internacional

El número de muertos en atentados aumentó un 80% a nivel mundial en 2014 respecto al año anterior

El número de muertos registrados en 2014 a causa de atentados terroristas se incrementó un 80 por ciento a nivel mundial en 2014 respecto al año anterior, con un total de 32.658 víctimas, según revela el Índice Global sobre Terrorismo.

El informe apunta que, si bien el 78 por ciento de los atentados se concentra en cinco países –Pakistán, Nigeria, Afganistán, Siria e Irak-, el terrorismo está afectando cada vez a más naciones, con más países registrando ataques y muertes que anteriormente.

El Índice Global sobre Terrorismo ha apuntado a un “incremento dramático” del terrorismo durante los últimos 15 años, con nueve veces más muertos en 2014 que en el año 2000.

Asimismo, ha apuntado que los grupos terroristas Estado Islámico y Boko Haram -que ha jurado recientemente lealtad a la formación yihadista- son responsables del 51 por ciento de las muertes en atentados durante el año pasado.

Irak sigue siendo el país más afectado por el terrorismo, con 9.929 muertes, la cifra más alta registrada en la historia para un único país. Nigeria ha registrado el mayor incremento anual, con 7.512 muertes, cifra que supone un 300 por ciento más que en 2013.

Por otra parte, el número de países que ha registrado más de 500 muertes por terrorismo ha aumentado a once, respecto a los cinco de 2013. Los seis nuevos países en la lista son Somalia, Ucrania, Yemen, República Centroafricana (RCA), Sudán del Sur y Camerún.

El informe ha detallado que Ucrania ha entrado en la lista debido al derribo de un avión de Malaysia Airlines en el este del país, suceso que se saldó con la muerte de 289 personas.

Además, ha resaltado que, excluyendo los ataques del 11-S en Estados Unidos, desde el año 2000 únicamente el 0,5 por ciento de las muertes en atentados terroristas han tenido lugar en países occidentales.

En este sentido, ha detallado que el 70 por ciento de estas víctimas desde 2006 han sido a manos de ‘lobos solitarios’, una mezcla de extremistas políticos, nacionalistas, religiosos, supremacistas blancos y, en menor medida, fundamentalistas islamistas.

Por último, ha apuntado al impacto económico del terrorismo, señalando que en 2014 provocó un coste global de 52.900 millones de dólares (unos 49.740 millones de euros). Diez de los once países más afectados por el terrorismo tienen también las tasas más altas de refugiados y desplazados internos.