron el resultado deseable, confirmándose el el fallecimiento del motorista minutos más tarde.

Compañeros del finado se encargaron de facilitar el trabajo de los restantes servicios de emergencias y de regular en lo posible el tráfico, que se complicó extraordinariamente dado que minutos antes había tenido lugar otro incidente (al parecer un coche averiado) en el sentido contrario. Las retenciones en la zona -en parte provocadas por el efecto mirón-, fueron considerables y se prolongaron hasta diez kilómetros más allá del lugar donde se produjo el siniestro.

Además, la crónica vial de ayer en las vías insulares nos deja a una mujer de 44 años herida con un traumatismo craneal de carácter menos grave tras una colisión entre dos coches registrada en La Laguna, en siniestro que tuvo lugar minutos antes de las nueve y media de la mañana en la TF-2.

Por último, reseñar que una roca de grandes dimensiones cayó anoche a la TF-5, a la altura del punto kilométrico 43, sin que felizmente se registraran daños personales.