SANTA CRUZ

El presupuesto del Consorcio de Bomberos asciende a 17 millones

El Consorcio de Seguridad y Emergencias de Tenerife aumentará el próximo ejercicio su presupuesto en aproximadamente 800.000 euros, lo que supone casi el 5% con respecto al ejercicio anterior, permitiendo, así, inversiones y mejoras importantes. En concreto, esta entidad insular contará con 16,9 millones de euros que son aportados por el Cabildo, el Gobierno de Canarias y los ayuntamientos que forman parte, informó a este medio el director insular de Seguridad, Florentino Guzmán Plasencia. Tras la aprobación por el pleno del Consorcio, resta el visto bueno del Cabildo.

El ente de emergencias tiene previsto aumentar el capítulo 1 dedicado a personal, con la incorporación en 2016 de nuevo personal operativo (17 plazas interinas y cinco a través de oposición) y, también, de nuevas plazas necesarias en la administración derivadas del auge que desde el organismo se quiere dar a departamentos como la prevención y la formación específica del operativo. Plasencia recordó que ya se están ultimando los detalles de la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT), lo que supondrá que a principios de año se pueda convocar la oferta de empleo, “una importante demanda de la plantilla que permitirá ordenar la actual situación laboral”. El nuevo presupuesto incorpora el crecimiento de las partidas para mejorar el material y recursos de los efectivos. En concreto, habrá financiación directa para mejorar el vestuario de los profesionales, dotada la aplicación presupuestaria con 424.000 euros (cascos, equipos de primera intervención, uniformidad del colectivo, entre otros elementos) y se dotará con material y recursos los servicios relacionados con el rescate acuático, “que era uno de los déficit del Consorcio”. En esa línea, Plasencia indicó que el próximo ejercicio se intenta cubrir más del 40% de las necesidades materiales, “un esfuerzo importante para actualizar y hacer frente a las carencias del Consorcio”.

En cuanto a las inversiones para el 2016, se incorpora la compra de dos vehículos de intervención, que supondrán el gasto de un millón de euros, además de diverso material de rescate como camillas puntales, o equipos de excarcelación, entre otros. Del mismo modo, se mantiene capital para formación, con el desarrollo de un plan específico que pretende cubrir las necesidades y ampliar los conocimientos en aquellas especialidades que demanden los propios bomberos.

Destacó que el Consorcio ha trabajado intensamente en los últimos años por asegurar el futuro y la viabilidad de la organización, pese a las dificultades presupuestarias, para mantener la plantilla y garantizar a la población un servicio de la mayor calidad y con un equipo de profesionales que cuenta con los recursos necesarios para asegurar ese servicios.

El director insular de Seguridad explicó que el Cabildo tinerfeño hace frente al 40% de los fondos del Consorcio, el Gobierno de Canarias aporta 1,8 millones, mientras que el resto de las cuantías la aportan los ayuntamientos en función del número de habitantes.

Prevenir los incidentes

El Consorcio de Bomberos ha puesto en marcha estos días una campaña informativa y de concienciación sobre la prevención de incendios en los hogares, con el objetivo de dar a conocer al mayor número de ciudadanos posible algunas recomendaciones y datos de interés sobre los riesgos evitables a los que se está expuesto en el día a día. De esta manera se contribuye a aumentar la seguridad y la autoprotección, sobre todo en las viviendas y hogares, y en la época de Navidad, donde se registra un pico de este tipo de incidencias. Para ello, como indicó el responsable insular de Seguridad, Florentino Guzmán Plasencia, se prevé facilitar la información a los vecinos a través de distintas vías, al igual que ofrecer charlas a los escolares en los centros educativos. En este sentido, el presidente del Consorcio de Bomberos recalcó que “más del 50% de los incidentes en los que actúa el Consorcio se deben a este déficit de atención, los cuales pueden ser solventados”. Calderos al fuego, dejar enchufado electrodomésticos o mezclar productos químicos en el hogar son algunos de estos despistes que se pretenden evitar que desemboquen en un incendio, con una mayor concienciación de los ciudadanos.