CANDELARIA

El ilustrador Luis Fierro, condenado por coacciones en el caso Cómic Guanche

Autorretrato guanche de Luis Fierro./ DA
Autorretrato guanche de Luis Fierro./ DA

El ilustrador Luis Eduardo Fierro González ha sido condenado en sentencia firme por una falta de coacciones contra Enrique Ramos Palmero, coordinador y guionista de la serie de tebeos Colección de Guanches, habiendo sido condenado con anterioridad por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Güímar, al tratar de chantajear al entonces alcalde de Candelaria, si bien ganó un pleito al Ayuntamiento -pendiente de recurso-, que tendrá que pagarle 1.411 euros por trabajar cinco meses sin contrato. En esta ocasión, Fierro ha sido condenado en el juicio de faltas 360/14 por el Juzgado de Instrucción Número 4 de La Laguna; la sentencia fue recurrida por el condenado, sin embargo fue desestimada por la Audiencia Provincial, que confirmó la condena impuesta.

En la sentencia dictada se considera probado que Fierro trató de extorsionar a Ramos, enviándole mensajes en los que le reclamaba dinero bajo amenaza, con afirmaciones tales como que “iba a ir a por todas, sin importarle las consecuencias y que lo iba a soltar todo si no le daban lo que le correspondía”. El propio condenado reconoció haber enviado dichos mensajes, tratando de justificar que eran simples advertencias al señor Ramos; sin embargo su señoría estimó que “de las expresiones empleadas, no cabe duda a esta juzgadora que la intención que perseguía el señor Fierro era conseguir dinero (…). En consecuencia, con tales ‘advertencias’ pretendía obligar al señor Ramos a darle dinero”.

En cualquier caso, hasta la fecha no hay constancia de denuncia ni de proceso penal abierto contra Enrique Ramos, tal y como repetidas veces ha manifestado Luis Fierro.

Se da la circunstancia de que Fierro envió un tercer mensaje extorsionador a Enrique Ramos, exigiéndole una cantidad de dinero, pero tales hechos habían prescrito cuando se presentó la denuncia. Habiéndose dictado el auto de firmeza, el ahora condenado deberá abonar una multa de 120 euros o si no será embargado. En caso de declararse insolvente deberá responder con pena de siete días de prisión.