política

Rivero ya está como Aznar

Ya lo decía Felipe González: “Los jarrones chinos son tan valiosos que casi nadie sabe dónde colocarlos”. No tanto por el miedo a que se rompan, sino por lo que estorban. Bueno, Zapatero también se tropezaba por los cordones desamarrados. Después, José María Aznar empezó a meterle el dedo en el ojo a Mariano Rajoy; el mismo con el que lo nombró candidato. El actual presidente se dio cuenta de que llevaba gafas y ahora mira para otro lado. En Canarias, Paulino Rivero es más discreto: abofetea a Ana Oramas para pegarle una patada en el culo a Fernando Clavijo. La crítica duele dos veces.

La cuestión es si Rivero constituye un perjuicio o un acicate para las opciones electorales de CC. “Su posición complaciente con el Partido Popular deja al nacionalismo sin espacio político ni discurso”, profiere al tiempo que se sacude las pulgas. “Los movimientos estratégicos ante la cita del 20 de diciembre siembran muchas dudas entre nuestros tradicionales votantes”, reflexiona en el blog personal y en Twitter a propósito de la ruptura de la alianza con NC, que ha preferido arrimarse al PSOE.

Oramas se lamió las heridas en la SER: “Esos comentarios pueden ser debidos al poco afecto que me tiene”. La mentora de Clavijo y cabeza de lista al Congreso por la provincia de Santa Cruz de Tenerife se subió posteriormente a la tribuna del foro que organiza la mencionada empresa radiofónica y enfocó a sus adversarios en la defensa del escaño que ocupa en la Cámara baja: Podemos y, especialmente, Ciudadanos. A Pablo Iglesias y Albert Rivera los caricaturizó como dos desaliñados advenedizos que se desentienden de las singularidades isleñas. No es caprichosa la preocupación, porque el último barómetro del CIS refleja que un 34,3% “con toda seguridad nunca votaría” a Coalición, frente a un 6,5% que lo haría “siempre”. Clavijo la arropó sin rasgarse las vestiduras. Sigue convencido de que el diálogo atrae la prosperidad. Se reafirmó cuando firmó con Ana Pastor el convenio sobre Las Chumberas y la millonaria inversión para el despegue del aeropuerto del Sur.