JUSTICIA

Niederleytner y Santos comandarán el colegio de abogados tinerfeño

José Manuel Niederleytner
En primer plano, José Manuel Niederleytner y Mila Pacheco, dos de los grandes triunfadores en las urnas. / DA

Una apretadísima votación en la que el Decanato del Colegio de abogados tinerfeño se decidió por apenas cuatro papeletas ha provocado una bicefalía en la institución que defiende los derechos de los letrados por estos lares, al punto que los dos máximos representantes, José Manuel Niederleytner y Freddy Santos, se presentaron por candidaturas diferentes. Ello es posible gracias a que, en un ejercicio democrático más avanzado del que se estila en la política española, las listas son abiertas, de tal modo que se vota uno por uno todos los cargos.

Sin duda el gran triunfador de la noche es Niederleytner, que logró derrotar a José Luis Sánchez Parodi por apenas cuatro papeletas (ocho votos en total ya que las de los ejercientes valen doble) gracias fundamentalmente a dos factores: la ventaja que obtuvo en las urnas abiertas en las delegaciones del norte y el sur de la Isla y la gran participación, que se aproximó a los 1.600 abogados. En concreto ejercieron su derecho 1.582 de los 3.700 colegiados. La tercera en discordia, Marlene Martín, logró un respaldo apreciable pero insuficiente para dar la batalla.

Si bien Sánchez Parodi siempre fue considerado como el favorito para estas elecciones dada su condición de vicedecano y el amplísimo respaldo que recibió en los anteriores comicios, Niederleytner era un rival temible que auguraba un estrecho resultado como así ha sido. Precisamente, esa escasa diferencia y las listas abiertas ha provocado que tres de los candidatos de Parodi resultasen finalmente elegidos. Así, el ya citado Freddy Santos será el nuevo vicedecano, mientras que Ramón Darias y Martín Orozco serán vocales.

Durante la campaña electoral, Niederleytner destacó la necesidad de mejorar las condiciones de sus compañeros del turno de oficio, así como apostar por una mayor implicación del colegio en la sociedad y colaborar en lo posible para una mejora general de la administración de Justicia.

Para el ahora decano, cuyo lema de campaña fue El colegio que tú quieres, esa dignificación de la profesión es necesaria porque “muchos compañeros se sienten maltratados por distintas causas”, entre las que puso como ejemplo el retraso injustificado en la celebración de vistas. En realidad, este asunto entronca directamente con la apuesta para colaborar en la mejora del funcionamiento de los juzgados. En este sentido, Niederleytner entiende que es fundamental que, por una parte, los representantes colegiales se reúnan periódicamente con los presidentes de la Audiencia para plantear las reivindicaciones del colectivo. Por otro, considera fundamental que el actual servicio central de notificaciones se implante en partidos judiciales como el de Arona o La Laguna.

Imagen del recuento, ayer en Santa Cruz de Tenerife. / DA
Imagen del recuento, ayer en Santa Cruz de Tenerife. / DA

“Nosotros es que somos de letras”

Un comentario socarrón hizo sonreír en la madrugada del pasado viernes al sábado a muchos de los que esperaban el resultado de las elecciones para el Colegio de Abogados tinerfeño, que engloba además a los letrados de El Hierro y La Gomera.

“Nosotros es que somos de letras”, bromeaba un letrado en las redes sociales cuando el escrutinio, cuya final se preveía cercano a las once de la noche, se prolongaba tanto que el resultado final no llegó hasta que las manecillas habían superado las tres y media de la madrugada. Semejante retraso se debió a tres factores. Por un lado la enorme participación, por otro la complejidad del sistema electoral (se puede votar individualmente a todos los puestos y el voto de los abogados ejercientes vale el doble que el de los no ejercientes) y, claro está, lo reñido del resultado. La tensión que se vivió por momentos cuando sólo restaba por computar los votos mixtos (aquellos en que se cruzan las preferencias entre distintas candidaturas) no fue óbice para que, al final, tanto José Luis Sánchez Parodi como Marlene Martín felicitaran debidamente a José Manuel Niederleytner.

Atrás quedó una sesión extenuante que tuvo como escenario la sede capitalina en la que, por muy de letras que sean, se revisó papeleta por papeleta de forma escrupulosa y en la que el ahora decano logró mantener, aunque por tan escasa renta, la ventaja que obtuvo en las sedes del Norte y el Sur.