tribuna

A propósito de la próxima Cumbre sobre el Cambio Climático – Por Luis Herrera Mesa*

Mañana tiene lugar en París la inauguración de la Cumbre sobre el Cambio Climático (COP21). La COP -la Conferencia de las Partes- es el máximo órgano de toma de decisiones de la Convención. Todos los Estados que son miembros del convenio están representados en la Conferencia de las Partes, en la que se revisa la aplicación de los instrumentos jurídicos acordados por la COP, y la toma las decisiones necesarias para promover la aplicación efectiva de los acuerdos de la Conferencia.

Con la expresión cambio climático global se hace referencia al conjunto de modificaciones del clima incluidos los cambios de temperatura y la frecuencia e intensidad de las fuertes tormentas, la alteración de los ciclos pluviales, las alteraciones en la circulación atmosférica y oceánica, y la fusión creciente de las capas de hielo del Planeta. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), define el cambio climático como “el cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera global y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables”. Por lo tanto, se ha de establecer diferencia entre el cambio climático atribuible a las actividades humanas, que alteran la composición atmosférica, y la variabilidad climática atribuible a causas naturales.

El calentamiento en el sistema climático es inequívoco y, desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en las últimas décadas a milenios. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado. En cuanto a la atmósfera, cada una de las tres últimas décadas ha sido sucesivamente más calida en la superficie de la Tierra que cualquier década anterior desde 1850. En el hemisferio norte es probable que el período 1983-2012 haya sido el período de 30 años más cálido de los últimos 1.400 años. Los datos de temperatura de la superficie terrestre y oceánica promediados globalmente muestran un calentamiento durante este nuevo periodo geológico llamado antropoceno coincidente con el inicio de la revolución industrial desde mediados del siglo dieciocho.
El cambio climático global puede ser una de las causas de mayor pérdida de biodiversidad. El impacto del cambio climático sobre los ecosistemas y la biodiversidad se traduce en un conjunto de fenómenos que influyen en las poblaciones, induciendo un corrimiento de las franjas de vegetación hacia los polos y por lo tanto procesos de desertización concomitantes. Algunas especies persisten bajo nuevas condiciones, otras reaccionan mediante la migración y otras desaparecen.

Esperamos que en la Cumbre de París COP21 haya acuerdo sobre un modelo energético más saludable, seguro y sostenible basado más en una economía circular que en una economía lineal de comprar, utilizar y tirar.

*Catedrático emérito de Biología ambiental de la Universidad de Navarra