tribuna

‘Néstor, la fuerza y el reposo’

En la Fundación Cristino de Vera de La Laguna, se exhibe la exposición titulada La fuerza y el reposo, sobre la figura del gran pintor Néstor Martín Fernández de la Torre. Interesante por la calidad de los óleos que de este artista podemos ver, así como de algunos dibujos. En estos trabajos la delicadeza expresiva de las mujeres ataviadas con los ricos ropajes de la época, muchos de ellos modelos de su creación. Néstor era un artista de los pies a la cabeza. Tan pronto pintaba como hacía unos grandes decorados para una ópera en Madrid o para cualquier drama o espectáculo que requirieran su colaboración.

En esta exposición podemos ver un boceto en técnica mixta del Poema de la Tierra, al igual que el célebre óleo titulado Maja de la colección Lareinuam
S. L. que ocupa el lugar central de la sala. Mujer de los años treinta, con lujoso vestido negro de fina tela, moaré o terciopelo, sobre su cabeza la mantilla española y un ramo de flores, calas blancas. Cuadro de Néstor que hay que detenerse en él y examinar hasta los más mínimos detalles, ver los zapatos picudos de la dama, la colocación de las manos, el niño y la mujer que piden limosna bajo un árbol.

Otro de sus óleos, titulado Mantones, derrocha arte y color, grupo de mujeres con los hermosos mantones de Manila que se usaban en las fiestas y romerías al más puro estilo madrileño. Los verdes y ocres sobresalen en las protagonistas, así como los peinados de la época. En cuanto a los desnudos ocupan un lugar principal el titulado Aguadoras de Arguineguin, dos mujeres llevando sobre sus cabezas las cacharras de agua para su casa. Cuadro muy famoso que conocíamos de otras exposiciones. En Tenerife podemos decir que tenemos una de las principales obras de Néstor; los murales del salón principal del Real Casino de Tenerife. Todo su saber de artista lo dejó allí plasmado. Los forzudos canarios que llevan a hombros un barco de pesca; el camello con las campesinas; la cerámica típica, los cestos para la recogida de las frutas; la variedad de cactus que aparecen a lo largo de la obra; las ropas blancas de los pescadores… Un alarde de arte y sabiduría pictórica. Decía Néstor: ¿qué debe ser la pintura?, su respuesta era: “La determinación de un sentimiento íntimo en la más absoluta apariencia sensible”. Frase que hemos querido recoger del tríptico publicado a propósito de esta exposición, en la revista Por esos mundos, Madrid, 1 de abril de 1914.

Siguiendo a la publicidad sobre esta exposición de la Fundación CajaCanarias, Néstor, la fuerza y el reposo, podemos admirar unas veinte obras entre pinturas y dibujos, que nos sumergen en el universo poético del pintor a través de un recorrido por algunos de sus géneros más preciados, retrato, mitología, casticismo, en las que descubrimos su trabajo minucioso en los estudios de la naturaleza, así como la sensualidad desbordante de la figura humana en los bocetos del inconcluso Poema de la Tierra.
Esta exposición se puede visitar hasta el 31 de enero de 2016.