el charco hondo

Guitarra

Cuentan, quienes sí saben de guitarras, que afinarlas es una tarea complicada. Si las cuerdas no dan la nota como deben, se acabó. Que una guitarra o discurso suenen bien depende de esa tarea preliminar. En ambos casos -guitarra o discurso- es imprescindible saber identificar con acierto las clavijas, girarlas en la dirección correcta, bajar o subir el tono como hizo ayer, en el Foro Premium del Atlántico, José Manuel Soria. Dejando en el arcén de la autopista las filias o fobias que el PP genere a cada cual, cabe reconocer que los populares llegan a la campaña electoral con la guitarra adecuadamente afinada. Se puede compartir o no su propuesta, pero ayer supimos que han construido un buen relato, que les suena bien. Cinco minutos dedicó el ministro a reconocer que el PP se ha equivocado al menos tres veces (corrupción, impuestos y alejamiento de la calle). No improvisó. Saben en el PP que arrancar una intervención admitiendo errores o equivocaciones otorga más verosimilitud al todo y, además, permite un tono más afable ahora que las encuestas dicen que la soberbia está penalizada. Consta al PP que el estado de excepción que respira Europa fortalece electoralmente a Rajoy -está gestionándolo con inteligencia- y que como Gobierno deben quitar hierro al indiscutible efecto que la amenaza terrorista tendrá en las urnas. Prueba de que el PP ha llegado a diciembre con la lección aprendida es que, en su hilo conductor económico-social, el ministro remató cada idea-fuerza con toneladas de pedagogía para borrar el negativo de cada foto. Ayer, en el Foro Premium del Atlántico, Soria nos adelantó con detalle cuál será el relato del PP de aquí al veinte de diciembre. Han identificado bien las clavijas. Han girado en la dirección que más les beneficia. Han dado con el tono. Las cuerdas dan la nota que les interesa. Guste o no guste su repertorio, de un análisis electoral desapasionado cabe concluir que la guitarra del PP, que su discurso de campaña, les suena bien.