Los ‘fantasmas’ reviven el pasado de Aguere