leolandia

José Alberto Díaz, a un paso de la dimisión; ¿Y Flora Marrero, menos Flora y más florero?

Queda ya lejano el día del Foro Premium del grupo empresarial de este periódico y sólo constatar el éxito. Vaya poder de convocatoria. Y luego la fiesta de Mírame TV y su encendido regional. Todo el mundo le pregunta a Artiles: “¿Y de dónde sacas las perras, Manolo?”. Manolo calla. Consiguió hasta que Paulino, su gran masacrado, le enviara un mensaje filmado. Eso demuestra la bonhomía de Rivero. Artiles no va a tener otro remedio que llamarlo y darle alguna explicación.

Me dice José María Chaves, el dueño de El Gato Negro, la administración de loterías más emblemática de la Isla, que las ventas han subido bastante estas Navidades. Ha confeccionado un disfraz de astronauta para felicitar a sus clientes, con su cara. Hombre, no es Matt Damon, pero vale. Original sí que me parece.

Fui a ver Ocho apellidos catalanes. Si quieren, no vayan. Nada que ver con la primera parte de la parte contratante. Nunca segundas partes fueron muy buenas. No te aburres, pero los golpes no son los mismos. Una cosa buena: genial Karra Elejalde. Y la fotografía, excelente. El asunto está agotado.

Comida en el Sur, en La Vieja, con unos amigos que no quieren ser nombrados. Hay que ver cómo está el Sur. Barceló va a explotar un nuevo hotel impresionante en San Eugenio. Y han inaugurado una villa de ensueño en el hotel Villa María, uno de los mejores -si no el mejor- de Canarias. Precioso establecimiento, también en San Eugenio. Vaya desarrollo más interesante el de esta zona, con campos de golf, hoteles de cinco estrellas y lugares de ocio y comerciales. Pronto habrá una sorpresa en forma de golf. Permanezcan atentos a la pantalla. Bueno, en este caso al papel.

Vuelven los rusos, tras lo de Sharm El Sheikh y lo de Turquía. Tenerife recuperará ese turismo que tan bien nos viene. Que les pregunten a El Corte Inglés o a la cadena Ideal.

La Laguna, monamour. Otro pleno en el que el alcalde Díaz pierde un par de votaciones y recibe la reprimenda de la oposición. Me da que este chico va a durar ahí lo que un dulce en la puerta de un colegio. Ya se habla de dimisión, tras los comicios de diciembre. Si tuviera dignidad se mandaría a mudar porque él no puede controlar a la corporación. Abreu (PSOE) le está haciendo la pirula con cuentagotas, pero implacable. No le firma nada. Eso sí, sigue siendo muy culichichi, tal y como se le vio en la visita, con genuflexión incluida, a la sede de un medio. Y después de Díaz, ¿quien? ¿Flora Marrero, que más que Flora es florero? Me ha salido un pareado. ¿Cómo va a aprobar La Laguna los presupuestos, que ni siquiera se han planteado? Alarcó sigue sin poder pagar las deudas de las municipales, su partido no le da un puto duro y a pesar de eso va a ser el senador más votado. Y Ana Oramas anda por ahí, con su mesa plegable y su canesú, prometiendo cosas que a lo mejor no va a poder cumplir porque puede que no salga, sobre todo si Ciudadanos coloca a su diputado al Congreso. No hay mítines sino minimítines, tampoco hay campaña y faltan 20 días para las elecciones. Qué cosa más rara, no existe entusiasmo en la gente, como si no se fueran a celebrar votaciones tan importantes. En fin.

Funcionan la reducción de Pedro Ximénez, los maridajes y todas esas zarandajas y ridiculeces del lenguaje gastronómico: le han dado una estrella Michelin a otro restaurante de Playa/Puerto Santiago. Oiga, ya tenemos varios distinguidos por Michelin aunque, si les digo la verdad, a mí me gustan mucho Los Limoneros y el Magnolia portuense. Son dos clásicos, pides lo que quieras y te lo ponen. Angulas, no: 120 euros la ración en el primero de los citados. Joder, vaya maridaje.

Una hora de Black Friday el viernes/noche vació los comercios de electrónica. La gente anda ávida por llevárselo todo. A mí, como decía Peter Sellers en la película Bienvenido Mr. Chance, me gusta mirar. No entro. Prefiero reservar mis escasos posibles para la Navidad. Y esa fue la semana, que no estuvo tan mal.