POLIDEPORTIVO

Jonay Risco contra la máquina

Risco, en el pesaje de su combate ante Souwer. / SERGIO MÉNDEZ
Risco, en el pesaje de su combate ante Souwer. / SERGIO MÉNDEZ

Se va apagando 2015 y con él se va el año más exitoso en la todavía corta carrera de Jonay Risco. El fajador de San Miguel todavía tiene un reto importante antes de decir adiós a los 365 días más importantes de su trayectoria en lo que a actividad, victorias y repercusión se refiere.

El día 12 de diciembre cerrará la temporada. Será en una gran velada organizada por Moisés Ruibal en la que Maikel García optará a su primer cinturón como profesional, el Campeonato de España, en el que se medirá con Jairo Díaz.

En el respaldo de ese gran combate estará Jonay Risco que se verá las caras con The Machine William Diender. El experimentado púgil holandés, con 101 combates en su trayectoria profesional y 63 victorias, será un invitado muy especial y de muy buen nivel para seguir creciendo.

“Diender es un viejo conocido, un tío muy fuerte, un guerrero, le gusta la guerra, le gusta mi estilo de pelea y creo que a mí me va bien su estilo”, aseguraba ayer el doble campeón mundial que vaticinaba que el duelo “será un gran espectáculo”.

El combate contra Diender estuvo cerca de darse en 2012. Entonces el holandés se lesionó y su lugar en el cartel del It’s Showtime lo ocupó la otra máquina, Andy Ristie, la gran espina clavada en el corazón de Risco.

Centrado en su compromiso del próximo mes, el tinerfeño considera que “será una gran pelea, como un choque de trenes” en el que, como siempre, “voy a darlo todo”. De esta forma, el mejor pesio medio nacional del momento está centrado exclusivamente en su compromiso del día 12, ya llegará el momento de pensar en lo que le viene a comienzos de 2016 cuando se mida a dos de los mejores pesos medianos del momento a nivel mundial, el marroquí Nordin Ben Moh. En esa división, la Primera dentro del kickboxing mundial, ya está instalado Risco y ahí Ben Moh mete miedo. Pocos son los que quieren cruzarse con él debido a la potencia de sus puños y al altísimo ritmo que imprime en los combates.

Risco no huirá de él, ha aceptado el reto antes de afrontar el segundo, el siguiente, el Campeonato del Mundo Enfusion dentro de la categoría de menos de 72,5 kilos frente al turco Tayfun Ozcan. Otro combate en la categoría All Stars.

De momento, el de San Miguel se centra en Diender. “El día 12 será un veladón”, considera Risco, que asegura que tanto él como el resto de sus compañeros en el equipo Moi Rui están preparados para cualquier reto que se presente. “Me considero un peleador que entreno siempre a tope, sea cual sea el rival, y esta vez no es diferente”, argumenta un Risco que desvela que “estamos entrenando todos muy duro, tenemos un equipazo en el gimnasio, todos pelean y estamos muy fuertes”.

Para el combate frente a Diender “no habrá nada diferente”, aunque sí tratará de “intentar corregir los errores de las anteriores, intentar no quedarnos tanto” y buscar los puntos débiles del holandés. “Trabajarle abajo, allí es donde es más blando porque arriba es casi imposible de tirarlo”, concluye.