SANTA CRUZ DE TENERIFE

La senda de la perseverancia

Fotos ANDRÉS GUTIÉRREZ
<
>
Fotos ANDRÉS GUTIÉRREZ

Fotos ANDRÉS GUTIÉRREZ

El camino para superar los estigmas es largo, sinuoso, pero sobre todo requiere de un esfuerzo constante. Creer que una capa de pintura lo tapa todo o que cambiando la estructura es suficiente para solucionar el problema que hay en el interior, es partir de una premisa equivocada. Es posible que la receta ideal no exista pero si lo hiciera se parecería mucho a la aplicada en el santacrucero barrio de Cuesta Piedra, que ha pasado de ser considerado un lugar marginal, sin conciencia de comunidad, a un ejemplo de convivencia y colaboración social para todo el municipio. Al menos así lo defiende el Grupo Motor de Cuesta Piedra, la asociación que no ha cejado en su empeño de demostrar que con esfuerzo, perseverancia y constancia, las cosas se cambian, también en Cuesta Piedra.

Celso Blanco es uno de los portavoces de este colectivo, que está conformado a su vez por los presidentes de las comunidades de propietarios que se han formado en el barrio desde que se produjera la entrega definitiva de las nuevas viviendas, tras culminarse el proceso de reposición que se inició en 1996. “Ahora todo el mundo ve lo que tenemos aquí pero detrás hay un proceso totalmente participativo que se inició hace 12 años cuando nos dijeron que había un dinero para reponer Cuesta Piedra”, recuerda Blanco.
En ese instante se inició un proceso que es considerado un ejemplo de socialización sin precedentes en el municipio. “No solo fue un cambio estructural, también lo fue social”, defiende Blanco. Este proceso fue impulsado por una quincena de vecinos que como el portavoz del Grupo Motor Cuesta Piedra querían participar de las decisiones a tomar en su entorno, sus casas, sus espacios comunes. “Le dijimos al Ayuntamiento que queríamos participar, que nadie mejor que nosotros sabía como se vivía en el barrio, que nos escucharan” y el Consistorio lo hizo y lo sigue haciendo a día de hoy.

Esta misma semana, el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, alababa el impulso que este grupo sigue dando al barrio y los ponía como ejemplo de participación ciudadana. “Lo más importante de la reunión -reconoció el alcalde- es que se acordó que periódicamente se informará al Grupo Motor de los avances en los proyectos pendientes”. Bermúdez aseguró que “he dado orden a los concejales de que no se haga nada sin contar con los vecinos”.

Esa visión de la necesidad de contar con los habitantes de los barrios para sacar adelante los proyectos es uno de los éxitos del Grupo Motor. Recuerda Blanco como el reto años atrás “fue convencer a los vecinos de que nuestras casas no lo son solo de las puertas para adentro, sino que también los son los bloques y el barrio entero”. Este vecino de Cuesta Piedra explica como ahora hay unas 15 comunidades de propietarios y todas, después de 12 años, siguen funcionando “cuando nadie daba un duro por ellas”, apostilla. Comentarios como “las van a destrozar”, “que pena de viviendas”, son algunos de los que soportaban los vecinos. “Pues míralas, ahí están, perfectamente conservadas”, se enorgullece Celso Blanco.

Desde el Grupo Motor de Cuesta Piedra se cree firmemente que el estigma de barrio marginal está superado. “Le decíamos a los vecinos que tuvieran en cuenta que se nos consideraba un barrio marginal, problemático, y que teníamos que quitarnos de encima esas etiquetas; luchamos por demostrarle al resto de Santa Cruz, al resto de Tenerife, que podíamos cambiar”. “Estar unidos y ser responsables de lo que hacemos ha sido la solución. La prueba está en que el 90% de las personas que viven aquí pagan religiosamente su comunidad, hasta 40 euros mensuales en algunos casos”, añade Blanco.

“Hemos demostrado que si hay un respeto social -continúa- y a los vecinos les das participación, que hablen, que decidan y opinen, las posibilidades de que se hagan responsables son mucho mayores, que sean dueños de sus actos porque han trabajado para conseguir esto, que nadie se lo ha regalado. Dejamos de preocuparnos de los problemas y nos ocupamos de las soluciones”.
Revitalización
Cuesta Piedra sigue inmerso en ese proceso de decisión porque la reposición de las viviendas solo fue el comienzo de un camino que ha de culminarse con la urbanización y dotación de espacios y servicios que harán del barrio un centro neurálgico del Distrito Salud-La Salle con zonas verdes, deporte y ocio. Para ello, más de ocho millones de inversión es lo que maneja el Ayuntamiento, cuyas primeras actuaciones se podrán ver ya el próximo año. Los proyectos pendientes centran ahora al Grupo Motor de Cuesta Piedra, “hay que darle vida al barrio, ahora está muerto pero porque no hay plaza, no hay jardines, no hay parque, ni asociación de vecinos porque el local está cerrado”. Blanco detalla que “en las últimas reuniones que hemos mantenido con el alcalde y resto de grupos políticos, ya hemos llegado a un consenso de lo que queremos en las asambleas con los vecinos”, decisiones que han trasladado ya a los técnicos municipales.
“Se ha decidido con los vecinos por ejemplo que la parte alta del barrio, en un solar pequeñito que tenemos, vaya un parque infantil, porque aquí no hay nada eso”, detalla el portavoz del Grupo Motor. Ahora mismo se está haciendo el proyecto aunque, como reconoce el portavoz vecinal, “será más pequeño de lo que querríamos porque tenemos el problema de que hay una torre de alta tensión que no se puede quitar de momento”.

Un centro sociocultural es otra de las aspiraciones del barrio. “En uno de los solares se puede alzar este espacio para poder contar con un local adecuado para la asociación de vecinos, en el que además se pueda destinar espacio a aulas de formación o talleres para mayores y pequeños”. En este proceso continuo de regeneración, Celso Blanco reconoce que se hace necesario contar con el compromiso de distintos líderes vecinales, “nuestra idea es tener líderes en cada bloque, personas responsables que continúen con los proyectos en marcha para evitar que se abandonen. Se trata de ser una comunidad de comunidades”.
Compartir
El Grupo Motor quiere llevar a toros barrios su experiencia, una iniciativa que ya ha recibido el apoyo unánime del Pleno municipal el pasado diciembre, cuando presentaron un manifiesto en el que abogaban por el compromiso vecinal y el apoyo del Ayuntamiento. “Queremos que se ponga en valor el trabajo de Luis, Sara, Yaya, Nieves… de mucha gente que ha luchado y trabajado por este barrio y que puede ayudar a otros lugares”.

Ahora son 254 los vecinos que viven en esta casas, gente de avanzada edad, en su mayoría, que ha visto cómo su calidad de vida ha mejorado. Blanco, mirando a los solares invadidos por las hierbas pero también preñados de proyectos, asegura: “La gente joven va a empezar a venir y a vivir aquí; nuestros hijos vuelven porque notan el cambio”.

Bermúdez: “En 2016 licitaremos la piscina”

Esta misma semana el Grupo Motor se reunía con el alcalde para conocer de primera mano como avanzan los proyectos pendientes, una inversión que supera los ocho millones de euros y que comprende la urbanización de las calles que aún están pendientes, la construcción del Centro Deportivo Cuesta Piedra en el que se incluye piscina y gimnasio, entre otros servicios, así como un centro sociocultural y acondicionar el local de la asociación de vecinos hasta que se construya uno nuevo, entre otras dotaciones. El alcalde, José Manuel Bermúdez, destacaba para DIARIO DE AVISOS como proyecto más importante, con unos siete millones de presupuesto, el centro acuático. “En este caso nuestra intención es seguir el mismo proceso que hemos puesto en marcha para la piscina de Tíncer, de modo que el ganador del concurso, redacte el proyecto y construya el centro. Para facilitar aún más las cosas el Ayuntamiento aportaría una parte del dinero”. El alcalde confía en que ya el año que viene se saque a concurso la redacción y construcción del proyecto.

El resto de dotaciones pasan por terminar la urbanización de algunas calles (7500.000 euros), “Viviendas Municipales será la encargada de realizar estas obras y según me ha confirmado, antes de final de año se sacará a concurso”, explicó el alcalde. Esto supone que en los primeros meses de 2016 ya se iniciaría la obra. Una plaza junto a la actual asociación de vecinos (500.000 euros) es otro de los proyectos aunque antes habrá que actualizar el plan de viabilidad, algo que estará en un mes, asegura el alcalde.