ECONOMÍA

El negocio redondo del fútbol

129.000 euros es el mínimo que cobrarán este año los futbolistas de Primera División, 14 veces el salario mínimo interprofesional y muy alejados de los 64.500 euros que ingresarán los profesionales de Segunda División
129.000 euros es el mínimo que cobrarán este año los futbolistas de Primera División, 14 veces el salario mínimo interprofesional y muy alejados de los 64.500 euros que ingresarán los profesionales de Segunda División
El fútbol es el deporte rey de España. De esto no hay duda. No solo por la cantidad de dinero que genera, sino porque además es un espectáculo que moviliza a millones de personas. Las cifras que se mueven alrededor de este deporte son escalofriantes. Por ejemplo: el fútbol profesional es el 1,7% del Producto Interior Bruto (PIB) español. A día de hoy, es considerado la decimoséptima economía mundial, por encima de países como Suiza o Bélgica. El volumen medio anual de empleo vinculado al deporte ascendió en 2014 a más de 189.000 personas, lo que supone en términos relativos el 1,1% del empleo total. Aporta más 9.000 millones de euros a la economía, sin contar con el verdadero motor de esta industria: los derechos de televisión y publicidad, las entradas y el merchandising, como por ejemplo, la venta de camisetas de las grandes estrellas, que supone una auténtica fuente de ingresos para los grandes clubes.

Lo que está claro es que estos datos, que aparecen en el anuario de estadísticas deportivas de 2015 del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, revelan que la crisis ha pasado de refilón por este sector que apenas se ha visto afectado por las inclemencias económicas. Es más, España es el segundo país más caro del mundo para ver el fútbol en los estadios.

189.000
es el número de empleos vinculados a esta práctica deportiva en 2014, lo que supone en términos relativos el 1,1% del empleo total

Según un estudio realizado por GoEuro y Onefootball, una entrada en los estadios españoles cuesta de media unos 70 euros por persona y partido. Unos cuatro euros más caro que en Inglaterra, donde una entrada se paga a 74,04 euros. El tercer país más caro es Italia con 69 euros por partido. Este estudio justifica en cierta forma este encarecimiento porque la Liga Española es considerada de las mejores del mundo. Es por ello que los españoles no escatiman a la hora de gastar en deporte. Según el anuario, el gasto de los hogares vinculados al deporte en el año 2013, en plena crisis económica, ascendió a 4.257,9 millones de euros, cifra que supone un ascenso interanual del 2,4% y que representa el 0,9% del gasto total en bienes y servicios realizados por los hogares. El gasto medio por hogar se situó en 233,8 euros y el gasto medio por persona en 92,3 euros. En el caso de Canarias, este gasto superó, en 2013, los 123 millones de euros, una cifra inferior a la del año 2012, donde se destinaron 140 millones al gasto deportivo. El gasto medio de los canarios por hogar fue de 153,8 euros, de los más bajos del país, junto con Extremadura, y por persona, 59 euros.

Pero ¿qué es lo que tiene este deporte que hace que cada fin de semana se disputen en España más de 30.000 partidos oficiales? ¿Qué es lo que lo diferencia de otros deportes, como la natación o el tenis? Lo dijo la nadadora Mireia Belmonte hace unos años: “Soy la primera mujer en bajar de los ocho minutos en la historia de la natación, pero es más importante el rumor de un fichaje o el corte de pelo de Sergio Ramos”. Lo cierto es que la natación no mueve millones ni supone un espectáculo de masas como el fútbol.

Según el anuario de estadísticas deportivas, en España hay un total de 12.879 campos de fútbol. Cataluña encabeza la lista con 2.031, seguida de Andalucía con 1.893. En el otro extremo están Ceuta y Melilla con tan solo 6 cada una.

153,8 euros
es el gasto medio de los canarios por hogar en 2013, de los más bajos del país, junto con Extremadura; el gasto medio por canario ascendió, en el mismo año, a 59 euros

Canarias, por ejemplo, dispone de 396 campos. No es de las comunidades que más instalaciones deportivas tiene. Se encuentra en la mitad de la tabla, pero lo cierto es que nos encontramos con cifras curiosas. Según el listado de la Federación Interinsular de Fútbol de Santa Cruz de Tenerife, en la provincia hay 170 campos, de los cuales 135 están en Tenerife, 21 en La Palma, 8 en La Gomera y 6 en El Hierro. Solo en el municipio de Santa Cruz hay 31 campos de fútbol donde se juegan partidos de ligas menores e infantiles. En La Laguna hay 34, en Los Realejos 6 y en municipios pequeños como Vilaflor hay 3.

Los valores inherentes al deporte como el sacrificio, el esfuerzo, la superación personal o la conciencia de equipo son virtudes que han pasado a un segundo plano en un deporte donde el espectáculo y la popularidad están por encima. La Fundación Marcet alerta, en este sentido, del peligro que supone, especialmente para los menores, lanzar la idea de que “todos los futbolistas llegan a cobrar lo que cobran las grandes estrellas”. Un espíritu que, en la mayoría de los casos, es incentivado por los propios padres, que ven en sus hijos al propio Messi o Ronaldo.

170
es el número de campos que hay en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, de los cuales 135 están en la isla de Tenerife, 21 en La Palma, 8 en La Gomera y 6 en El Hierro. Solo en el municipio de Santa Cruz de Tenerife hay 31 instalaciones

Este año, según la Fundación Marcet, los futbolistas de Primera División cobrarán un mínimo de 129.000 euros, 14 veces el salario mínimo interprofesional. Los de Segunda División cobrarán un máximo de 64.500, de acuerdo con el convenio colectivo que regula el sector, y en Segunda División A, el salario mínimo será de 3.335 euros al mes y un monto anual de 46.690 euros. Es evidente, que con estos sueldos millonarios a los clubes no les salgan las cuentas. Así, según datos del propio Gobierno, la deuda de estos clubes con Hacienda superaba los 750 millones de euros en 2012. La benevolencia del Estado a la hora de pagar estas deudas es directamente proporcional al coste político que habría que asumir al cerrar o multar un club. O la misma que supondría relegar al Barcelona de la Liga española ahora que Cataluña quiere ser independiente.

Las garras de la industria futbolística llegan incluso al sector servicios. Según el anuario, en 2013 los españoles realizaron 2.863.000 viajes principalmente vinculados con el deporte, cifra que supone el 3,6% del total de viajes realizados por ocio, recreo o vacaciones. El gasto asociado a estos viajes fue de 583,1 millones de euros. Otra cifra más que demuestra la rentabilidad de este negocio ajeno a la crisis económica.