PRESUPUESTOS DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA PARA 2016

El fondo de la PCI crecerá hasta 52 millones, casi el doble que este año

La partida destinada al pago de la Prestación Canaria de Inserción (PCI) ascenderá a 52 millones de euros el próximo año, lo que supone 24 más que en el actual, prácticamente el doble. Así lo ha destacado la consejera de Hacienda del Gobierno canario, Rosa Dávila, en una entrevista concedida a este diario tras la remisión, el viernes, al Parlamento regional, del proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2016.

Dávila explica que las partidas para políticas sociales crecerán 30 millones en el próximo ejercicio, porque “todo el Consejo de Gobierno ha tenido clarísimo que ahora una prioridad absoluta son los servicios sociales”, lo que se traduce en esa mayor dotación para la PCI, y 104 millones para atención a la dependencia, entre otros incrementos presupuestarios.

La consejera asegura que, debido al techo de gasto impuesto por el Gobierno estatal, del 1,8% del presupuesto no financiero, se ha primado consignar esta mayor dotación para la PCI en el presupuesto, y dejar previsto en el texto articulado, pero sin cuantía específica, la recuperación de la paga extraordinaria y adicional de diciembre de 2012 que, por decisión del Ejecutivo de Rajoy, no se abonó en ese ejercicio económico.

“Esa paga extra”, argumenta Dávila, “ se tendrá que pagar, y la vamos a poder pagar, igual que se ha afrontado una parte este año con una ley de crédito extraordinario que tendrá su reflejo en diciembre en las nominas, pero cuantificarla en los Presupuestos de 2016 suponía irnos a un crecimiento única y exclusivamente del capitulo 1”. Una medida, que, según la titular de Hacienda, “no era de recibo ni para este Gobierno ni para los sindicatos, pues acarreaba dejar atrás a la gente que más necesita ayuda, es decir, dejar de dotar la PCI para dotar la paga extra de los funcionarios, lo que además generaba un desgaste a los empleados públicos al que no era necesario someterlos”.

“La deuda no es el problema, sino la prohibición de gastar más”

-Saneamiento. Rosa Dávila asegura que “la deuda publica no es un problema en esta comunidad autónoma, pues es de las más bajas per cápita entre todas las autonomías, al situarse en el 15,1% del PIB para 2016, cuando la media es el 22%, y algunas tienen el 30%, mientras que la deuda del Estado está en el 70%”.

-La inversión pública. Preguntada si un aumento del 3,5% en la inversión es mucho o poco, Dávila insiste en que el Gobierno regional “ha tenido que fijar las prioridades” y admite que le habría gustado “tener más capacidad de gasto para inversiones, que serán de 500 millones, pero tenemos la limitación de gasto por el Gobierno estatal”. En todo caso, los prepuestos de 2016 “coadyuvarán a impulsar a los sectores productivos”, en una economía en la que ya “tira de la inversión privada”.

-Gasto social. Dávila pone de relieve que del incremento del presupuesto de 2016 con respecto a este año, “más del 80%” lo copan las consejerías de Educación, Sanidad y Servicios Sociales, y que estamos ante las cuentas autonómicas “con mayor gasto social desde el inicio de la crisis”. En concreto, en 2016 el 79,3% se destina a Sanidad, Educación, Vivienda y Políticas Sociales, porcentaje que fue del 73% en 2011.

-Financiación autonómica. La consejera denuncia que Canarias es la comunidad peor financiada, al recibir del Estado 215 euros menos por habitante que la media, lo que supone 430 millones menos al año para Sanidad y Educación.

En el texto articulado del proyecto de ley presupuestaria para 2016 se especifica, no obstante, que la devolución de las cuantías pendientes de abonar de esa paga extra “se condicionan al cumplimiento de los requisitos establecidos en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera”. Unos requisitos que, no obstante, cumple de sobra la Comunidad Autónoma. De hecho, el próximo presupuesto regional tendrá un déficit del 0,1%, por lo que Canarias se adelantará un año, 2017, en el objetivo del déficit cero impuesto por Rajoy para 2018.

El caso es que, pese a esta buena salud financiera, el Ejecutivo regional tiene un tope de gasto, por decisión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. “En el Consejo de Política Fiscal y Financiera votamos en contra, porque ya que nuestra economía se está expandiendo -un previsible 3,5% de aumento del PIB este año-, y queríamos crecer con toda la capacidad de recaudación que tenemos, pero el ministro fue absolutamente inflexible”, lamenta Dávila. Recuerda la responsable regional de Hacienda que “desde 2012 Canarias se ha ajustado estrictamente a la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Estabilidad Financiera, y hemos recortado mucho gasto, casi 2.000 millones, y ahora teníamos que crecer con la economía; pero no, el Ministerio da café para todos, 1,8% para todas las autonomías”. A su juicio, “el Ministerio tenía que haber sido sensible, y habernos permitido aumentar el gasto al menos en el 2,8% que crece la economía, porque tenemos ingresos ya para ello, y, de hecho, va a mejorar la recaudación del IGIC el 11%”.

El precio del tabaco subirá el 15% por el impuesto

Una de las dos novedades fiscales de los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2016 es un incremento del Impuesto a las Labores del Tabaco, que necesariamente se traducirá en un encarecimiento del precio de la cajetilla de cigarros, estimado en el 15%.
La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, justifica esta mayor presión fiscal por la necesidad de prevenir el cáncer de pulmón y costear los gastos que supone para la sanidad pública esta patología producida por la adicción al tabaco.

Así, según detalla Dávila, esta alza impositiva implica la subida del tramo del doble específico en el 15% y el precio de referencia el 15%, lo que se repercutirá en el precio de la cajetilla, y permitirá unos ingresos extras de 15 millones de euros para las arcas autonómicas.

“Esa recaudación se destinará a la lucha contra el tabaquismo”, apunta Dávila, quien avanza que “el consejero de Sanidad informará próximamente del gasto por cáncer de pulmón que está suponiendo para la Sanidad”. Subraya la consejera que “en Canarias la cajetilla de tabaco es sustancialmente más barata que en otros lados, y cuesta tanto como una chocolatina”. Un dato alarmante a propósito de esta realidad es que el 18% de los menores de 14 años se inician en el tabaquismo, “por lo que hay que tomar medidas preventivas”.

La otra novedad fiscal es la práctica desaparición del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, bonificado en 2016 con el 99%. Dávila justifica esta exención, que supondrá 29 millones menos de recaudación, en que “más 5.000 familias han tenido que renunciar a sus herencias en Canarias en los últimos años por no poder pagar este impuesto, y esos bienes se los queda el Estado”. Asegura la consejera, frente a quienes se oponen a esta bonificación, que “ los que no pueden pagar este impuesto son sobre todo clases medias y bajas, y solo el 0,8% son contribuyentes con grandes patrimonios”.