ATENTADOS EN PARÍS

Francia cambiará su Constitución para “destruir” a Estado Islámico

Un soldado francés patrulla ante la catedral de Notre Dame, como refuerzo de la vigilancia de las fuerzas de seguridad tras los atentados del viernes en París. / REUTERS
Un soldado francés patrulla ante la catedral de Notre Dame, como refuerzo de la vigilancia de las fuerzas de seguridad tras los atentados del viernes en París. / REUTERS

El presidente de Francia, François Hollande, abogó este lunes, 16 de noviembre, ante los parlamentarios por una reforma constitucional para hacer frente, sin dejar de lado los “valores” y el “estado de derecho”, a la nueva “guerra” terrorista, y ha confirmado que “intensificará” la ofensiva contra Estado Islámico en Siria.

Hollande compareció ante los representantes de las dos cámaras del Parlamento y, tras guardar un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de los atentados de París, pronunció un emocionado discurso que ha comenzado con un término que ya utilizó en sus primeras reacciones: “Francia está en guerra”. Sin embargo, según el mandatario galo, no se trata de un conflicto al uso, sino de un “terrorismo de guerra” que requiere de nuevos marcos legales y de actuación, de tal forma que se pueda “erradicar” la amenaza sin perder de vista los “valores” y el “estado de derecho”. Hollande pidió una prórroga de tres meses del estado de emergencia decretado el viernes y ha anticipado la presentación de una “batería de leyes” que incluya, además, una reforma constitucional. “La Constitución une a todos los ciudadanos, es una regla común”, y ahora “debe dar respuestas” a quienes atentan contra Francia.

“Estamos en guerra, pero esta guerra es de otro tipo, con un nuevo adversario, y tiene que haber un régimen constitucional capaz de gestionarlo”, afirmó, toda vez que ya no se ve comprometido el funcionamiento normal de los poderes públicos ni se trata de una agresión por parte de un Estado extranjero.

 François Hollande. / REUTERS
François Hollande. / REUTERS

El presidente anunció la creación de 10.000 plazas adicionales en la Policía y las Fuerzas Armadas, así como la congelación de cualquier recorte en materia militar “hasta 2019”. Asimismo, ha confirmado 2.500 plazas para administraciones penitenciarias y servicios judiciales y otras mil para aduanas, de tal forma que se pueda “garantizar el control fronterizo” si así se requiere. Hollande apeló a la cláusula de solidaridad con los aliados porque, cuando un Estado “es agredido”, todos los países lo son y anunció que el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, convocará a sus homólogos europeos.

“El terrorismo no va a destruir la República, la República va a destruir el terrorismo. Los actos de guerra del viernes se decidieron y se planificaron en Siria, se organizaron en Bélgica y se perpetraron en nuestro territorio, con complicidad francesa”, subrayó. “Son franceses los que mataron a otros franceses”, dijo. Los terroristas “querían sembrar el miedo para dividirnos aquí y para presionarnos para que no sigamos allí, en Oriente Próximo, luchando contra el terrorismo”, añadió Hollande, que anunció una “intensificación” de los bombardeos en Siria. “No se trata de contener, sino de destruir a Estado Islámico”, remachó.

El presidente ruso, Vladimir Putin, denunció que 40 países están financiando a Estado Islámico, entre ellos algunos miembros del G20, y reiteró la voluntad de Rusia de crear una coalición que acabe con el grupo terrorista, más ahora tras los atentados de París. Para Putin, la prioridad debe ser primero acabar con EI y luego hablar de reformas en Siria. Por su parte, e l presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró que hay que luchar todos juntos contra el Estado Islámico y que la prioridad es resolver el “problema” de Siria. Eso sí, no aclaró si España se sumaría a una intervención militar en el país árabe sino que indicó que se debe hacer un “esfuerzo diplomático” para que este asunto no se “enquiste”.

<
>

Canarias se une al minuto de silencio por la masacre en París

Las instituciones públicas del Archipiélago continúan mostrando su repulsa por los atentados terroristas de la capital francesa y su solidaridad con las víctimas. Este 16 de noviembre, en el consulado de Francia ubicado en Tenerife unas 200 personas se sumaron al minuto de silencio, y también hubo actos similares ante el Parlamento de Canarias, el Cabildo tinerfeño y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, como muestras estas imágenes. Otros consistorios del Archipiélago hicieron lo propio ayer y en el pasado fin de semana, en señal de duelo por una barbarie que ha costado la vida a 134 personas./ FRAN PALLERO / GERARD ZENOU / DA