política

El Parlamento busca un mensaje de unidad contra el rupturismo

Un momento de la segunda jornada del pleno de esta semana en el Parlamento de Canarias. | SERGIO MÉNDEZ
Un momento de la segunda jornada del pleno de esta semana en el Parlamento de Canarias. | SERGIO MÉNDEZ

Al contrario que en Cataluña, donde una sediciosa mayoría minoritaria ha zarandeado los principios fundamentales de la convivencia, el Parlamento de Canarias busca el consenso para transmitir a la sociedad un inequívoco mensaje de unidad en torno a la Constitución y, por ende, al Estado de derecho.

Hasta anoche estaban los portavoces corriendo por los pasillos persiguiendo la unanimidad. Ya por la mañana, Australia Navarro comunicó el aplazamiento de la proposición no de ley (PNL) que había registrado el PP en defensa de la “cohesión de España”. Los grupos Nacionalista y Socialista plantearon alguna enmienda y Nueva Canarias trasladó la idea de una declaración institucional. Otra solución sería una propuesta de resolución. Quedaron para el próximo pleno. A día de hoy, Podemos se inclina por la abstención y la Agrupación Socialista Gomera secunda el entendimiento.

Aunque este punto se cayó del orden del día, el DIARIO habló con los seis portavoces acerca de este asunto. Navarro comentó que no hubo ninguna fricción por culpa del texto. “Es una cuestión de matices”, precisó la representante del Grupo Popular. “Se trata de poner en valor la unidad de España y el sometimiento al Estado de derecho. No creo que haya mucha gente que disienta del espíritu de la Constitución. Nos parece lógico que los otros grupos quieran incluir sus aportaciones y nosotros tendemos la mano. Celebraremos que enriquezcan la redacción”.

En cuanto a los recelos por una supuesta utilización electoralista de la iniciativa, Navarro lo negó con rotundidad: “El escrito está fechado en septiembre [mucho antes de la aprobación por parte del Legislativo catalán del inicio del denominado proceso de desconexión]. Sí estamos convencidos de que es oportuno reafirmar en este momento nuestro compromiso y responsabilidad con el ordenamiento jurídico”.
Por el Grupo Nacionalista (CC-PNC), José Miguel Ruano aplaudió la decisión del PP y se ofreció a colaborar en pro de la confluencia de sensibilidades. “Básicamente, nuestra postura es que rechazamos claramente la deriva que se ha producido Cataluña y que el marco autonómico todavía tiene posibilidades de desarrollarse. Es posible introducir reformas en la Constitución que propicien un encaje perfectamente diferenciado de aquellas comunidades con hechos singulares concretos: en el caso de Canarias, todo lo derivado de la lejanía y la insularidad, y en el catalán, sus particularidades culturales, lingüísticas e incluso económicas. Por lo tanto, esa es la vía”. En este escenario tan “complicado” y resbaladizo, Ruano aconseja andar con pies de plomo, que los distintos criterios sobre el modelo de la organización territorial del Estado no se interpongan en el camino.

“No siempre el concepto de la unidad de España y la pluralidad de los pueblos que la componen es compartido en su integridad por todas las fuerzas políticas”, apunta el socialista Iñaki Lavandera. Sin pretender “impartir doctrina con dogmas de fe”, el PSOE propugna una modificación de la Carta Magna que, por ejemplo, refuerce el Estado de las autonomías desde una perspectiva federal. “Diálogo y política, no solo la aplicación de la ley”, sentenció Lavandera.

Noemí Santana, de Podemos, incidió en el “derecho a decidir” al tiempo que renegó de la “guerra de escaños”. A su modo de ver, la llave del candado está en las urnas. “Creemos en un Estado plurinacional en el que todos los pueblos se sientan identificados y a gusto”.

Román Rodríguez manifestó que NC “no apoya el secesionismo ni el inmovilismo”, mientras que Casimiro Curbelo (ASG) apeló a la serenidad y a la legalidad. “Con diálogo y comprensión”, remachó.